21 de octubre de 2017 | Actualizado: Viernes a las 21:20
Empresas > Privada

La Luz cambia el calor por el frío para tratar las arritmias cardiacas

Se trata de un nuevo abordaje que reduce la duración del procedimiento y aporta seguridad al paciente

Equipo de la Unidad de Arritmias del Hospital La Luz.
La Luz cambia el calor por el frío para tratar las arritmias cardiacas
Redacción
Lunes, 06 de febrero de 2017, a las 14:20
La Unidad de Arritmias del Hospital La Luz realiza con éxito la ablación de fibrilación auricular mediante crioablación. Se trata de un nuevo abordaje para el tratamiento de las arritmias cardiacas con frío (en lugar de calor) que reduce la duración del procedimiento y aporta además una mayor eficacia y seguridad para el paciente.

"Este largo procedimiento, que puede durar cuatro horas, busca el aislamiento eléctrico de las venas pulmonares, donde existen unos disparadores que pueden desencadenar las crisis, y suele reservarse para pacientes en los que la arritmia no se controla a pesar del uso de fármacos o si éstos son mal tolerados", explica Juan Benezet- Mazuecos, responsable de la Unidad de Arritmias y Electrofisiología Cardíaca del Hospital La Luz de Madrid.

La ablación mediante radiofrecuencia ha sido tradicionalmente el método usado; consiste en provocar el calentamiento controlado alrededor de todo el perímetro de las venas pulmonares generando una quemadura que inactive eléctricamente el tejido. "Una limitación de esta técnica es la posibilidad de no generar lesiones completas a lo largo de toda la circunferencia de la vena que resulten en futuras reconexiones y recurrencias de la arritmia", añade.

Sin embargo, la crioablación es una novedosa técnica para el tratamiento de la fibrilación auricular paroxística, en la que la fuente de energía aplicada es el frío y no el calor, como ocurre en el procedimiento convencional.

"En este caso, se usa un catéter balón que ocluye completamente la vena abordada y mediante la aplicación de frío se generan lesiones más homogéneas alrededor de todo el perímetro de la vena, generando un cortafuegos que impide que los disparadores alojados dentro de la vena penetren en la aurícula y no desencadenen así nuevas crisis de arritmia. Recientes estudios han demostrado que la crioablación es una técnica altamente eficaz, más segura y por lo tanto con menos complicaciones, más rápida y sencilla", asegura Benezet-Mazuecos.

Desde el centro médico recuerdan que la fibrilación auricular es la arritmia más frecuente con importantes consecuencias para los pacientes que la padecen, y se caracteriza por latidos desorganizados, produciendo en la mayoría de los casos un ritmo cardíaco rápido e irregular.