Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10
Especialidades > Pediatría

La infección fetal se asocia a más casos de enfermedad cardiaca adulta

Este problema en bebés prematuros interrumpe el correcto desarrollo de su corazón

Según una investigación de la Universidad de Washington en Seattle, Estados Unidos.
La infección fetal se asocia a más casos de enfermedad cardiaca adulta
Redacción
Martes, 23 de enero de 2018, a las 16:20
La inflamación por infección en bebés prematuros puede alterar la actividad de genes que son cruciales para el desarrollo normal del corazón, teniendo más posibilidades de padecer una enfermedad cardiaca en el futuro. Especialistas de la escuela de Medicina de la Universidad de Washington en Seattle, Estados Unidos, han llevado a cabo una investigación que lo certifica.

"Este estudio asocia el nacimiento prematuro y la enfermedad cardiaca en la vida adulta, definiendo las redes genéticas afectadas por la infección y la inflamación que programan el desarrollo cardiaco normal", señala la autora principal, Kristina Adams Waldorf, profesora de Obstetricia y Ginecología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington.

"Sabemos que los riesgos a largo plazo para la salud de un parto prematuro se extienden más allá de los pulmones en desarrollo y el cerebro, afectando a la visión, la audición, el riñón e incluso la función cardiaca", apunta.

Desarrollo cardiaco incompleto

"Este estudio es el primero en mostrar que el programa genético para el desarrollo del corazón en bebés prematuros se interrumpe en bebés prematuros expuestos a infección e inflamación fetal, lo que puede conducir a un desarrollo cardiaco incompleto", subraya Timothy Mitchell, obstetra especializado en embarazos de alto riesgo.

"Este desarrollo incompleto, a su vez, puede llevar a un mayor riesgo de ritmos cardiacos anormales e insuficiencia cardiaca cuando los bebés prematuros llegan a la edad adulta", agrega.

Los investigadores compararon los patrones de expresión genética de los tejidos del corazón fetal infectados con bacterias con los tejidos normales del corazón. Se eligieron los macacos para esta evaluación porque se consideran uno de los modelos animales más cercanos al embarazo humano. También son ideales para el desarrollo de vacunas y los tratamientos para proteger a las mujeres embarazadas de las infecciones bacterianas.

Alteración de redes genéticas

Las infecciones en estos experimentos fueron graves, un escenario que es típico de los partos prematuros tempranos. La infección desencadenó una respuesta inflamatoria marcada en el feto, estuvo presente en los tejidos del corazón y se caracterizó por elevaciones en las proteínas inflamatorias, como la interleucina-6 y la interleucina 8.

Los investigadores también hallaron una alteración significativa en la expresión de redes genéticas involucradas en la formación de vasos sanguíneos y del corazón, incluyendo el movimiento y la migración de las células, el crecimiento del músculo liso y cardiaco y la migración de células endoteliales que recubren el corazón y los vasos sanguíneos. "Estos hallazgos sugieren que muchas vías relacionadas con el desarrollo del corazón del feto pueden verse afectadas por la inflamación y la infección", afirma Mitchell.