Redacción Médica reúne a expertos para analizar las barreras y las oportunidades que ofrece la salud digital

Innovación en sanidad: una necesidad que exige cambiar la forma de trabajar
Luis de Pereda, Jaime del Barrio, Clara Hernández, Tania Menéndez y Mikel Díez.


20 jun 2021. 18.00H
SE LEE EN 18 minutos
La actual crisis sanitaria provocada por la pandemia de coronavirus ha impulsado una transformación digital en la sanidad española que ya se venía gestando. Cada día somos más conscientes de las oportunidades que la salud digital proporciona a organizaciones y ciudadanos. Pero, ¿cómo se enfrentan a ello las empresas sanitarias? ¿Qué barreras tienen para incorporar innovación? ¿Hay que sumar nuevos perfiles profesionales a las plantillas?

Redacción Médica ha organizado un debate, con la colaboración de Ribera Salud, con diferentes expertos para analizar cómo está la salud digital en España, las claves para implantar innovación y telemonitorización, así como para abordar casos de éxito que están funcionando. Todo ello sobre la base de que la transformación digital no es solo incorporar tecnología, sino que hay cambiar la mentalidad y las formas de trabajar. 

Debate completo sobre 'Innovación y telemonitorización en Sanidad' en el plató de Redacción Médica.

¿Qué papel tiene la salud digital en España y cómo ha cambiado con la pandemia?

Luis de Pereda Fernández, director del Instituto Europeo de Innovación y Desarrollo Tecnológico: En España ha habido una fuerte acción de digitalización en la gestión de la información, los historiales médicos y la cita online que pone en cuestión la división competencial de las estructuras territoriales y de las comunidades autónomas. Esto apunta, por un lado, a la globalización y, por otro, a la microinvolucración del usuario, formando parte de un proyecto nacional de digitalización del territorio.

En España hay una convicción profunda de que el aumento de la oferta de servicios en salud pasa por aumentar la competitividad. La digitalización en el territorio tiene que ser una acción concertada entre las administraciones nacionales, regionales y locales, porque el marco privado necesita una estructura sobre la que desarrollar sus actividades. Es decir, un marco y unas reglas del juego bien definidas.

Jaime del Barrio: "La gestión sanitaria no se está aprovechando de esta nueva realidad de digitalización"

Jaime del Barrio Seoane, presidente de la Asociación de Salud Digital: Cuando hablamos de salud digital nos referimos a la convergencia entre la digitalización, nuevas tecnologías y la genómica, todo ello al servicio de la salud y de la asistencia sanitaria. En los seis primeros meses de la crisis sanitaria se ha avanzado más que en los últimos cinco años. Pero, ¿cómo se ha avanzado? ¿Cuánto de todo esto se va a quedar? ¿Estamos viviendo este cambio en todo el ecosistema salud?

Mi respuesta es no. Estamos volviendo otra vez para atrás y no es terreno conquistado. Hay muchos retos todavía que superar y la salud digital no es una realidad.

Tania Menéndez Hevia, responsable de Transformación Digital en el grupo Ribera Salud: La salud digital se ha definido en España en base a tres conceptos: la historia clínica digital, la receta electrónica y la cita online. Parece que, teniendo esas tres cosas, ya tenemos salud digital, pero es algo que va mucho más allá de digitalizar aspectos analógicos. La transformación digital tiene que pasar por decisiones estratégicas y por una transformación cultural en las compañías y en la sociedad. Y, a nivel de la Administración Pública, es necesaria una concienciación real y una apuesta con líneas estratégicas.

Europa está apostando por esto a nivel de inversión, dentro del programa EU4Health se van a destinar más de cinco mil millones de euros para la innovación y recuperación de los sistemas sanitarios tras la pandemia. Vamos a ver cómo se va desarrollando a nivel más regional en cada país, pero esperemos que no sea solo recuperación a corto plazo, sino que cambie realmente la forma de hacer sanidad.

Mikel Díez Parra, responsable de Innovación de IBM: La pandemia nos ha puesto en una situación de urgencia máxima y esto no lleva a la estrategia, sino a la táctica. Además, hemos puesto el apellido digital a todo, pero hay que revisar qué es el concepto salud de forma más holística. Deberíamos volver a dar el protagonismo al concepto salud a través de procesos, responsabilidades y competencias.

¿Las empresas están afrontando de forma adecuada la transformación digital en sanidad? ¿Cuáles son las barreras?

Mikel Díez: Hay dualidad. Por un lado, hay que seguir haciendo innovación y, por otra, buscar cómo hacerlo, con esfuerzo a nivel financiero y de recursos. Siempre ha habido dos grandes ritmos en la innovación: el emergente y el aplicado. Ambos tienen que converger y ahí vendrán las posibles barreras y el valor que saquemos.

Tania Menéndez explica que la transformación digital pasa por un cambio cultural en la sociedad.  

Tania Menéndez: Estamos en un momento precioso en el que tenemos muchas oportunidades y retos. Innovar ya no es una elección, es una necesidad. Tiene que haber una apuesta clara por parte de la compañía y poner las medidas y recursos que se necesitan. Una de las principales barreras puede ser el tener un equipo de personas que realmente se dedique a la innovación y a las que se las permita experimentar.

La innovación es algo que hacemos todos en nuestro día a día, y en una organización sanitaria, la parte asistencial tiene que formar parte del proceso de innovación. Aquí es importante determinar los indicadores para saber cuándo realmente está siendo innovación. Otra de las barreras es la interoperabilidad de los sistemas, que afecta tanto al negocio tradicional como la innovación.

Luis de Pereda: La innovación está fraccionada por dos hechos: por la emergencia de necesidades nuevas y porque el impulso tecnológico no es exclusivamente del sector médico. El factor humano en la salud es tremendo, el 5G no va a hacer desaparecer a Hipócrates. Y los instrumentos operativos públicos o privados tienen que ser donde las administraciones competentes deleguen localmente. La involucración de todos los actores implica unos niveles altísimos de gestión.

No nos olvidemos que partes importantes de planes como el que tenemos ahora de la distribución de los fondos europeos contemplan la incorporación del talento a la Administración. Esto es un factor de innovación humano fortísimo que no es nada despreciable.

Jaime del Barrio: En salud no hay atajos. La digitalización ayuda en la velocidad de las respuestas. Por tanto, la innovación no viene porque haber cambiado la forma de hacer las cosas, sino cómo lo conseguimos. Y ahí las nuevas tecnologías nos dan la capacidad de resolver en tiempo real problemas que están a miles de kilómetros de distancia. La primera barrera es la necesidad de formación. Muchos profesionales sanitarios se muestran resistentes al cambio porque no están cómodos con algo que desconocen. En segundo lugar, la falta información, es decir, tener claro qué estamos haciendo, para qué, cuáles son los objetivos, cómo lo vamos a medir y cómo lo vamos a cuantificar.

La repercusión de la innovación en la gestión hospitalaria ha sido uno de los temas del debate. 


¿Qué acciones a nivel legislativo deben llevarse a cabo para que las empresas puedan mejorar la implantación de innovaciones en salud digital? ¿Cómo repercute la innovación y la telemonitorización en la gestión hospitalaria?

Jaime del Barrio: Venimos de una época en la que no se ha apoyado el potencial de las nuevas tecnologías en la gestión hospitalaria. Ahora mismo, en cualquier hospital general pueden confluir más de 400 sistemas y el profesional sanitario dedica un 80 por ciento de su tiempo a la informática. Por encima de la economía de datos tienen que estar las soluciones y la lógica. Ahora mismo la gestión sanitaria no se está aprovechando de esta nueva realidad.

Luis de Pereda: Hay un tema que preocupa, cuando uno maneja cantidades ingentes de información en un sistema sensible como es un servicio de salud. Y tengo dudas de que esto se pueda regular de una manera definitiva. Tiene que tener una directriz ética sobre la gestión de los datos y su calidad.

La digitalización transforma el ámbito físico y temporal de la prestación sanitaria. Cada vez hay menos permanencia en las estructuras hospitalarias, porque donde se genera la necesidad sanitaria va a ser en casa del paciente y se va a intentar resolver allí. Eso significa que en el sistema hospitalario se va a transformar. La evolución tiene tintes tan imprevisibles como necesidad de flexibilidad tienen las estructuras que tenemos. Hay de dotar al sistema sanitario de muchísima flexibilidad y eso significa una transformación progresiva.

Mikel Díez analiza la incorporación de nuevos perfiles tecnológicos en los hospitales.

Mikel Díez: La transformación digital no deja de ser una transformación de la sociedad, con lo cual, el ritmo es uno y el marco legislativo es otro. Hay que buscar una convergencia razonable. La ciencia y la ética deben tener protagonismo en esta ecuación.

Sobre la innovación en la gestión hospitalaria, un profesional sanitario tiene muy claro cómo tiene que tratar a un paciente y ahí la innovación va a ir muy dirigida. Es decir, que serán los profesionales sanitarios los que indiquen en qué funciona y en qué no.

Tania Menéndez: Lo que aporta la innovación, y concretamente la telemonitorización, en la gestión hospitalaria son aspectos muy destacables y positivos. Tanto en la optimización de procesos, como que el paciente se sienta más acompañado más allá del hospital, como en la detección precoz de riesgos. Estos tres conceptos son fundamentales.

Estamos trabajando en proyectos de telemonitorización con pacientes que se llevan a su casa dispositivos que miden constantes como la tensión arterial, la saturación de oxígeno, el peso, la actividad física y el sueño. En tres meses, hemos conseguido datos muy relevantes como por ejemplo, un 20 por ciento menos de reingresos, un 33 por ciento menos de urgencias, y, en caso de reingreso, se reduce la estancia media un día. Es muy sencillo, el paciente lo tiene en casa y sabe que al otro lado hay un profesional sanitario. Se ve de forma clara el valor que tiene el uso de la tecnología y su resistencia al uso se reduce drásticamente.

También hemos desarrollado un algoritmo con inteligencia artificial para predecir qué pacientes ingresados por Covid pueden llegar a necesitar la UCI, y con ello adelantarnos a las necesidades.

En cuanto a barreras legislativas, añadiría la parte de la regulación de software como medical device (dispositivo médico). Cuando desarrollas una solución tecnológica tienes dudas de si es un producto sanitario, porque los límites entre lo que sí es y no es un producto sanitario son muy finas. Falta mucha información en este sentido, vamos aprendiéndolo sobre la marcha y estaría bien que tanto las organizaciones sanitarias como las empresas tecnológicas y los emprendedores pudiéramos obtener más conocimiento sobre cómo va variando la legislación en este sentido.

 Jaime del Barrio: Todo lo que estamos hablando se traduce en datos. Las tecnológicas han aprendido ya a monitorizar datos en salud y, sin embargo, la Medicina está yendo más lentamente. Una vez hablado de ética, privacidad y legalidad, añadiría la necesidad de transparencia.

En este apunto aparece la ciberseguridad. Por poner un ejemplo, en plena pandemia hubo un momento en el que 44 empresas de 14 países fueron ciberatacadas. Además de profesionales sanitarios, en el sector salud hace falta gestores, arquitectos, ingenieros o analistas de datos y hackers. Es uno de los grandes retos como país.


"Se necesitan perfiles profesionales nuevos y también nuevas formas de trabajar"



¿Qué nuevos perfiles profesionales se necesitan para este nuevo paradigma digital? ¿Se requiere formación específica para los profesionales sanitarios?

Tania Menéndez: No solo se requieren perfiles nuevos, sino también nuevas formas de trabajar. En cuanto a nuevos perfiles, el gestor de datos, el data manager, expertos en diseño y experiencia de usuario, etc. son fundamentales. También hay que tener en cuenta toda la parte de matemáticos, ingenieros y profesionales sanitarios. Trabajar en equipo con diferentes perfiles es la forma para aportar valor y generar el cambio. En cuanto a la forma de trabajar, hay que combinar la parte presencial con el remoto. Actualmente, atraer talento a este sector es muy complicado, ya que hay mucha demanda de perfiles tecnológicos y hay que recurrir a trabajadores que están en cualquier parte del mundo, ya sea en Francia, en Arabia o en la India.

 Mikel Díez: Los profesionales sanitarios cuidan personas con tecnología de todo tipo. Hay que tener la delicadeza de ver hasta dónde podemos estresar a un profesional sanitario con todo el conocimiento tecnológico. Otra cosa es que de ‘puertas para adentro’ se empiecen a incorporar perfiles más específicos. Hay que mezclarlo con la parte de Humanidades. Es decir, necesitamos perfiles muy tecnológicos pero también que aborden la experiencia del usuario, una mezcla entre lo científico y la humanidad.

Luis de Pereda enumera los retos en salud digital.

Luis de Pereda: Desde el punto de vista general, vamos a hacer un sistema muy poderoso que va a multiplicar las interacciones con los usuarios. Hay una interface usuario-sistema pero en el medio hay una persona que tiene esas cualidades humanísticas. Vamos a tener que formar a muchos interface que no van a tener comunicación centralizada.

Jaime del Barrio: Los nuevos perfiles van unidos a nuevas formas de trabajo. La humanización y la digitalización no están enfrentadas, son compañeras de viaje. Los sistemas informáticos ayudan a resolver problemas y ese tiempo se puede disponer para que la relación médico-paciente sea de calidad.

Como médico hago una llamada de atención a no caer en el error de la especialización de la especialización. Hemos visto en los últimos meses que las sociedades científicas han puesto una sección de digital, pero estamos hablando de un cambio de modelo. No estoy de acuerdo en una nueva especialización, sino en incorporar competencias y habilidades. Por tanto, sí nuevos perfiles pero no nuevas especializaciones. Mi experiencia es que los equipos multidisciplinares son muy enriquecedores y el paciente es digital y así busca una respuesta.

Impacto-beneficio de la innovación y telemonitorización en la asistencia y comparación con los sistemas tradicionales empleados. Casos de uso que tengan éxito y sirvan de ejemplo para otras empresas en sanidad.

Luis de Pereda: Los casos de éxito tienen que ver con restaurar o crear un sistema asistencial en territorios abandonados. Nadie diría que en la Amazonia, el 70 por ciento de las muertes se deben a la contaminación del agua, algo relacionado con la violencia que allí se vive como instrumento de presión, y que con la digitalización se puede empoderar a los pacientes y a la sociedad en general.

Ahora que tanto se habla de la España vaciada, la recuperación puede venir por descentralizar y dotar a ciertos servicios básicos un impulso. Contemplo la digitalización extendida en todo el territorio como una especie de ampliación del órgano de asistencia primaria.

Un momento del debate con los expertos explicando casos innovadores de éxito.


Tania Menéndez: Voy a mencionar dos casos de éxito recientes. El primero es un seguimiento a distancia de los pacientes que se utiliza en el Hospital de Torrejón. Consiste en un asistente virtual que llama a los pacientes por teléfono, más orientado a los crónicos y a los pacientes que se encuentran en la Unidad de Hospitalización Domiciliaria. El asistente, que se llama Lola, pregunta a los pacientes sus síntomas y el médico lo ve en tiempo real. Cuando empieza la jornada laboral, todas las llamadas (hasta 100.000 al día) ya estaban hechas, con lo que se reduce su carga de trabajo.

Esto hace que se reorganice toda la actividad asistencial en función de la necesidad que tiene el paciente en cada momento y no en función del orden de llamada. Los pacientes lo han aceptado muy bien y se sienten más cuidados.

Otro caso es una aplicación de apoyo psicológico, más necesario ahora con la pandemia. Un 30 por ciento de los pacientes que entran por Atención Primaria tienen algún trastorno adaptativo tipo de ansiedad o depresión. Les ofrecemos esta aplicación, basada en un modelo cognitivo-conductual con herramientas psicoeducativas, con las que puedan reportar lo que sienten. Así, cuando salta la alarma, el médico de Atención Primaria le dirige a Salud Mental.

Mikel Díez: Por poner otro caso, hemos trabajado en proyectos para pacientes encamados. Concretamente, un reconocimiento visual para ver si durante las noches un encamado se mueve y se puedan evitar ulceraciones. Estamos también haciendo reconocimientos en radiografías para dar nuevos indicativos a los médicos y buscando marcadores de voz para que disparen alertas con inteligencia artificial.

Jaime del Barrio: Yo voy a contar tres casos muy concretos. Uno es de la inteligencia artificial capaz de identificar alteraciones en mamografías y diagnosticar con un año de antelación la posible aparición de un cáncer de mama. Es que esto puede significar la diferencia entre la vida y la muerte.

El segundo ejemplo es la terapia celular y génica. Se extrae sangre del paciente que luego se procesa hasta en tres países diferentes en muy poco tiempo.

Y, en tercer lugar, la posibilidad de que un equipo de cirujanos puedan hacer una intervención a 5.000 kilómetros de distancia gracias al 5G. 


Conclusiones del debate


Los ponentes explican las conclusiones del debate.

Luis de Pereda: Ahora tenemos la oportunidad del reequilibrio de los sistemas y de implantar una sanidad más justa.

Jaime del Barrio: Salud digital no es una moda, es una necesidad y no va de tecnología, va de cambio cultural de profesionales y de personas.

Tania Menéndez: Tenemos la oportunidad de ayudar a conseguir una mayor detección precoz de enfermedades y una mejor calidad de vida de los pacientes gracias a la tecnología y a la unión de todos los actores de la salud. Aprovechémosla.

Mikel Díez: Me quedo con la importancia de que los profesionales sanitarios son personas que cuidan personas con ciencia y tecnología.



Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.