Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 09:20
Empresas > Privada

"Las reversiones sanitarias son una moda que caerá por su propio peso"

El nuevo presidente de ACES analiza el actual estado de las concesiones sanitarias en Cataluña

Josep Ignasi Hornos.
"Las reversiones sanitarias son una moda que caerá por su propio peso"
Viernes, 27 de enero de 2017, a las 09:10
La Asociación Catalana de Entidades de la Salud (ACES) cambia de cara. Tras ocho años al frente, Cristina Contel abandona la Presidencia de la patronal de la privada en esta región y cede el testigo a Josep Ignasi Hornos, el que era hasta ahora su vicepresidente segundo. En su primera entrevista como nuevo presidente de ACES, Hornos hace un balance de los objetivos que quiere alcanzar en su mandato y analiza con lupa las relaciones que tiene (y espera tener) su organización con la Consejería de Salud, en un momento en el que la colaboración público-privada de la sanidad catalana está en la cuerda floja. 

¿Cuáles son los principales objetivos que se ha marcado para esta legislatura?

La principal tarea de esta patronal es seguir impulsando el sector empresarial sanitario en Cataluña y hacerlo, principalmente, constatando el valor que tiene la privada, tanto desde el punto de vista de la satisfacción del paciente como los altos niveles de eficiencia que genera. Asimismo, debido al aumento de la esperanza de vida y a que cada vez las nuevas tecnologías son más caras, este sector se hace más necesario.

¿Cómo son actualmente las relaciones entre la patronal y la Consejería de Salud?

Estamos viviendo momentos difíciles. Que haya, actualmente en Cataluña, una parte de parlamentarios que se definan como “antisistema”, hace más complejas las actuaciones. Pero, personalmente, con el consejero de Salud, Antoni Comín, tenemos muy buena relación. Ahora falta saber si esto se puede traducir en otros ámbitos.

¿Qué es lo primero que le va a exigir la nueva ACES a la Administración sanitaria catalana?

A Comín le recordaremos que es consejero de la sanidad pública pero también de la privada, y que este sistema tiene gran peso, no solo en Cataluña, sino también en España. No hay que olvidar que la privada supone un 25 por ciento del presupuesto total en sanidad y que deberíamos sentarnos para estudiar si queremos aumentar este nivel o mantenerlo. A diferencia de las empresas públicas, las privadas viven una ‘selección natural’: las que no prosperan, desaparecen, y las que sí lo hacen, continúan; eso sí, pagando sus impuestos.


"La reversión en sanidad es una cuestión de moda o de ideología"


¿Pedirán a Comín, en este primer encuentro, que acabe con la idea de revertir las concesiones sanitarias en Cataluña?

No solo de que las cese, sino que las incremente, porque la privada ahorra dinero a las arcas públicas. Lo que tiene que hacer la Administración es controlar la calidad y la eficiencia de estos contratos.

¿Guardan la esperanza de que finalmente se reviertan?

Al final, lo que se impondrá es la lógica y el sentido común. Cada vez está más claro que la sanidad privada es necesaria y la gestión nace cuando los recursos son limitados. Por eso, ante esta situación, hay que aprovechar lo que tenemos, es decir, un sistema mixto, del que gran parte de los españoles y los catalanes están satisfecho. Lo que tenemos que pensar ambas partes es cómo continuar potenciando un sistema que funciona, porque ninguna Administración del mundo es capaz de suplir la sanidad privada, y mucho menos en España.

Esto de las reversiones es una cuestión de moda o de ideología, que caerá por su propio peso. Desde ACES queremos poner en valor que tanto por calidad, como por satisfacción de los pacientes y eficiencia, no hay duda de que la privada es necesaria en el sistema.

¿Está la sanidad privada menospreciada en Cataluña por la actual Administración?

No, creo que no, al contrario. Cataluña siempre ha sido un motor en este sentido, donde ha tenido importantes médicos privados en diferentes campos. Lo que pasa ahora son peculiaridades políticas y parlamentarias que hacen que se tenga que navegar de otra forma.

¿Es el Departamento de Salud el peor enemigo de la privada en esta región, tras sus anuncios de revertir los conciertos?

Quizás ha habido muchas noticias por parte de la Consejería pero luego pocas rescisiones de contratos. Ha sido más un temor que existe y que tenemos, eso es una realidad. Es cierto que ha habido casos (y muy importantes), pero el peso económico de las rescisiones es muy pequeño todavía.

Desde la patronal, ¿temen al consejero Comín?

Desde ACES, siempre que un consejero asciende al cargo le recordamos que es consejero de la sanidad pública y de la privada. La relación que hemos tenido con Antoni Comín es buena, porque es una persona muy cercana y es fácil establecer contacto con él, pero que luego también pensamos que está condicionado por las realidades.

¿Está ejerciendo como consejero de ambos sectores o únicamente de la pública?

En nuestro caso, ACES siempre hace una cena anual con todas las entidades y en la última contamos con la presencia del consejero de Salud, donde manifestó públicamente delante de todos los asociados que se sentía consejero de la privada.

Pero en la práctica, ¿se sienten ‘huérfanos’?

Nuestra patronal es respetuosa con las elecciones y entendemos que el consejero es un cargo político que responde de la Generalitat. En la práctica no estamos ni más contentos ni menos.

Otro de los objetivos es acercar posturas con Fenin y Farmaindustria. ¿No tenían contacto antes? ¿Ha podido hablar ya con sus representantes?

Había un contacto de carácter más individual, pero no había una relación institucional. Tras mi nombramiento, me he puesto en contacto con ambas instituciones para impulsar proyectos de colaboración a todo nivel. Pero, de momento, no hay ninguna idea concreta sobre la mesa.

¿Cómo valora el mandato de la anterior presidenta de ACES, Cristina Contel?

Nos ha puesto el listón muy alto mientras ha estado al frente de ACES en los últimos ocho años. Por eso, continuaremos impulsando los valores que ha ido implantado y los potenciaremos, pero también aportaremos cosas nuevas, como las relaciones con Fenin y Farmaindustria, así como con otras instituciones sanitarias (como los colegios profesionales o las cámaras de comercio). Con todo ello, desde la patronal buscamos ser más cercanos a nuestros asociados, que provienen de sectores muy distintos, y tener mayor peso en las Administraciones.