"El Ministerio de Sanidad precisa reconocimiento estratégico y político"

El presidente del sindicato SATSE se suma al documento 'Lecciones del Covid-19', impulsado por Redacción Médica

Manuel Cascos, presidente de SATSE.
"El Ministerio de Sanidad precisa reconocimiento estratégico y político"
vie 08 mayo 2020. 16.00H
Con la colaboración de
El rol de l@s profesionales de Enfermería ante la emergencia sanitaria causada en España por el coronavirus Covid-19 ha sido decisivo. Su actuación en primera línea de asistencia ha provocado además que, por culpa de la falta de materiales de protección, much@s de ellos se hayan contagiado, incluso perdido la vida.

Redacción Médica ha preguntado a Manuel Cascos, presidente del Sindicato SATSE, para sumar su punto de vista a 'Lecciones Covid-19 (qué ha aprendido el sector sanitario ante la pandemia)', el documento que recoge las opiniones de protagonistas del sistema de salud en nuestro país para intentar salir reforzados de esta grave crisis.


¿Cuáles son los aciertos y errores que considera que se han cometido durante esta crisis?

La grave crisis sanitaria que aún sufrimos ha demostrado que nuestro Sistema Nacional de Salud (SNS) cuenta con unos profesionales excelentes, cuyo compromiso, responsabilidad y dedicación ha hecho posible dar la mejor atención que era posible en unos momentos extraordinariamente difíciles.

Exhaustos, casi a ciegas por la falta de certidumbres y de indicaciones claras por parte de sus responsables y con un lógico temor por saber los riesgos que para su salud y la de los suyos suponía combatir al Covid-19, nuestros profesionales sanitarios han dado lo mejor de sí para atender y cuidar a los demás. Una labor especialmente plausible en el caso de las enfermeras y enfermeros por su contacto y cercanía con los pacientes a cualquier hora y día.

El gran acierto, por tanto, es la capacitación y entrega del conjunto del personal sanitario, mientras que los errores son achacables a las distintas autoridades competentes por su falta de coordinación, diligencia y previsión en aspectos fundamentales para luchar contra la pandemia.

Se ha llegado tarde y mal en muchas cuestiones al no querer ver la gravedad de la situación desde un primer momento pese a las claras referencias que teníamos de lo que estaba pasando ya en otros países.


"Nadie podrá olvidar nunca las numerosas imágenes de sanitarios enfundados en bolsas de plástico como única protección"


En lo que respecta a los profesionales sanitarios, Gobierno y comunidades autónomas no les han garantizado la protección necesaria al no disponer de los equipos necesarios ni les han realizado las pruebas de detección pertinentes para saber si estaban o no contagiados.

Nadie podrá olvidar nunca las numerosas imágenes de sanitarios enfundados en bolsas de plástico como única protección y las consecuencias están claras.

Somos el primer país del mundo en cuanto a porcentaje de profesionales sanitarios contagiados. En estos momentos, ya son cerca de 45.000 los compañeros y compañeras contagiados, lo que supone más del 20 por ciento del total de afectados en nuestro país, siendo el ritmo de contagios entre los sanitarios el doble que el de la población general.

El exceso de confianza, la falta de autocrítica y de dialogo con todos los agentes sanitarios y sociales, así como los enfrentamientos y polémicas estériles de tinte político y partidista, son otros errores que, lamentablemente, han tenido consecuencias muy perjudiciales a lo largo del desarrollo de la crisis sanitaria.


Ante una crisis similar futura, ¿qué medidas deberían adoptarse ya de forma preventiva en cuanto a recursos humanos, recursos materiales, y gestión/organización?

Es indudable de que nuestro Sistema Nacional de Salud debe aprender de lo sucedido y adoptar medidas ambiciosas y contundentes en todos los ámbitos y niveles de cara a posibles crisis sanitarias futuras.

En lo que se refiere al ámbito administrativo, hay que propiciar el fortalecimiento político y de recursos del Ministerio de Sanidad para que tenga el valor y reconocimiento estratégico y político de otros departamentos ministeriales y, de manera paralela, hay que mejorar el sistema de financiación y de dotación de medios, recursos e infraestructuras a las comunidades autónomas para que puedan ofrecer la atención sanitaria y cuidados que todos merecemos.

También deberían ser vinculantes las decisiones acordadas en el Consejo Interterritorial del SNS y propiciar una verdadera coordinación y lealtad entre las diferentes administraciones sanitarias.

En una futura situación de crisis sanitaria, el Ministerio de Sanidad debe desarrollar una dirección única, coordinada y solvente, con la participación efectiva, indudablemente, de las comunidades autónomas, y en base a las indicaciones de un Comité Científico compuesto por los mejores expertos profesionales cuyas decisiones prevalezcan sobre consideraciones políticas o de otro tipo.

No se puede volver a repetir esta incomprensible descoordinación y disparidad de criterios y acciones en aspectos clave como los datos de contagio, fallecidos y personal sanitario infectado, protección de los profesionales, adquisición de material, aislamiento, medidas de flexibilidad para la población, creación de nuevas estructuras, información, comunicación…

Respecto a los recursos humanos y materiales, hay que aumentar el gasto sanitario hasta alcanzar, al menos, la media de los países de nuestro entorno, situándonos en torno al 10 por ciento del PIB, reforzar la Atención Primaria y los servicios de vigilancia epidemiológica y adecuar las plantillas de profesionales a las necesidades reales de los ciudadanos. En el caso de las enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas está constatada su infradotación y es absolutamente necesario mejorar la seguridad en la atención a través de unas ratios adecuadas de estos profesionales.


¿Qué más cree que se podría haber hecho desde un sindicato profesional como el que representa que no haya sido posible por la premura en el estallido de la crisis actual?

En los momentos de estado de alarma vividos, la administración ha eludido con frecuencia la interlocución con las organizaciones sindicales en un claro intento de ocultar, en muchos casos, la pésima e inaceptable gestión realizada ante la pandemia.


"Desde SATSE nos hemos dirigido de manera reiterada al ministro de Sanidad, Salvador Illa, y a otros responsables sanitarios para trasladarles nuestras propuestas para mejorar la respuesta a la pandemia"


No obstante, desde SATSE nos hemos dirigido de manera reiterada al ministro de Sanidad, Salvador Illa, y a otros responsables sanitarios para trasladarles nuestras propuestas para mejorar la respuesta a la pandemia al tiempo que hemos denunciado todas aquellas actuaciones que hemos entendido que suponen un claro perjuicio para los pacientes, ciudadanos y profesionales.

Por ejemplo, han sido más de 1.000 las gestiones relativas a denuncias y reclamaciones de actuación e información realizadas ante las diferentes autoridades sanitarias españolas sobre la grave desprotección que han venido sufriendo las enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas, así como el conjunto del personal sanitario, desde el inicio de la crisis del Covid-19.

Además de en nuestro país, nos hemos dirigido a la Organización Mundial de la Salud (OMS), a la Comisión Europea, a la Organización Internacional del Trabajo (OIT), y a otras instituciones y organismos europeos con el mismo objetivo de asegurar el respeto de los derechos laborales fundamentales que tienen todos los profesionales.

También hemos avanzado ya actuaciones que entendemos que deben acometerse tras el actual periodo de emergencia sanitaria para estar preparados ante posibles rebrotes de esta enfermedad y, de manera paralela,
reducir las listas de espera de actuaciones asistenciales relativas a otras patologías y hemos propuesto medidas adicionales compensatorias para todos los profesionales por el tremendo sobresfuerzo realizado en las últimas semanas.

Siempre se tiene la impresión de poder haber hecho más, especialmente en situaciones tan difíciles y graves como la actual, pero creemos haber estado, como siempre, al lado de los profesionales y los ciudadanos, y lo seguiremos estando para, entre todos, mejorar nuestro Sistema Nacional de Salud y, de esta manera, fortalecer uno de pilares fundamentales de nuestro Estado del Bienestar.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.