Su uso mejora la mortalidad a 28 días únicamente en pacientes con asistencia respiratoria

Covid: la eficacia de la dexametasona, limitada a casos moderados y graves


26 feb 2021. 12.50H
SE LEE EN 2 minutos
Desde el inicio de la pandemia de Covid-19, la identificación de tratamientos efectivos contra el virus ha sido una prioridad para la comunidad científica. En ese sentido, uno de los fármacos más utilizado ha sido la dexametasona, cuyo uso protagoniza un nuevo análisis. En él se determina que su eficacia se limita a aquellos casos que necesitan asistencia respiratoria, y no a todos los pacientes.

DIRECTO | Última hora y novedades del coronavirus Covid-19

El estudio, publicado en el New England Journal of Medicine, determina que la administración de dexametasona a pacientes hospitalizados por Covid-19 derivó en una reducción de la mortalidad a los 28 días en los casos de necesidad de ventilación mecánica invasiva u oxígeno “pero no entre los que no recibieron asistencia respiratoria”.

Para alcanzar estas conclusiones, los investigadores asignaron dos grupos de pacientes, distinguiendo entre los que mantenían una asistencia estándar (4.321) y los que recibían dexametasona (2.104). En este último grupo se optó por una pauta de una dosis diaria de 6 mg durante 10 días. 

En general, 482 pacientes (22,9%) en el grupo de dexametasona y 1.110 pacientes (25,7%) en el grupo de atención habitual murieron dentro de los 28 días posteriores a la aleatorización. “Las diferencias proporcionales y absolutas entre los grupos en la mortalidad variaron considerablemente según el nivel de asistencia respiratoria que recibían los pacientes en el momento de la aleatorización”, indica el estudio.

Así, en el grupo de dexametasona, la incidencia de muerte fue menor que en el grupo de atención habitual entre los pacientes que recibieron ventilación mecánica invasiva (29,3% frente a 41,4%) y entre los que recibieron oxígeno sin ventilación mecánica invasiva (23,3% frente a 26,2%).


Dexametasona y duración de síntomas Covid


Otro de los aspectos relacionados con la administración del fármaco tiene que ver con los síntomas que presentan los pacientes, y más concretamente por la duración de los mismos. En ese sentido, quienes tuvieron una duración más prolongada de los síntomas contaron, a su vez, con más beneficio en la mortalidad en respuesta al tratamiento con dexametasona. “La recepción de dexametasona se asoció con una reducción de la mortalidad a los 28 días entre aquellos con síntomas durante más de 7 días, pero no entre aquellos con un inicio de síntomas más reciente”, sentencia.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.