23 de noviembre de 2017 | Actualizado: Jueves a las 14:00
Especialidades > Pediatría

La conmoción cerebral, asociada a desajustes menstruales en adolescentes

Un estudio revela que un 44,5% de las adolescentes con conmoción cerebral sufre al menos un patrón de sangrado anormal

La conmoción cerebral, asociada a desajustes menstruales en adolescentes
Redacción
Lunes, 03 de julio de 2017, a las 17:00
¿Puede una conmoción cerebral provocar desajustes en la menstruación? Un estudio de casi 130 niñas y mujeres jóvenes vincula este tipo de lesiones cerebrales con un mayor riesgo de tener dos o más patrones de sangrado menstrual anormal, según un estudio publicado en Jama Pediatrics. El trabajo de Anthony P. Kontos, del Programa de Traumatismo Craneoencefálico del Centro de Medicina Deportiva de la Universidad de Pittsburgh en Pensilvania (Estados Unidos), incluyó a mujeres adolescentes (de 12 a 21 años) con una contusión deportiva o una lesión ortopédica deportiva que no se produjo en la cabeza para comparar.

Los investigadores siguieron a las participantes durante 120 días después de la lesión y se evaluaron los efectos menstruales mediante un enlace de mensajes de texto a una encuesta digital sobre los patrones de sangrado. Las respuestas de la encuesta revelaron 487 patrones menstruales en 128 pacientes (edad promedio de 16 años).

Los autores aseguran que 57 de las 128 pacientes (44,5 por ciento) tuvieron al menos un patrón de sangrado anormal durante el estudio, sin diferencias entre los grupos de lesiones. De las 68 pacientes con conmoción cerebral, 16 (23,5 por ciento) experimentaron dos o más patrones menstruales anormales durante el estudio en comparación con 3 de los 60 pacientes (5 por ciento) con una lesión ortopédica no producida en la cabeza, según los resultados.

Los hallazgos sugieren que las formas más sutiles de lesión cerebral, como la conmoción cerebral, pueden afectar negativamente a la función del eje HPO [hipotálamo-pituitaria-ovario], que rige el ciclo menstrual y, por lo tanto, los ciclos menstruales a una serie de mecanismos que conducen a la secreción de la hormona gonadotropina, según el artículo.

Las limitaciones del estudio incluyen que fueron las propias participantes las que informaron de sus patrones menstruales y que los autores no pudieron explicar otros factores que pudieran afectar a los patrones menstruales. "Se recomiendan estudios de mayor tamaño con evaluaciones hormonales y seguimiento a largo plazo para comprender mejor el efecto de la conmoción cerebral sobre el eje HPO y las potenciales implicaciones para los patrones menstruales, la producción de estrógenos y cualquier consecuencia persistente", concluye este trabajo de investigación.