Un estudio muestra que las razas minoritarias tienen más probabilidades de ser diagnosticados en una fase más tardía

Las etnias minoritarias tienen menor acceso a una TC de tórax a bajas dosis
Proporción de encuestados elegibles para la detección del cáncer de pulmón, estratificados según raza y etnia con pautas anteriores y revisadas del Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos.


24 sep 2021. 13.10H
SE LEE EN 3 minutos
La detección del cáncer de pulmón es un paso crucial para realizar un diagnóstico rápido e iniciar el tratamiento que combata la enfermedad en una fase más temprana. Un cribado basado en una exploración de tórax mediante una Tomografía Computarizada (TC) a dosis bajas que produce imágenes de suficiente calidad como para detectar muchas enfermedades y anormalidades pulmonares, y que según la última evidencia científica su realización está influida por cuestiones raciales y étnicas.

Tras la revisión a la baja de los umbrales establecidos por el Grupo de Trabajo de Servicio Preventivos de Estados Unidos para la elegibilidad de pruebas de cáncer de pulmón, los miembros del Departamento de Radiología del Hospital General de Massachusetts (Estados Unidos) han realizado una investigación con el fin de averiguar su impacto.

En la investigación, revisada por pares y publicada en la revista Radiology, los facultativos aseguran que las nuevas pautas pueden perpetuar las disparidades en la detección del cáncer de pulmón, ya que los grupos minoritarios raciales y étnicos tienen aún menos probabilidades de ser elegibles para la exploración del tórax mediante una TC a dosis bajas. 

¿Cuántos accedieron a las pruebas en función de su raza?


Una afirmación que se basa en los resultados obtenidos a través de encuestas transversales realizadas en 20 estados. En el cuestionario se incluyeron personas sin antecedentes de cáncer de pulmón de 55 a 79 años (pautas anteriores) y de 50 a 79 años (nuevas pautas).

En base a las pautas previas, el 11 por ciento de los 67.567 encuestados eran elegibles para la revisión del cáncer de pulmón. Por raza étnica, el 12 por ciento era blanco, el 4 por ciento hispanos, el 7 por ciento afroamericanos, el 17 por ciento indígenas estadounidense, el 4 por ciento asiáticos o isleños del Pacífico y el resto de las razas representa el 12 por ciento.

Unos porcentajes que con las nuevas pautas sufren varias alteraciones. La primera de ellas es que el número de candidatos crece al 14 por ciento. De estos, el 15 por ciento son blancos, el 5 por ciento hispanos, el 9 por ciento afroamericanos, el 21 por ciento indios americanos, el 5 por ciento asiáticos o isleños del Pacífico y el resto representan el 18 por ciento.


Se mantiene la disparidad racial 


“En comparación con los encuestados blancos, los encuestados afroamericanos y los encuestados hispanos tenían menos probabilidades de ser elegibles para el cáncer de pulmón según las pautas anteriores”, detallan los autores del estudio.

Una disparidad que con las nuevas pautas se mantiene para el grupo de afroamericanos e hispanos. “La prueba de Wald no mostró evidencia de diferencias en el grado en que los grupos minoritarios raciales y étnicos tenían menos probabilidades de ser elegibles para la detección del cáncer del pulmón cuando se compararon las guías anteriores con las revisadas”, explican los investigadores.

Ante estos resultados, los radiólogos concluyen que los pacientes afroamericanos e hispanos tienen más probabilidades de desarrollar y morir de cáncer de pulmón que los pacientes blancos. “Los investigadores deben continuar desarrollando y validando modelos de predicción del riesgo de cáncer de pulmón en grupos minoritarios raciales y étnicos mediante la incorporación de variables que reflejen las cargas desproporcionadas experimentadas por los grupos minoritarios raciales y étnicos”, concluyen los investigadores.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.