22 de noviembre de 2017 | Actualizado: Martes a las 21:35
Política Sanitaria > Otras profesiones

Rechazo total de los psicólogos a las 'terapias de conversión homosexual'

Considera que estas prácticas solo promueven más problemas de ansiedad, depresión e incluso suicidio

Francisco Santolaya Ochando, presidente del Consejo General de Colegios de Psicología.
Rechazo total de los psicólogos a las 'terapias de conversión homosexual'
Redacción
Jueves, 16 de febrero de 2017, a las 16:50
Lucha contra la discriminación sexual. El Consejo General de la Psicología de España ha emitido, a través de un comunicado, su total rechazo contra los profesionales que persisten en ofertar tratamientos que prometen “curar” la homosexualidad a través de la llamada ‘terapia de conversión’. En esta línea, adopta la postura de la American Psychological Assotiation (APA) en 2009, cuando se declaró del todo inadmisible que los profesionales de la salud mental indicaran, instaran o hicieran creer a sus pacientes que es posible modificar su orientación sexual y convertirse en heterosexuales mediante algún tipo de intervención terapéutica o tratamiento.

El Consejo General de la Psicología recuerda que la decisión está argumentado con un total de 83 estudios acerca del cambio de orientación sexual que llevan a concluir que no existe ninguna evidencia científica de que una persona homosexual pueda dejar de serlo. Al contrario, existen pruebas de fallidos esfuerzos por conseguirlo que “suelen derivar en problemas de ansiedad, depresión y suicidio”. De ahí que muestren su total apoyo a la decisión tomada, en 1973, por la Asociación Americana de Psiquiatría para la eliminación de la homosexualidad del 'Manual de Diagnóstico de los trastornos mentales' (DSM).

“Muchas personas se acercan a este tipo de terapias debido a las fuertes presiones que reciben en su entorno y al rechazo a su orientación sexual”, indica el comunicado. En esta línea, apuntan que “es mucho más probable que aquellos entornos que consideran la homosexualidad como una enfermedad mental o un pecado, ejerzan un mayor nivel de  presión sobre las personas con una orientación homosexual, pudiendo favorecer la génesis de conflictos internos, tal como la homofobia interiorizada, que coloca a quienes lo sufren en una situación de mayor vulnerabilidad frente a quienes ofrecen soluciones falsas, milagrosas y evidentemente ineficaces”.

Desde el Consejo General de la Psicología han recomendado intervenir en el sentido de la aceptación de la homosexualidad como forma de eliminar el conflicto interno, de manera que las personas vivan integrando su orientación de una forma asertiva.