El Consejo General de la profesión admite que la pandemia ha podido poner obstáculos a los infractores

Odontología, cauta ante la caída del intrusismo un 44% en el año del Covid
Óscar Castro.


02 abr 2021. 16.00H
SE LEE EN 4 minutos
El Juzgado de lo Penal de Albacete condenó este marzo a un protésico dental por realizar labores propias de un odontólogo sin la formación adecuada. Se trata de la primera sentencia firme contra un intruso de la profesión en lo que va de año, aunque en el sector asumen que no será la única, pues se trata de una práctica todavía latente en España. Eso sí, a una intensidad menor. 

Según la información facilitada por el Consejo General de Dentistas, las resoluciones por intrusismo en el sector de la odontología notificadas por los Colegios Oficiales se han reducido sensiblemente en los últimos años. En 2018 informaron de nueve sentencias condenatorias, ocho de ellas contra protésicos y otra contra la propietaria de una clínica que tampoco era dentista.

En 2019 se registraron otras cinco condenas, todas contra protésicos, y en el siguiente ejercicio el número se redujo a cuatro (tres protésicos y una higienista). En el año de la pandemia del coronavirus, las condenas cayeron un 44 por ciento respecto a tres ejercicios atrás.

"Los intrusos tienden a desaparecer"


Entre las razones que explican esa menor actividad delictiva en el campo de la odontología durante el ‘año Covid’ se encuentra la del confinamiento. “El impedir la movilidad, el confinamiento, hace muy difícil justificar estos trabajos”, destaca el presidente del Consejo General de Dentistas, Óscar Castro, quien añade que tras la pandemia “ha habido cambios en todo”, incluido en el “comportamiento de los pacientes”, de forma que se ha priorizado la seguridad.

En declaraciones a Redacción Médica, Castro incide en el hecho de que “los tiempos están cambiando” de tal manera que los intrusos en esta profesión tienden a “desaparecer”. Principalmente, por la innovación tecnológica, que hace que la “mano humana” intervenga cada vez menos en el proceso. Esta maquinaria resulta inaccesible para muchos infractores. 

Por otro lado, el presidente del Consejo de Dentistas celebra que también en la esfera política comienza a penetrar el pensamiento de que es necesaria una legislación más firme sobre este asunto. Es algo que “urge”, a juicio de Castro, quien afirma que la ley es “muy laxa” con unos delincuentes a los que les llega a “salir rentable” el intrusismo.

"Ante un bien tan fundamental como es el derecho a la salud vemos que las penas judiciales que se imponen a estos delincuentes son siempre verdaderamente insuficientes, se alejan mucho del espíritu de una ley que sea coercitiva para que ese delito no se vuelva a producir.  Si un intruso cobra 600 euros por prótesis y la multa es de 300…”, apunta.

Insiste Castro en que es necesario “un endurecimiento de las penas”, así como una modificación de la ley de sociedades profesionales para que “no cualquier persona pueda abrir una clínica dental”. Entre otros objetivos, añade, se encuentra el de evitar escándalos como los de Funnydent o Dentix. “Aunque hago una premonición: volverá a pasar”, concluye.

Aval de la Justicia


Castro subraya que “llegará un momento en que el intrusismo se verá relegado”, aunque opina que no será tanto por la actuación de la Justicia “sino porque la tecnología pondrá a cada uno en su sitio”.  No obstante, también en los juzgados se han producido avances recientes en la batalla contra los falsos dentistas.

Este mismo marzo, el Tribunal Supremo dictaminó que los odontólogos son los únicos profesionales con competencias para la toma de las impresiones, registros bucodentales y la posterior colocación de las prótesis dentales en el paciente, siendo competencia del protésico dental “el cumplimiento de lo indicado en la prescripción, pero nada más”.

Una sentencia que fue aplaudida por el Consejo que preside Óscar Castro, que reitera: “Para hacer tratamiento en el ámbito bucodental tienes que estar en posesión del título oficial de dentista. Quien actúe en este ámbito ilegalmente, actuaremos legalmente con la máxima contundencia, afirma.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.