Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50
Empresas > Privada

La Jiménez Díaz descubre la primera terapia contra el fracaso renal agudo

Gracias a este hallazgo se podrá acelerar la recuperación de esta enfermedad frecuente

Juan Antonio Álvaro de la Parra, gerente de la Jiménez Díaz.
La Jiménez Díaz descubre la primera terapia contra el fracaso renal agudo
Redacción
Miércoles, 28 de marzo de 2018, a las 17:20
Un estudio codirigido por Alberto Ortiz, jefe del Servicio de Nefrología e Hipertensión del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz y coordinador de la Red de Investigación Renal (REDinREN), junto con Ana Belén Sanz, investigadora Miguel Servet del Instituto de Investigación Sanitaria IIS-Fundación Jiménez Díaz, ha revelado la primera forma de tratamiento contra el fracaso renal agudo.

“En un trabajo previo, publicado en la revista Journal of the American Society of Nephrology en 2017, identificamos una forma de muerte celular, la ferroptosis, como responsable de la primera ola de muerte celular renal en el fracaso renal agudo”, apunta el especialista. “En el trabajo actual, publicado en la prestigiosa revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences, hemos identificado que durante el fracaso renal agudo se producen dos olas de muerte de células tubulares del riñón. La primera de ellas recibe el nombre de ferroptosis y la segunda se conoce como necroptosis. Ambas son formas de muerte reguladas y gracias a ello se pueden tratar”, añade.

El fracaso renal agudo se puede identificar mediante un análisis, pero solo después de que las células han muerto por ferroptosis. “Esta primera ola de muerte provoca un deterioro de la función de los riñones que hace posible el diagnóstico de la patología. El interés de este trabajo radica en que ahora podemos identificar el fallo en los riñones antes de la segunda ola de muerte celular y así podemos aplicar el tratamiento”, explica Ortiz. La investigación también hará posible la implantación de un tratamiento contra la segunda ola de muerte celular que consiste en administrar a los pacientes inhibidores de quinasas que impiden la necroptosis.

“Hasta la fecha, la única manera de luchar contra esta enfermedad era dializar a los pacientes a la espera de que los riñones se recuperasen por sí mismos; una aproximación que no ha cambiado desde 1945. Pero, gracias a este hallazgo, se va a poder acelerar la recuperación de fracaso renal agudo, una enfermedad frecuente y con una tasa de mortalidad del 50 por ciento”, señala Ortiz.