El Hospital Sanitas La Moraleja incorpora un nuevo quirófano híbrido

Esta sala integra equipos de diagnóstico por imagen de última generación con sistemas endovasculares y quirúrgicos

Hospital Sanitas La Moraleja.
El Hospital Sanitas La Moraleja incorpora un nuevo quirófano híbrido
lun 23 septiembre 2019. 13.40H
El Hospital Universitario Sanitas La Moraleja ha instalado un nuevo quirófano híbrido, un avance que supone "un salto de calidad sin precedentes y nos permite generar nuevos modos de comprender la enfermedades y su tratamiento”, en palabras de Juan Manuel Fontcuberta, jefe de Angiología y Cirugía Vascular del centro. Según Sanitas, "la diferencia entre un quirófano convencional y un híbrido es la misma que había entre un teléfono móvil con o sin internet".


"La diferencia entre un quirófano convencional y uno híbrido es la misma que entre un móvil con o sin internet"


La sala híbrida combina e integra en un único acto el proceso diagnóstico y el tratamiento endovascular o quirúrgico gracias a la posibilidad de contar en el propio quirófano con sistemas diagnósticos como la arteriografía convencional o sin contraste con CO2, el eco-Doppler, la ultrasonografía intravascular, la reconstrucción de imagen en 3D o el angio-TAC.

“Ahora contamos con un volumen de información de altísimo valor en el mismo momento en el que debemos tomar decisiones: podemos consultar imágenes diagnósticas previas, compararlas con el estudio realizado en el mismo quirófano y tomar decisiones con un mejor criterio y en el mismo lugar del procedimiento”, ha señalado Fontcuberta.

Ventajas del quirófano híbrido


Este avance tecnológico permite "elevar aún más el listón de la excelencia, en términos de seguridad para el paciente y de resultado clínico: optimización de los tiempos quirúrgicos y diagnósticos, intervenciones menos invasivas y con menos incisiones, reducción de la cantidad de radiación y contraste necesario para obtener imágenes de alta calidad, mejor recuperación de los pacientes y menor estancia en el hospital", afirma Sanitas.

El primer salto disruptivo del quirófano híbrido es la planificación quirúrgica: la fusión de imágenes diagnósticas y el modelado 3D permite al especialista hacer un abordaje de la patología del paciente de un modo muchísimo más preciso, ya que entre la información que se obtiene en las pruebas exploratorias previas a la intervención y la situación anatómica en el momento de entrar al quirófano, existen variaciones. La nueva sala híbrida ayuda a detectarlas y modificar el planteamiento inicial, muchas veces hacia cirugías con menos incisiones y que permitirán a los pacientes recuperarse antes.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.