Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 16:30
Política Sanitaria > Otras profesiones

Los fisioterapeutas quieren un ámbito de representación propio en Satse

Las conversaciones con el sindicato enfermero han sido positivas

Miguel Villafaina.
Los fisioterapeutas quieren un ámbito de representación propio en Satse
Marcos Domínguez
Sábado, 10 de septiembre de 2016, a las 14:00
La poca presencia de fisioterapeutas en los centros sanitarios ha conllevado que su voz no sea bien escuchada en el debate laboral. “Somos el 1,5 por ciento del personal en un hospital”, explica Miguel Villafaina, presidente del Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España, a Redacción Médica. “No tenemos sindicato propio porque no ha habido un número suficiente de personas” para montarlo.

En este contexto, Villafaina afirma que ha habido conversaciones con el Sindicato de Enfermería, Satse, para tener representación dentro del mismo, y las sensaciones han sido positivas. “Nuestras relaciones son excelentes”, afirma, y espera llevar esta sugerencia a la mesa del Consejo en breve.
 
Satse abrió a los fisioterapeutas la posibilidad de afiliarse hace tan solo unos años, y en la actualidad lo han hecho unos 1.500, informa Mar Rocha, portavoz del sindicato. De momento, “no tenemos secretaría propia para fisioterapeutas, pero nuestra estructura es muy dinámica y puede surgir de forma natural”, explica.

Del recelo a la confianza
 
En principio, los fisioterapeutas “veían con algo de recelo” la apertura del sindicato enfermero, “pero se van animando poco a poco”. Los enfermeros, cuenta Rocha, “no estamos aislados, trabajamos de forma multidisciplinar y nuestras reivindicaciones coinciden muchas veces con las de otros profesionales”. “En todas las mesas de negociación en las que estamos damos voz a sus reivindicaciones”.
 
El sindicato se hacía eco recientemente, aprovechando la celebración del Día Mundial del Fisioterapeuta, de la escasez de plazas en la sanidad pública y pedían la convocatoria de ofertas de empleo con puestos suficientes para poder acabar con las listas de espera en este ámbito. La precariedad laboral (que les lleva a trabajar en el sector privado a muchos de ellos como falsos autónomos) y el intrusismo profesional son otras de las reivindicaciones de la profesión.