Redacción Médica
19 de octubre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 11:15
Empresas > Privada

"La sanidad privada es más ágil con la demanda sin comprometer la calidad"

ASPE defiende que la sanidad privada libera de recursos al SNS y "contribuye a su sostenibilidad"

Carlos Rus, secretario general de ASPE.
"La sanidad privada es más ágil con la demanda sin comprometer la calidad"
Redacción
Lunes, 06 de agosto de 2018, a las 12:10
La Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE) ha denunciado que, tras conocerse los altos datos de cierre de camas en la sanidad pública española en verano, el Gobierno no use "toda la capacidad asistencial de manera integrada". 

El último informe de listas de espera publicado por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social hasta el 30 de junio de 2016, la lista situaba a 604.103 pacientes en espera, mientras que el tiempo medio de demora para someterse a una operación rondaba los 104 días. Algo que contrasta con la sanidad privada que cuenta actualmente con un tiempo medio de espera de dos semanas desde que el paciente pide cita. Un dato que en palabras del secretario general de la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE), Carlos Rus, demuestra que “la sanidad privada es mucho más ágil en atención a la demanda sin comprometer la calidad asistencial, libera recursos al sistema público y contribuye a su sostenibilidad”.

“El verano intensifica aún más este malestar por el ya habitual cierre de camas de la sanidad pública que produce un colapso en urgencias durante estos meses en los que se ha demostrado que no hay un descenso de actividad real -explica Carlos Rus-. Por este motivo, desde ASPE reclamamos que se haga uso de toda la capacidad asistencial de la Sanidad española de manera integrada”.

Recientemente, el Sindicato de Enfermería, SATSE, ha denunciado el cierre de al menos 14.000 camas en los distintos centros hospitalarios de España durante los meses de verano, así como la disminución del número de profesionales y de servicios, lo que supone según el sindicato un notable deterioro en la atención que se presta a los ciudadanos. “Ante este problema, es necesario que todos los agentes implicados en el cuidado de la salud tengan una visión integradora de todos los recursos disponibles, públicos y privados, en pro de conseguir una optimización de los mismos y una respuesta a las necesidades y servicios incrementales que van a demandar los ciudadanos”, insiste Rus.

Asimismo, Rus recuerda que “el 84 por ciento de los funcionarios eligen ser tratados por la Sanidad Privada, cifra que deja patente el grado de satisfacción de aquellos usuarios que pueden elegir entre ser tratados en el sector público o en el privado gracias al mutualismo administrativo que funciona en nuestro país”.

“La aportación del sector sanitario privado es clave e imprescindible y, de hecho, sin su cooperación, hoy por hoy el Sistema Nacional de Salud (SNS) no podría hacer frente con solvencia a los grandes retos que tiene planteados”, concluye el secretario general de la patronal.