18 de agosto de 2017 | Actualizado: Viernes a las 15:30
Política Sanitaria > Parlamentarios

Podemos encuentra un atajo para derogar el Real Decreto 16/2012 "a trozos"

Presenta una PNL en el Congreso para modificar uno de los capítulos de la norma

Amparo Botejara, diputada de Unidos Podemos.
Podemos encuentra un atajo para derogar el Real Decreto 16/2012 "a trozos"
Carlos Corominas
Jueves, 13 de abril de 2017, a las 17:30
Unidos Podemos ha presentado una Proposición No de Ley para derogar una parte del Real Decreto 16/2012. La iniciativa plantea modificar el capítulo II de la norma de 2012 que modifica la ley de 2003 y divide la cartera básica en tres: una cartera común básica, una cartera común suplementaria y una cartera común de servicios accesorios. La idea es volver a lo planteado en la norma original.

Según ha explicado Amparo Botejara, diputada de Unidos Podemos, a Redacción Médica, se trata de ir derogando el Real Decreto 16/2012 "a trozos". El movimiento de Podemos trata de burlar el veto del Gobierno a una propuesta del PSOE de recuperar la sanidad universal.

El derecho a bloquear iniciativas parlamentarias es una potestad del Gobierno si considera, y justifica, que la aplicación de una propuesta afecta a los Presupuestos Generales del Estado. El veto ahora mismo se encuentra en estado de espera ya que la Mesa del Congreso, con el apoyo de PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos, ha pedido más información al Gobierno que justifique su decisión.

Botejara ha criticado que "la cartera que teníamos contemplada en la ley de 2003 quedó fragmentada en el de 2012 y eso afecta a la equidad y al acceso de las personas". La diputada reconoce que se trata de un intento por cambiar el polémico Real Decreto, pero entiende las limitaciones de una propuesta de este tipo: "Esto es una Proposición No de Ley y sabemos el poco recorrido que tiene".

Tres carteras

Con la modificación de 2012 se incluyeron en la cartera común suplementaria, "sujetas a aportación del usuario", la prestación farmacéutica, la ortoprotésica y la prestación con productos dietéticos. También se incluía el transporte sanitario no urgente.

Pasaron a denominarse como servicios accesorios  "aquellas actividades, servicios o técnicas, sin carácter de prestación, que no se consideran esenciales y/o que son coadyuvantes o de apoyo para la mejora de una patología de carácter crónico, estando sujetas a aportación y/o rembolso del usuario".