21 de noviembre de 2017 | Actualizado: Martes a las 00:20
Especialidades > Psiquiatría

Más TDAH con comida basura que con dieta mediterránea

Un estudio encuentra una relación entre un bajo consumo de la dieta mediterránea y los síntomas del trastorno

José Angel Alda.
Más TDAH con comida basura que con dieta mediterránea
Víctor Goded
Jueves, 19 de octubre de 2017, a las 10:40
Un estudio español ha encontrado, por primera vez, una relación positiva entre una baja adherencia a dieta mediterránea y síntomas de TDAH. Los resultados, publicados en la revista Pediatrics, mostraron una fuerte asociación entre un bajo consumo de este tipo de dieta y el diagnóstico del trastorno.

Dicha vinculación se mantenía en la investigación después de ajustar diferentes variables como el índice de masa corporal (IMC), la actividad física de los niños, que la madre hubiese fumado durante el embarazo, que hubiese recibido lactancia materna, el nivel educativo de los padres o que estos estuvieses divorciados.

"No se puede sacar una causalidad, pero sí hay una relación directa porque nutrientes como el zinc, hierro, Omega 3 o el magnesio, que parecen tener un papel esencial en la etiología del TDAH, están cubiertos en la dieta mediterránea", reconoce a Redacción Médica el coautor del trabajo, José Angel Alda. Junto a su compañera María Izquierdo analizaron a un total de 120 niños y adolescentes: 60 eran pacientes con nuevo diagnóstico de TDAH y sin tratamiento previo y los otros 60 eran individuos sanos sin el trastorno. Se evaluaron diversos parámetros que incluían el consumo de energía diario, la ingesta de alimentos y la adherencia a dieta mediterránea.

Durante el seguimiento comprobaron que los niños que presentaban TDAH ingerían con más frecuencia comida rápida, consumían más dulces y bebidas azucaradas que los menores que no tenían este trastorno y tenían un bajo consumo de pescado graso. Por eso, los investigadores recalcan que los menores necesitan una dieta saludable, especialmente en un momento tan crucial de su desarrollo físico y mental.

Dieta saludable

El especialista aprovecha la ocasión para recomendar "una dieta variada, con un buena ingesta de verduras, frutas, pescado, aceite de oliva… Es fundamental un buen desayuno para rendir mejor, ya que ayuda a la concentración. En ela investigación comprobamos que muchos pacientes de TDAH no desayunaban o sencillamente tomaban un vaso de leche".

Por último, José Angel Alda no se sorprende de que "el estudio haya tenido mucho impacto en Estados Unidos, ya que valoran mucho la dieta mediterránea y todos sus beneficios".