Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50
Política Sanitaria > Otras profesiones

Los psicólogos censuran el uso televisivo de la hipnosis

El Colegio del colectivo en Santa Cruz de Tenerife alerta de que propaga una imagen falsa de este recurso terapéutico

El hipnotizador Jeff Toussaint ofrece espectáculos en España, y, de forma reciente, ha aparecido en una cadena de televisión.
Los psicólogos censuran el uso televisivo de la hipnosis
Lunes, 11 de abril de 2016, a las 15:50
El Colegio Oficial de Psicología de Santa Cruz de Tenerife y su Comisión de Hipnosis han criticado que se utilice este recurso como espectáculo televisivo ya que, desde su punto de vista, perjudica la imagen que la población recibe de él.

Los miembros de la Comisión, Irene Pérez, Lucía Ferreira y Luca Miceli, han denunciado en efecto, por medio de un escrito, el posible “fraude o intrusismo ante esta pseudoaplicación de la hipnosis”, frente al correcto uso profesional por parte de los psicólogos y otros especialistas, que la incorporan para el campo que les capacita su profesión.

Según el escrito, la hipnosis como técnica terapéutica ha sido “repetidamente maltratada”, ya que normalmente se asocia a la pérdida de voluntad y conciencia al quedar el paciente a merced de los deseos de otra persona y no recordar nada de lo que ha hecho bajo sus efectos.

Esta situación, aseguran los psicólogos, genera perjuicios para la salud de quienes reciben la hipnosis. De hecho, según la Comisión de Hipnosis del COP, lo ocurrido en alguno de los programas “no es real ni está científicamente avalado”.

Además, han criticado que la imagen que se ofrece promueve de manera reiterada algunos de los mitos relacionados con la hipnosis “como que el hipnotizado está bajo el control del hipnotizador, cuando es una técnica que realmente fomenta el autocontrol”.

Otro de los mitos, han subrayado, es que el hipnotizado “realiza de forma involuntaria aquellos actos que le pide el hipnotizador, cuando la persona hipnotizada puede perfectamente decidir si realiza lo que se le pide o no, controlando la situación hipnótica en todo momento”.

También niegan que el hipnotizado esté dormido, pues “se sabe desde hace más de cincuenta años que las personas hipnotizadas están despiertas y muy activas; si bien es cierto que se entra en un estado de relajación, pero nunca se duerme ni se pierde la conciencia”.

No existe amnesia en el hipnotizado

Otro mito reside en que la persona hipnotizada tiene amnesia de lo que hace bajo hipnosis. Los psicólogos aclaran que éste es un fenómeno altamente infrecuente que afecta a no más del 1,5 por ciento de las personas hipnotizadas, y que depende de su capacidad de amnesia, no de hipnosis, por lo que la mayoría de las personas hipnotizadas “no sólo no olvidan, sino que recuerdan todo lo sucedido bajo la hipnosis”.

El COP explica en su escrito que a lo largo de la emisión del programa “se repite en varias ocasiones que el hipnotizador ha estado preparando a los hipnotizados, seguramente ensayando los trucos que se realizaron en el plató, fomentando por parte del hipnotizador, hipnotizados y presentadores del programa la hipnosis como magia”.

Han señalado, incluso, que una persona utilizada, presuntamente del público, resultó ser un actor televisivo, como publicaron diversos diarios.

En opinión de la Comisión del COP, “desde el programa se contribuyó a deteriorar enormemente la imagen de la hipnosis, una prestación sanitaria y un procedimiento con un considerable apoyo empírico que demuestra su efectividad como coadyuvante a diversos tratamientos psicológicos y médicos”.

Por ello, ven preciso resaltar que a los que se perjudica en última instancia es “a los usuarios y pacientes que pueden buscar una hipnosis eficaz y científicamente contrastada”.

La hipnosis, explican, es un campo de investigación científico experimental que implica un conjunto de procedimientos clínicos muy variados que, como técnica dentro de un tratamiento multimodal, ayuda a incrementar la eficacia y eficiencia de las intervenciones y tratamientos o terapias de distintos problemas médicos-psicológicos, de la salud en general.

Por lo tanto, los psicólogos insisten en que una difusión de la hipnosis que distorsione, tanto sus aplicaciones, como el conocimiento científico que se tiene sobre ella, puede causar “un serio perjuicio a sus usuarios”.