“La Medicina Integrativa supone el futuro en el tratamiento a crónicos”

El centro combina la medicina tradicional con terapias no farmacológicas

mar 05 febrero 2013. 17.02H

Carlos Cristóbal / Imagen: Diego S. Villasante. Madrid
El progresivo crecimiento de la cronicidad es uno de los grandes problemas del sistema sanitario español, pero también uno de los mayores retos a los que enfrentarse. Precisamente es en ese campo donde se mueve la Clínica de Medicina Integrativa de Madrid (CMI). El centro, que cuenta con el apoyo de la Fundación Vivo Sano y el Grupo Silver Salud y se ha convertido en adalid de la creación de una Sociedad Nacional de la disciplina cuya gestación está a punto de completarse, trabaja en la implantación de un modelo donde la medicina tradicional se combina con métodos alternativos cuya eficacia está científicamente demostrada y que son realizados por profesionales cualificados para ello. El objetivo, han explicado en los estudios de Sanitaria 2000 el director científico del centro, Jose Francisco Tinao, y su gerente, Alicia Gordillo, resulta tan obvio como importante: reducir el dolor de unos pacientes que, gracias a ello, ven notablemente aumentada su calidad de vida.

Alicia Gordillo, gerente de la Clínica Medicina Integrativa (CMI), durante un momento de la entrevista junto al director científico del centro, José Francisco Tinao.

Carlos Cristóbal, periodista de Sanitaria 2000: ¿Cómo se podría explicar qué es la Medicina Integrativa a alguien que lo desconoce?

José Francisco Tinao, director científico de CMI:
La Medicina Integrativa es un nuevo modelo, sobre todo destinado al tratamiento de pacientes crónicos. Busca dar respuesta a problemas de carácter social y médico como son el envejecimiento de la población y la cronificación de la sociedad.

Se trata de una medicina científica que surge en la década de los 90 en Estados Unidos, donde en la actualidad está teniendo un desarrollo muy importante al igual que en Centroeuropa. Se basa en una fusión del conocimiento científico tradicional junto a la incorporación de técnicas o terapias no farmacológicas. Se trata de técnicas que buscan una menor agresividad sobre el paciente o la reducción de los medicamentos. Estamos hablando de técnicas mente-cuerpo, como puede ser la introducción de la hipnosis, la meditación o el yoga terapéutico en pacientes que tienen dolor, así como la acupuntura, la nutriterapia o la nutrición ortomolecular. Todo ello está comprobado científicamente para verificar su eficiencia, su eficacia y su efectividad.

Carlos Cristóbal: ¿Qué se instala antes en España, la Medicina Integrativa como disciplina o la clínica?

José Francisco Tinao: La disciplina estaba creada, puesto que es una gestación externa que surge tras varios intentos de definir la medicina americana. En Europa la visión era otra, más encaminada a lo que se denominaba medicina biológica, de gran tradición germana a raíz de la teoría de la medicina antroposófica.

En España, el desarrollo de la Medicina Integrativa siempre ha sido muy desigual y de carácter puntual. A veces ha sido incluso de carácter extra-académico, de forma que los profesionales que accedían a este tipo de conocimiento lo hacían a través de fuentes alternativas al conocimiento clásico. Esto ha ido perdiéndose a lo largo de los años y por lo tanto se ha desarrollado de otra manera.

La Clínica de Medicina Integrativa es, con certeza, la primera intención de crear una organización en grupo que aborde cómo está definida la disciplina. Nuestra historia es relativamente reciente.

José Francisco Tinao explica en qué consiste la Medicina Integrativa.

Alicia Gordillo detalla las disciplinas que se engloban dentro del funcionamiento de la CMI.

Carlos Cristóbal: Esa propuesta de aunar el conocimiento de esta disciplina es el germen para el nacimiento de la clínica de Madrid.

Alicia Gordillo, gerente de CMI:
Así es. De hecho, la clínica está compuesta por varios profesionales y tiene un marcado carácter multidisciplinar. Hay biólogos, enfermeros, nutricionistas…Profesionales médicos formados en la medicina tradicional, pero que además presentan una formación adicional en medicinas no tradicionales.

Carlos Cristóbal: ¿Qué especialidades se abordan en la clínica?

Alicia Gordillo: Tenemos departamentos de Nutrición, Fisioterapia, Enfermería, Ginecología, Psicología Clínica…

José Francisco Tinao: En estos momentos tenemos la ilusión y la suerte que supone para nosotros que se incorpore un grupo de ginecólogos con sus matronas. Esto va a enfocar un campo muy interesante, tanto en la obstetricia como en la ginecología. Se están alcanzando acuerdos para incorporar la psiquiatría a esta especialidad, tanto desde el punto de vista biológico como de los aspectos psicosociales, que tienen una enorme importancia por el impacto que crean en el propio paciente.

Carlos Cristóbal: ¿Cómo están viviendo el cambio de tendencia al que se enfrenta el sistema hacia una importancia cada vez mayor para el crónico?

José Francisco Tinao:
La cronicidad es en estos momentos, desde mi punto de vista, el elemento clave que va a marcar los próximos años. Ya hay datos de proyección demográfica muy contundentes a este respecto. Y creo también que ni desde las administraciones sanitarias ni desde los poderes públicos se está teniendo en cuenta el nuevo modelo demográfico que se nos avecina, con la discapacidad que ello supone. Son elementos que es necesario prever. Todo lo que se haga con el fin de reducir el impacto que la cronicidad va a tener en los próximos años, no lejos, y que se va a proyectar durante muchos años, es importante. La Medicina Integrativa es una respuesta que busca reducir ese impacto.

Vivimos este reto con pasión. Después de muchos años ejerciendo la medicina, ahora me considero un nuevo residente. Vuelvo a tener ímpetu y enfoques distintos, además de con exigencias muy importantes. Uno de los aspectos más interesantes que tiene nuestro grupo es que todo nuestro equipo lo hace todo con pasión. El cambio permite ganar en perspectiva y nuevas ilusiones.

Alicia Gordillo: Supone un aprendizaje continuo. Los profesionales no trabajan aislados, sino que interaccionan entre ellos. Todo se comparte, por lo que el tratamiento es global y se permite que los profesionales estén más motivados, porque supone un constante proceso de aprendizaje para ellos. No solo para ellos sino también para los pacientes, porque todo este conocimiento se transmite a ellos.

Tinao detalla los elementos que diferencian a la CMI de otros centros.

José Francisco Tinao: Nosotros no trabajamos desde el principio de jerarquía, sino bajo el de competencia. Eso significa que en un momento determinado nuestra enfermera, que está muy bien formada en el campo del yoga terapéutico, puede tomar el mando a la hora de tomar decisiones sobre un determinado paciente y sugerir una serie de cambios en el tratamiento que el resto de compañeros va a valorar.

Carlos Cristóbal: ¿Cuál es el factor diferencial de la Clínica Medicina Integrativa respecto a otros centros?

José Francisco Tinao: Creo que lo más significativo es el cambio de modelo que ofrecemos. Hasta ahora, los pacientes crónicos están acostumbrados a ir de especialista en especialista y, por lo tanto, alargan muchas veces sus síntomas y problemas. No tienen a nadie que les oriente.

En una ocasión, una paciente me dijo “yo busco un domador de leones”. Es una expresión anecdótica y hay que matizarla, pero es verdad que buscan a alguien que eles explique qué les pasa; que se dedique a ellos y que les interrelacionen; y que les sirva de guía. Ellos saben perfectamente que tienen una enfermedad crónica y nosotros no disponemos de una varita mágica. Pero sí tenemos un nuevo modelo de trabajo que busca reducir su sufrimiento, algo que es muy importante y que muchas veces se olvida en la medicina tradicional. También creo que es importante recuperar los viejos enfoques de la medicina interna, que desafortunadamente se han perdido en muchos aspectos.

Carlos Cristóbal: ¿Cómo se financia un centro de estas características?

José Francisco Tinao: Detrás de nosotros, afortunadamente se encuentran la Fundación VivoSano y el Grupo Silver Salud, que tiene una marcada filosofía en el campo de la mejora de la salud y la calidad de vida trasladando ese pensamiento al conjunto de la sociedad. CMI forma parte de este grupo y se beneficia de ese impulso, tanto financiero como de decisión, que es muy importante.

Carlos Cristóbal: ¿La Administración participa de alguna forma en este nuevo proyecto?

Alicia Gordillo: De momento no ha habido ningún tipo de apoyo. Surge como un centro médico privado a todos los efectos y no cuenta con ningún tipo de subvención a parte del apoyo que nos da la Fundación.

José Francisco Tinao: Hay otro problema añadido, y es el desconocimiento. En todos los lugares a los que vamos, decimos lo mismo. Nos ofrecemos, desde el aspecto más noble de la palabra, a enseñar desde nuestro limitado conocimiento. Estamos dispuestos a ofrecer información y recursos, para que las administraciones públicas vean las posibilidades que tiene este modelo, que se está ejerciendo ya en Centroeuropa y muchos lugares de Estados Unidos. Nosotros estamos convencidos de que este va a ser el modelo futuro de tratamiento a enfermedades crónicas, y cuanto más tardemos en conocerlo, más atrasados iremos.

Carlos Cristóbal: Hemos hablado de un cambio de modelo. ¿Puede que ese cambio haya podido causar un cierto recelo entre los profesionales más tradicionales?

Fundación Vivo Sano y Grupo Silver Salud se encuentran detrás de este proyecto.

José Francisco Tinao: Entiendo perfectamente las resistencias al cambio. No ocurre solo en Medicina, pasa en cualquier ámbito de la vida. Por eso, los que hacemos Medicina Integrativa nos tenemos que llenar de recursos sólidos para demostrar a nuestros compañeros y profesionales que lo que se está predicando sigue un ejemplo y debajo hay una realidad basada en la medicina de la evidencia.

Es muy importante el acerbo de conocimientos, publicaciones, conferencias…En la actualidad hay cinco congresos de Medicina Integrativa hechos en Europa, y el siguiente será en Berlín. En ellos se cuenta con profesionales de muchísima autoridad y equipos que trabajan por el desarrollo de la disciplina. Entiendo las resistencias, y es bueno que las haya porque a los que practicamos esta disciplina nos hace mejores. Nos obliga a demostrar lo que predicamos.

Carlos Cristóbal: ¿Qué objetivos se marca la clínica en 2013?

Alicia Gordillo: En primer lugar, extender lo más posible el concepto de Medicina Integrativa. Queremos que la población conozca la realidad, porque si no se conocen todas las posibilidades no se pueden buscar alternativas. Ese es el primer cambio, intentar que el concepto se expanda a nivel social y la gente comprenda que hay otra alternativa.

José Francisco Tinao: Uno de los objetivos es ese. El otro es profundizar también en la formación de los profesionales médicos y de los profesionales sanitarios. Por ejemplo, es muy importante dentro de la medicina integrativa el capítulo de la enfermería. Yo siempre digo que esta medicina está basada en el eje central de la enfermería y de otros profesionales como fisioterapeutas, psicólogos clínicos, etc…es volver al concepto de la multidimensión y trasladarlo al paciente.

En tercer lugar, nosotros  tenemos una importante vocación de trabajo conjunto con asociaciones de pacientes. Ya hemos realizado algunos convenios para realizar estos servicios, además de información y formación para estos pacientes puesto que el rol del paciente en medicina integrativa cambia enormemente con respecto a la visión que se tenía desde el punto de vista tradicional.

Otro aspecto que nos va a importar mucho es la constitución de una sociedad científica que nuestro grupo está potenciando en primera línea de trabajo. En muy poco tiempo se tiene que constituir la sociedad Española de Medicina Integrativa, lo que va a permitir que los profesionales interesados aporten nuevas informaciones y nos vayamos incorporando al panorama científico.

Carlos Cristóbal: ¿Se Plantean algún tipo de expansión?

José Francisco Tinao: En estos momentos nuestro objetivo es estabilizarnos. El centro tiene una historia pequeña, con solo dos años de vida. No nos podemos permitir expandirnos, más aún en las circunstancias que nos encontramos.

Alicia Gordillo: Es un proyecto a cinco años. Pasado ese tiempo, que es el que hemos planteado para asentarnos, nos pararemos a pensar nuevas posibilidades.