El secretario general de Afgim defiende que el sector de los gases medicinales ha estado a la altura

"Hay que analizar la situación en residencias para evitar la infradotación"
Carlos Romero Moreno, secretario general de la Asociación de Fabricantes de Gases Industriales y Medicinales (Afgim).


11 jun 2020. 17.25H
SE LEE EN 3 minutos
POR BORJA NEGRETE
El coronavirus Covid-19 ataca de manera particular al sistema respiratorio. Es por ello que, a lo largo de esta pandemia, los gases medicinales se han convertidu en una sustancia fundamental para resistir el ataque del virus. El sector de los gases medicinales ha tenido que estar a punto para responder a una altísima demanda y también para desarrollar labores de montaje en tiempo récord en hospitales comunes o de campaña como el de Ifema. 'Lecciones del Covid-19 (qué ha aprendido el sector sanitario español ante la pandemia)' recoge la visión de uno de los principales exponentes del sector, Carlos Romero Moreno, secretario general de la Asociación de Fabricantes de Gases Industriales y Medicinales (Afgim).

¿Cuáles son los aciertos y errores que considera que se han cometido durante esta crisis?

Todas las compañías asociadas han realizado un enorme esfuerzo para atender las ingentes necesidades de producto; suministro en líquido a lo largo de la instalaciones del hospital, lo que ha generado en algunos casos la necesidad de hacer una ampliación de la existente, o incluso la creación de nuevas instalaciones de campaña, dado que la demanda puede decirse que se ha multiplicado por dos; suministro en botellas en aquellos espacios donde la instalación fija no llega, muy especialmente en las zonas de urgencia de los hospìtales, donde la demanda se ha podido multiplicar por 10 para atender a todos lo enfermos que llegaban.

Afortunadamente ha habido producto, fabricando las 24 horas.

Han surgido problemas de descoordinación de las demandas urgentes que a veces llegaban a varios suministradores; y la demanda de botellas, así como la ampliación y la creación de nuevas instalaciones ha originado algún problema sobre todo con los equipos accesorios; caudalímetros, reguladores, tomas en pared...

Ante una crisis similar futura, ¿qué medidas deberían adoptarse ya de forma preventiva en cuanto a recursos humanos, recursos materiales, y gestión/organización?

En general el sector ha respondido con rapidez y eficacia a las demandas, pese a que el cuello de botella que originaba la escasez de existencias de los accesorios a que me refería en el apartado anterior ha originado problemas, pero que son absolutamente impredecibles. Por contra la respuesta en cuanto a disponibilidad de producto ha sido inmejorable.

El otro campo en que la situación era claramente mejorable era en el de las Residencia de Mayores, que es evidente no estaban equipadas para atender una pandemia como esta, y si para casos puntuales de necesidad de oxígeno.

¿Qué podría haber aportado el sector de la tecnología sanitaria que no haya podido hacer por la premura en el estallido de la crisis actual?

La respuesta del sistema sanitario ha sido excelente, con lo que se va dando solución a las necesidades, que especialmente fueron dramáticas en las zonas de urgencias, y originaba un cierto desorden que dificultaba una respuesta inmediata.

Con la experiencia vivida es evidente que habría, de cara al futuro, que establecer grupos de trabajo que analicen la necesidades de las Residencias de Mayores para evitar la situación actual en que estaban infradotadas o con instalaciones fuera de uso.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.