24 may 2019 | Actualizado: 21:10

'Big data' para identificar riesgo de psicosis en pacientes con TDAH

Un estudio estadounidense evalúa los dos tratamientos más comunes para el trastorno

Lauren V. Moran es la autora principal del artículo.
'Big data' para identificar riesgo de psicosis en pacientes con TDAH
mié 10 abril 2019. 18.35H
Ciertos medicamentos recetados a adolescentes y adultos jóvenes con TDAH aumentan su riesgo de psicosis según afirman investigadores del Hospital McLean y de la Facultad de Medicina de Harvard. 

Los investigadores evaluaron los dos tratamientos para el TDAH más comunes en Estados Unidos y encontraron que, aunque el riesgo de psicosis es bajo, es mayor para los pacientes que toman anfetaminas que para los que toman metilfenidatos.

"Los hallazgos son preocupantes porque el uso de anfetaminas en adolescentes y adultos jóvenes se ha más que triplicado en los últimos años. Más y más pacientes están siendo tratados con estos medicamentos", explica la investigadora Lauren V. Moran, autora principal de la publicación del artículo. Los resultados han sido publicados en el New England Journal of Medicine.

"No hay muchas investigaciones que comparen los perfiles de seguridad de las anfetaminas y el metilfenidato, a pesar del uso creciente de estos medicamentos", añade Moran, aunque los médicos han observado "pacientes sin antecedentes psiquiátricos previos con psicosis en el contexto del uso de estimulantes".

Información de 221.846 personas 


El estudio examinó la información de dos grandes bases de datos de reclamaciones de seguros de pacientes de 13 a 25 años de edad con TDAH que comenzaron a tomar anfetaminas o metilfenidato entre el 1 de enero de 2004 y el 30 de septiembre de 2015. Al observar a estas 221.846 personas, los investigadores encontraron que uno de cada 486 pacientes que comenzaron con una anfetamina desarrollaron una psicosis que requería tratamiento con antipsicóticos, en comparación con 1 de cada 1.046 pacientes que comenzaron con un metilfenidato.


"Las personas que han tomado anfetaminas durante mucho tiempo y las toleran bien, no es probable que experimenten el problema"


A pesar del aumento del riesgo, Moran enfatiza que el estudio se limitó a los jóvenes a los que se les había diagnosticado recientemente TDAH y, por lo tanto, solo habían comenzado con el tratamiento poco antes. "Las personas que han estado tomando anfetamienas durante mucho tiempo según lo prescrito y li  toleran bien, no es probable que experimenten este problema", dijo Moran.

Financiado por los Institutos Nacionales de la Salud, el estudio analizó los datos de las reclamaciones de seguros en la Aetion Evidence PlatformTM, utilizada por la Agencia Americana del Medicamento (FDA, por sus siglas en inglés) en su programa de demostración de evidencia en el mundo real.

Datos de 'atención de rutina'


Con este estudio se realiza por primera vez este tipo de análisis con datos de la atención de rutina del paciente en lugar de datos de ensayos clínicos. El uso de este tipo de datos garantiza que los resultados del estudio reflejen los patrones de tratamiento en poblaciones grandes y variadas, en contraste con la atención precisamente uniforme que reciben los sujetos en los ensayos de investigación controlados. Por lo tanto, es más probable que los resultados sean relevantes para un amplio grupo de pacientes.

"Analizamos dos grandes bases de datos de reclamaciones de seguros para comprender el riesgo para los pacientes que comienzan a tomar anfetaminas para tratar el TDAH de una manera que se alinee con los procesos de generación de evidencia en el mundo real sugeridos por las agencias reguladoras", señala Sebastian Schneeweiss, profesor de la Facultad de Medicina de Harvard, autor del informe y cofundador de Aetion. "El estudio ilustra la importancia de usar datos del mundo real, de pacientes diversos, para comprender mejor la seguridad de los medicamentos recetados comúnmente y permitir que los médicos sopesen los beneficios y los riesgos".
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.