"La enfermera apoya muchas veces la posibilidad del diagnóstico de TDAH"

La Asociación Nacional de Enfermería en Centros Educativos explica su papel en el abordaje del trastorno

"La enfermera apoya muchas veces la posibilidad del diagnóstico de TDAH"
jue 20 diciembre 2018. 13.30H
Según la Federación Española de Asociaciones de Ayuda Al Déficit de Atención e Hiperactividad (Feaadah) el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es una patología psiquiátrica que padece entre un 2 y un 5 por ciento de la población infantil. Por tanto, no es infrecuente que haya un niño por clase en el colegio con el trastorno. Natividad López Langa, presidenta de la Asociación Madrileña de Enfermería en Centros Educativos. Nacional. Internacional (Amece.N.I.) explica a Redacción Médica el papel de la enfermera escolar en el abordaje de este trastorno. 

El TDAH uno de los trastornos más importantes dentro de la Psiquiatría Infanto-Juvenil, constituyendo cerca del 50 por ciento de su población clínica. Además es crónico y comienza a revelarse antes de los 7 años. Se estima que más del 80 por ciento de los niños continuarán presentando problemas en la adolescencia, y entre el 30-65 por ciento, en la edad adulta.

Pero, a pesar de su alta incidencia, tiende a ser diagnosticado y tratado insuficientemente. ¿Ayuda la intuición de la enfermera escolar a cambiar esto? "'La intuición', que podría denominarse mejor 'sospecha', es una herramienta fruto de la experiencia y basada en evidencia científica, y las herramientas son consecuencia de una formación sólida y el conocimiento de los síntomas que pueden presentar asociados al déficit de atención y o la hiperactividad", explica Natividad López, quien también es supervisora de Enfermería del Centro Público de Educación Especial María Soriano (CPEE María Soriano).


Orientación a los profesionales docentes


"Existen criterios claros para determinar si un niño puede tener TDAH o no y los docentes y educadores son los más indicados para poder detectar que algo no va bien por el tiempo que los escolares están en las aulas. La enfermera apoya muchas veces la posibilidad del diagnóstico pues conoce a los alumnos y los atiende en distintas situaciones. Son niños con tendencia a las lesiones por su hiperactividad, pueden tener ticsconductas disrruptivas, entre otras conductas, que terminan en la Enfermería por diferentes motivos", prosigue. 


La enfermera escolar ayuda desde la administración de medicación y el control de efectos secundarios hasta la formación de la comunidad


Asimismo, la presidenta de Amece.N.I.asegura que la enfermera escolar puede orientar a los profesionales docentes y no docentes de los colegios para seguir criterios unificados de actuación, tal y como están pautados por los médicos y que pueden conllevar adaptaciones básicas o significativas del Curriculum Escolar, todo ello dependiendo de cada alumno y sus necesidades, así como apoyos específicos.

Según Natividad López, que también es enfermera especialista en Salud Mental, la Enfermía Escolar podría ayudar desde la administración de medicación y control de efectos secundarios (pérdida de apetito, alteración de la frecuencia cardiaca, tensión arterial, etc), hasta la formación de toda la comunidad educativa, especialmente del profesorado y compañeros de clase, "que viven a los alumnos con TDHA  como una carga y es un problema de salud que por desconocimiento no se aborda adecuadamente en los colegios".

También con el acompañamiento del niño-adolescente,  trabajando la prevención y enseñando técnicas de relajación, mindfulness o control emocional. "No olvidemos que es una patología de salud mental", señala. 

Estrategias para el abordaje


Natividad López explica que en los colegios el abordaje debe ser multidisciplinar, en el que juega un papel fundamental el Equipo de Orientación "que debe coordinar que se cumplan todas las medidas pertinentes, no solo a nivel curricular pedagógico, también contemplando de marera holística al alumno, su familia y todos los miembros de la comunidad educativa".

Así, Natividad López conluye que las enfermeras escolares, dentro de ese equipo multidisciplinar, pueden ofrecer la evidencia científica actualizada; ayudar al alumno con TDHA en reconocimiento de síntomas para conseguir autogestión y autocuidado -según distintos autores, es un problema crónico que tendrá que saber gestionar de adulto-; fomentar hábitos de vida saludables; y, a través de la Educación para la Salud, conseguir que el conocimiento de esta patología por parte de todos los profesionales de los colegios ayude a mejorar su enfermedad.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.