21 de noviembre de 2017 | Actualizado: Martes a las 00:20
Especialidades > Psiquiatría

Descubren cómo el cerebro se 'protege' para no heredar el trastorno bipolar

Los hermanos que presentan evidencia genética relacionada con la enfermedad modifican su conectividad

El cerebro puede modificar su conectividad para superar la adversidad biológica.
Descubren cómo el cerebro se 'protege' para no heredar el trastorno bipolar
Redacción
Jueves, 24 de agosto de 2017, a las 13:10
El cerebro es capaz de adaptarse al riesgo biológico mediante un mecanismo por el cual los hermanos de pacientes con trastorno bipolar, quienes tienen 10 veces más de probabilidades de sufrirlo, se 'protegen' frente a esta enfermedad, según un estudio de la Escuela de Medicina de Mount Sinai (EEUU).

La investigación, publicada en la revista American Journal of Psychiatry, descubrió que los hermanos presentaban evidencia genética relacionada con la enfermedad, pero compensada con una hiperconectividad ausente en el cerebro de los pacientes con bipolaridad.

En palabras de la autora principal del trabajo, Sophia Frangou, "la investigación muestra que el cerebro puede modificar su conectividad para superar la adversidad biológica, lo que da esperanza de que podemos aprovechar este potencial cerebral natural para desarrollar intervenciones preventivas".

Así, se analizaron exploraciones de resonancia magnética funcional de 78 pacientes con trastorno bipolar, 64 de sus hermanos no afectados y un grupo control de 41 no familiares que no tenían el trastorno. Los hermanos mostraron una conectividad anormal en las regiones cerebrales involucradas en la sensación y el movimiento, relacionada con la enfermedad bipolar en otros estudios y, sin embargo, esto quedó compensado por tener hiperconectividad en la red de modo predeterminado (DMN) del cerebro, carente en el grupo con trastorno bipolar.

En este sentido, los científicos están llevando a cabo una serie de experimentos de seguimiento para probar si es posible volver a "cablear" los cerebros de los pacientes en riesgo mediante sencillas tareas computarizadas que mejoran la conectividad cerebral. No obstante, los resultados iniciales sugieren que las intervenciones simples pueden restaurar la arquitectura funcional del cerebro y reducir la gravedad de los síntomas en los pacientes.