28 de julio de 2017 | Actualizado: Viernes a las 20:10
Empresas > Privada

"Queremos expandirnos en América Latina y Europa"

Miguel Carrero, presidente de PSN, desgrana los planes de crecimiento que tiene la mutua en los próximos años

Miguel Carrero, presidente de PSN.
"Queremos expandirnos en América Latina y Europa"
Joana Huertas
Domingo, 19 de junio de 2016, a las 16:45
2015 ha sido uno de los años más duros para Previsión Sanitaria. La entidad que preside Miguel Carrero se vio inmersa en un bloqueo financiero tras el ‘caso Banco Madrid’, que le impidió gestionar durante cuatro meses parte de sus planes de pensiones y fondos de inversión. Lejos de amedrentarse, la mutua ha capeado el temporal con mucha más energía y fuerza, reforzando su negocio y ampliando su ambición empresarial. Tanto es así que PSN se ha marcado unos importantes objetivos a corto plazo: abrir oficinas en municipios de más de 20.000 habitantes y estar presente en América Latina y Europa. 

PSN no para de crecer, a través de la incorporación de nuevos colectivos profesionales y no tan solo sanitarios. ¿Por qué esta apuesta por los colegios profesionales no relacionados con sanidad?

Nosotros nacimos de colegios profesionales universitarios, porque son más las cosas que nos identifican con este mundo que las que nos separan. Entonces lo que es bueno para un médico, lo que es para un odontólogo, para un farmacéutico… Pero también para un arquitecto, para un ingeniero, para un podólogo o para un graduado social.

Aparte de eso, el tamaño cuenta. Por ello, es importante asegurar una permanencia en el futuro, dando los servicios que estamos dando y dedicándonos de una manera muy especializada al mundo profesional, pues creemos que es una oferta que no podemos sustraer a ese mundo. 

La importancia de incorporar a AMIC Seguros Generales.

¿Qué importancia tiene para el grupo la incorporación del colectivo de doctores y licenciados que incluyeron el año pasado?

Muy importante, porque es más divertido estar entre universitarios de distintas ramas y actividades. Eso enriquece distintos puntos de vista, de materias, de conocimientos y fortalece el conocimiento.

Y en sanidad, ¿cuáles serán los siguientes colectivos que incorporará la compañía en los próximos tiempos?

Hemos suscrito muchos convenios de colaboración con distintas profesiones sociosanitarias que no formaban parte del colectivo tradicional. Y tenemos una importante masa crítica de trabajadores de otras actividades que representan un 21 por ciento del colectivo mutual.

¿Qué supuso para PSN la adquisición de la aseguradora AMIC Seguros Generales el año pasado?

Fue un paso muy importante que nos ha permitido, primero, abrir las puertas a los ingenieros, un sector muy importante. Y segundo, porque hemos podido echar una mano a una mutualidad que estaba pasando y está pasando dificultades. Hemos adquirido su compañía de seguros generales, con lo cual, completamos una oferta global en seguros.

Y en números, ¿qué supuso para la mutua la compra de esta compañía?

Es poco valorable porque realmente esta semana sale el primer producto que hemos puesto a la venta de esta compañía. Hemos tenido que reformarla en su totalidad y crear nuevos puestos de trabajo; utilizar gente profesional muy buena que tenía; y dotarla económicamente y de tecnología. Además de eso, reformar los productos, ya que eran obsoletos, viejos, con muy poco o nada que ofrecer, tanto como Responsabilidad Civil, en Automóvil y Hogar. El primero que ha salido es Decesos, un producto absolutamente competitivo y bastante diferente a lo que hay en el mercado.

El grupo está ampliando sus ramos de seguros y ya no va solo por los tradicionales seguros de Vida y Pensiones. ¿Por qué otros ramos están apostando?

Estamos manteniendo el viejo seguro de Automóvil que tenía AMIC, pero no queríamos tampoco en el mercado un producto antiguo porque no lo consideramos apropiado. Por eso, lo hemos mejorado, ofreciendo un producto excepcional. En Automóvil y Responsabilidad Civil ya hemos mejorado algunos productos, que ya están contratando algunos colectivos. Pero como queremos seguir avanzando, estamos estudiando una póliza colectiva para los geólogos y también estamos ultimando la de Hogar.

El principal target de PSN es el médico ¿Está realmente concienciado el facultativo de la necesidad de prevención social de cara a la jubilación?

El colectivo médico es muy poco concienciado y es bastante desastre en general, ya que es muy propenso a saber mucha Medicina y olvidarse de otros temas como los económicos.

Además de eso, hemos vivido en un Estado del Bienestar entre comillas. Eso ha creado una conciencia colectiva de que no teníamos que preocuparnos de nada, que todo estaba resuelto. Desgraciadamente viene una crisis y te demuestra totalmente lo contrario, poniendo de manifiesto que hace falta una dosis de autoresponsabilidad muy grande. Tenemos que preocuparnos de nuestro futuro porque nadie lo va hacer por nosotros. Desde PSN intentamos concienciar al profesional.

¿A qué se debe que una profesión tan cualificada no esté concienciada en su jubilación? ¿Es desinterés?

Cuando lo que más te preocupa es la vida de una persona, llegas a olvidarte incluso de tus propias necesidades y el sistema de pensiones ha demostrado ser incapaz de soportar la evolución demográfica.
Por suerte, hoy el médico se está concienciando mucho más.

Y dentro del sector sanitario, ¿el médico es el menos concienciado del futuro de su jubilación?

No, es en general. Pueden estar más concienciados los farmacéuticos, porque son los que practican una profesión mucho más liberal y tienen que defender su negocio. Y más ahora, que se enfrentan a impagos y tienen que afrontar las deudas con su patrimonio.

La expansión internacional de PSN.

A nivel interno, en los últimos meses PSN ha habido varios cambios organizativos, nuevos responsables en diferentes áreas. ¿A qué responden?

A las necesidades. Previsión Sanitaria es una entidad mutual, por tanto solidaria. Nosotros estamos enfocados a satisfacer unas necesidades, aunque indudablemente tenemos que tener beneficio económico.

En ese sentido, estamos haciendo unos cambios muy importantes. Primero, yendo a nuevos colectivos profesionales. Segundo, tratando de tener una aseguradora integral y además dar cada vez mejores planes de pensiones y, sobre todo, instrumentos de ahorro, aparte de los de protección. Todo eso necesita de una adaptación a los tiempos, a la crisis y a las agresiones. El mercado es terriblemente competitivo, unas veces una competitividad sana y estimulante; y otras a veces sucia y poco noble.

Habla de agresiones, ¿cuáles son las principales de PSN?

A veces las agresiones te vienen de quien menos lo esperas, por eso siempre hay que estar en guardia. Nosotros hemos tenido una intervención por parte de la Dirección General de Seguros en Previsión Sanitaria en el año 1997, que fue muy dura y estuvo a punto casi de hacernos desaparecer. En ese momento, cogimos a la mutua en unas circunstancias de debilidad extrema y fuimos poco a poco remontando hasta la Previsión Sanitaria de hoy. Pero este año pasado hemos tenido una de las peores agresiones de quien menos te lo esperas, que fue del Banco de España, que tuvo una sobreactuación en el tema del Banco de Madrid y que nos ha perjudicado seriamente. Primero, porque la Dirección General de Seguros y la Comisión Nacional del Mercado de Valores nos bloquearon planes de pensiones y fondos de inversión durante cuatro meses. Fue un daño reputacional que afortunadamente fue mínimo, gracias, en parte, a la confianza total de sus mutualistas.

En términos económicos, ¿a cuánto ascendió el daño?

Estimamos que en unos 17 millones de euros. Los beneficios el año pasado fueron un setenta y tantos por cien menos que en el año anterior, provocado por el efecto Banco Madrid, cuando esperábamos que fueran un 70 por ciento más que el año anterior. A parte de eso, los beneficios bajaron también porque estamos haciendo inversiones fuertes en nuevas tecnologías y en personal muy cualificado para manejar nuevos productos.

¿Cómo está actualmente la situación en el caso de Banco Madrid? ¿Se ha resuelto ya?

Está prácticamente resuelto. Hemos podido volver a operar, tanto con productos de inversión como fondos de pensiones, cambiar de depositarios, de gestoras, etc., lo que nos permite dar, actualmente, un magnífico servicio. No hemos recuperado aún todo el dinero que teníamos depositado en cuentas porque eso es lo último que está sujeto a la resolución concursal y no sé si vamos a tener una quita o no.

PSN además de estar en España, está también presente en Portugal. ¿Piensan ampliar el negocio a otros puntos del mundo?

Sí, lo tenemos en el pensamiento, pero hay que ser prudente porque no podemos correr más riesgos de aquellos que podamos controlar. Esto requiere una serie de medios y de dedicación, aunque ya hemos hecho tanteos en otros sitios.

¿En qué países están poniendo los ojos?

Principalmente de América Latina, pero también en otros países de Europa, donde el mundo mutual tiene un peso grandísimo.

La concienciación del médico de cara a su jubilación.

¿Cuál es el principal competidor de PSN?

En competición sana, las entidades mutuales que operan en el sector, que nos ayudan a reforzar nuestra actividad, como por ejemplo AMA. Y en competencia insana, los espontáneos, como algunas corredurías que son realmente una peste para este sector o la banca de seguros, que tiene a gente muy profesional pero operan como auténticos tiburones.

¿Dónde está PSN ahora y dónde le gustaría estar en los próximos años?

Estamos en toda España, a través de las 130 oficinas repartidas por toda la geografía. En un futuro nos gustará estar en todas las ciudades de más de 20.000 habitantes.

¿Son muy intervencionistas los gobiernos en España con el tema del sector asegurador o más  bien liberales?

España es muy intervencionista en todo.

¿Y depende de su color político?

En general, es el ADN del político, mandar, y cuanto más controlados nos tengan, mejor.

Este lunes tienen Asamblea General, donde presentarán los resultados de la compañía durante el año pasado. No sé si nos podría adelantar alguno de los datos más importantes que se van a presentar sobre la mesa.

Hay una evolución positiva, tanto en capital gestionado (alrededor de los 1.200 millones de euros) tanto en crecimiento de plantilla. Asimismo, hemos aumentado el número de coberturas. Hasta hace muy poco no pasábamos de los 100.000 mutualistas y ya estamos en 112.000. Pero nuestra ambición es mucho mayor. Nuestro objetivo a corto plazo es dar cobertura a medio millón de profesionales. 

Además de esto, el número de asegurados supera los 200.000 y el beneficio conseguido por PSN está en los cuatro millones de euros, aproximadamente, con más de 220 millones de euros en pólizas.

España vuelve a pasar por unas elecciones generales. ¿Cómo valora las propuestas en materia de sanidad de los diferentes partidos políticos?

Desde hace años soy muy escéptico y me he acostumbrado a no esperar lo que después no me van a dar. En la misma clase política dicen que los programas electorales son para no cumplirse y realmente lo están demostrando. Yo, como médico, si a un señor le prometo que le voy a dejar la nariz perfecta y no se la dejo me lleva a los tribunales. ¿Por qué un político puede hacer una promesa y no cumplirla cuando llega al Gobierno?

¿Y ni siquiera la irrupción de nuevos partidos, ya sea de izquierda o de derecha, ha traído aires nuevos a la sanidad?

Todo lo que viene es más de lo mismo. Frente a esto, lo que vemos es un despilfarro brutal en la Administración Pública. Cada día nos fríen más a impuestos y cada vez tenemos menos garantía de lo que vamos a percibir, hablando de pensiones, de sanidad o educación, por ejemplo.

Si llega Podemos al Gobierno, ¿será peor para la sanidad privada?

No creo en la política pero sí en el individuo. Estamos atisbando una cierta salida de la crisis pero es gracias a la sociedad que se mueve, que harta de esperar, se vuelve imaginativa y creativa. Por tanto, nos enfrentamos a otros cuatro años con los discursos que te largan y esos debates descafeinados y casi agresivos.

Además de eso, el Estado se ha mostrado un mal administrador y poco eficiente, y le duele que haya una sanidad privada que sirve de elemento comparativo. La competencia leal es sanísima, estimula y sirve de referencia.

¿Cuáles son los principales males que sufre ahora mismo el Sistema Nacional de Salud?

La falta de libertad. ¿El paciente puede ir al médico y al hospital que quiere? No, no puede escoger, a pesar de ser un derecho elemental. Además de eso, creo que el paciente que elige sanidad privada, debería tener una desgravación en sus impuestos.

Miguel Carrero, presidente de PSN, durante su entrevista para Redacción Médica.


El tema de la desgravación del seguro privado es uno de los grandes quebraderos de cabeza de este sector…

Porque es elemental. La mayor parte de la gente que tiene un seguro privado lo tiene por necesidad, porque no puede esperar seis meses por una resonancia o que no puede estar de baja porque tiene que defender una empresa y trabajar todos los días.

¿Y por qué ningún Gobierno, ni siquiera el Partido Popular que es más liberal en lo económico, ha apostado en estos años la desgravación fiscal?

Por control. Cada día se legisla más y a los políticos solo les interesan los ciudadanos cuando tienen que ir a votar cada cuatro años. Y ahí los populismos es donde tienen cabida. Ese es el gran fracaso de la política, porque no han fortalecido al país en ese sentido.

¿Qué opina de aquellas formaciones políticas que solo apuestan por universalizar la sanidad y acabar con lo privado?

Universalizarla es magnífico, porque la sanidad tiene que ser pública. Lo malo es que en los últimos tiempos ha demostrado que se gestiona peor y no solo eso, que es mucho menos transparente. La privada, en cambio, ha demostrado ser más eficiente, porque si no, se hunde. ¿Qué tendría que hacer el político entonces? Controlar y garantizar. Controlar a la medicina privada, si está dando en buenas condiciones, si reúne los requisitos y garantías suficientes, si tiene accesibilidad y si se respetan los derechos individuales y la privacidad.

Hablábamos antes de competencia. ¿El SNS hace competencia desleal a la privada?

Es que no le hace competencia, directamente le da codazos a ver si la echa fuera del mercado y la utiliza cuando quiere. No se da cuenta que la sanidad privada es como cualquier actividad empresarial que tiene que tener un funcionamiento regular para abastecerse y para dotarse de tecnología y medios. La sanidad privada ha mejorado muchísimo, y a día de hoy, hay más de un 20 por ciento de la población que tiene este tipo de asistencia. El SNS está integrado por el sector público y por el privado. Por ello, el Gobierno debe protegerlo, defenderlo, impulsarlo, ayudarlo, controlarlo pero, sobre todo, garantizarlo.