20 de octubre de 2017 | Actualizado: Jueves a las 21:20
Empresas > Privada

El diagnóstico con PET-TC aumenta la tasa de curación en Oncología

Este dispositivo permite visualizar pequeñas lesiones oncológicas con mayor seguridad y sensibilidad

Nieves González-Gaggero y Andrés Durán Ferreras.
El diagnóstico con PET-TC aumenta la tasa de curación en Oncología
Redacción
Martes, 31 de enero de 2017, a las 17:50
La aportación de la PET-TC al diagnóstico de enfermedades oncológicas consigue aumentar la tasa de curación y supervivencia de este tipo de pacientes. Así lo han afirmado Andrés Durán Ferreras y Nieves González-Gaggero, responsables de la Unidad de Medicina Nuclear del Hospital Quirónsalud Infanta Luisa con motivo del Día Mundial Contra el Cáncer del próximo 4 de febrero.

La Unidad de Medicina Nuclear y PET-TC del hospital Quirónsalud Infanta Luisa está equipada con un PET-TC de última generación. Cuenta, además, con un área de tratamientos metabólicos y con un área diagnóstica donde se realizan gammagrafías dinámicas, gammagrafías estáticas y tomogammagrafías Spect (tomografía computarizada de emisión monofotónica) de indicación en patologías y especialidades de Endocrinología, Traumatología, Oncología, Nefrología, Neurología, Digestivo y Cardiología.

“En la actualidad la PET-TC es fundamental en el diagnóstico del paciente oncológico ya que permite visualizar pequeñas lesiones oncológicas, de pocos milímetros, con mayor seguridad y sensibilidad que cualquier otro medio de diagnóstico por imagen. Además, nos da información sobre la agresividad del tumor”, afirma González-Gaggero.

“La PET-TC es de gran utilidad en el diagnóstico de procesos oncológicos, ya sea diferenciando la benignidad o malignidad de lesiones descritas por otras técnicas de imagen, valorando la extensión de la enfermedad tumoral o confirmando la sospecha de recaída tumoral por elevación de marcadores”, señala Durán Ferreras.

Y continúa: “También permite, gracias a los cambios funcionales que se detectan, monitorizar la respuesta a la quimioterapia determinando de forma precoz qué pacientes responden al tratamiento, evitando terapias no efectivas y reduciendo por tanto los efectos adversos y buscando otras opciones terapéuticas más eficaces”.