Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 22:05
Empresas > Privada

La sanidad privada tiende la mano: listas de espera a cero antes de verano

El IDIS vuelve a ofrecer su plan de choque a la sanidad pública para acabar con este problema por 1.500 millones

Manuel Vilches y Luis Mayero, director general y presidente del IDIS, respectivamente.
La sanidad privada tiende la mano: listas de espera a cero antes de verano
Redacción
Lunes, 26 de marzo de 2018, a las 10:50
El Instituto para el Desarrollo y la Integración de la Sanidad (IDIS) ha reiterado su ofrecimiento para poner fin a las listas de espera quirúrgicas de la sanidad pública antes de que termine el verano con los recursos del sector privado.
 
Así lo indica la Fundación en un comunicado en el que oferta su ofrecimiento “para implementar un plan de choque, en los mismos términos que la propuesta planteada a finales de agosto de 2017, que permita acabar con las listas de espera en pocos meses y ponerlas a cero. Una iniciativa que permitiría eliminar antes del verano un grave problema que está suponiendo el mayor déficit de calidad del sistema sanitario español, situando a la sanidad como la sexta  preocupación entre los españoles, según los datos del último Barómetro del CIS (enero de 2018)”.
 
De hecho, tal y como indica el IDIS, “las listas de espera quirúrgica han seguido creciendo en los últimos seis meses, a pesar de las medidas interpuestas por las comunidades autónomas. Según los datos publicados en los portales de salud de los diferentes territorios, el número de pacientes en lista de espera quirúrgica se ha incrementado un 2,1 por ciento a nivel nacional, superando ya las 616.000 personas”.
 

El número de pacientes en lista de espera quirúrgica se ha incrementado un 2,1%


 “Desde la Fundación IDIS seguimos insistiendo en la necesidad de sentar las bases de un modelo de cooperación público-privada eficaz, que permita poner a disposición de los ciudadanos toda la capacidad asistencial de la sanidad española de manera integrada” afirma Manuel Vilches, director general del órgano.  “Se trata de un problema que, lejos de resolverse, se va a ir recrudeciendo por la ingente y creciente demanda asistencial vinculada al envejecimiento y a la cronicidad, por lo que debemos abordarlo desde un pacto inclusivo que contemple la complementariedad del sistema público y privado, aprovechando capacidades y recursos de la sanidad privada, con el objetivo de dotar al sistema de la estabilidad, equidad y facilidad de acceso necesarias”, explica.
 
Inversión de 1.500 millones
 
La Fundación IDIS mantendría la oferta de colaboración lanzada el pasado mes de agosto, lo cual supondría una inversión estimada de 1.500 millones de euros, 450 de los cuales retornarían a las administraciones vía impuestos.
 
Para la puesta en marcha del plan, que posibilitaría dejar a cero las listas de espera quirúrgicas antes del verano, la Fundación IDIS pondría a disposición de la Sanidad todo su potencial asistencial representado (más de 2.000 quirófanos, cerca de 100.000 profesionales sanitarios trabajando en el ámbito hospitalario, año más de 1.500.000 intervenciones quirúrgicas 452 hospitales  y más de 51.000 camas) y toda su experiencia, ya que realizan al.
 
Implementación
 
La implementación del plan se realizaría incrementando una media de 3 a 4 operaciones/quirófano/día en la red de hospitales de la sanidad privada, algo totalmente viable teniendo en cuenta su capacidad actual y su elevada agilidad de respuesta a las necesidades de la población.
 
 “Las listas de espera deben abordarse en su globalidad, ya que las tres modalidades (quirúrgica, consulta de especialidad y prueba diagnóstica) están interrelacionadas entre sí y la demora quirúrgica se incrementa a partir de las otras dos, y esto sin tener en cuenta la lista de espera no estructural o, lo que es lo mismo, el registro al que se deriva a los pacientes que por algún motivo ajeno a la propia organización sanitaria declinan un primer ofrecimiento de intervención, por lo que nos enfrentamos a unos tiempos de espera inasumibles y que no se ajustan a las necesidades reales que sufren los pacientes”, concluye Vilches.