23 de agosto de 2017 | Actualizado: Miércoles a las 19:20
Política Sanitaria > Parlamentarios

Podemos y PSOE quieren que el Congreso apoye a Montón sobre Alzira

La formación morada acepta una enmienda del PSOE en su moción sobre la gestión privada de la sanidad

Marta Sibina y Jesús María Fernández, portavoces de Sanidad de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea y del PSOE.
Podemos y PSOE quieren que el Congreso apoye a Montón sobre Alzira
Carlos Corominas
Miércoles, 17 de mayo de 2017, a las 16:40
La gestión privada de la sanidad y la reversión de Alzira impulsada en la Comunidad Valenciana han protagonizado un debate este miércoles en el Pleno del Congreso a propósito de una moción presentada por Unidos Podemos. El texto plantea que se estudie el impacto de la privatización de la sanidad en la salud y derogar las normas que permiten "la provisión privada de la sanidad pública".

Este grupo ha aceptado una enmienda del PSOE que incorpora que se apoye a las comunidades autónomas y las actuaciones que están llevando para "la reversión a la gestión pública" de las concesiones privadas, como "en el caso de la Comunidad Valenciana con el departamento de Salud de La Ribera".

La primera en intervenir ha sido Marta Sibina, portavoz de Sanidad de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, que ha hecho una defensa de la sanidad pública y ha atacado la gestión privada: "La pública es más eficiente para mejorar la salud que la privada porque entre otras cosas no se guía por la maximización del beneficio". También ha criticado que la sanidad privada "es menos controlable".

Para la diputada catalana, el informe del Síndic que hablaba de la eficiencia del modelo Alzira "olvida que los casos complicados, las grandes intervenciones y los centros de referencia están predominantemente en centros de gestión pública directa".

Al defender su enmienda, el portavoz de Sanidad del PSOE, Jesús María Fernández, ha dicho que "la privatización que hoy debatimos y queremos evitar tiene un nombre: concesiones sanitarias; un autor: el Partido Popular; y dos razones: la ideológica y los intereses económicos".

Se ha referido a estas políticas "el inicio de una larga y chapucera carrera de privatizaciones a las que se dedicaron con ahínco los dos gobiernos del PP, precisamente los más corruptos por lo que conocemos hoy: Valencia y Madrid".

Críticas de C's y PP

Las críticas a la propuesta han venido por parte de Ciudadanos y PP. El portavoz de Sanidad de la formación naranja, Francisco Igea, ha afirmado que "dar concesiones a amigos, sin riesgo alguno porque se rescata siempre, sin control y sin rendición de cuentas no es neoliberalismo, podemos llamarle neoclientelismo". No obstante, sí ha defendido que pueda existir la gestión privada: "Nosotros no somos las personas que acusamos que el afán de lucro y el interés personal es el demonio".

Ciudadanos había planteado retirar el segundo punto de la propuesta de Podemos sobre derogar las normas que permiten la gestión privada. "Estamos de acuerdo en hacer un estudio, pero antes de tener los resultados del estudio, piden prohibir todos los conciertos, entonces, ¿para qué hacemos el estudio?"

Las críticas del PP han venido por parte de la diputada María del Carmen Hernández, que ha pedido que "dejen los prejuicios a un lado" y ha dicho que Podemos no quiere negociar porque "se niegan a que nos sentemos a hablar como con el pacto de estado propuesto en el Senado". La diputada ha asumido las palabras de la ministra de Sanidad: "La defensa de la sanidad pública es clara, decidida y firme"