Una sola dosis de la vacuna contra el VPH previene el cáncer de cérvix

El estudio abre la posibilidad de reducir el coste de las campañas de vacunación

Ana M. Rodríguez, autora del estudio.
Una sola dosis de la vacuna contra el VPH previene el cáncer de cérvix
lun 10 febrero 2020. 06.00H
Una sola dosis de la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) es tan efectiva como múltiples dosis para prevenir la enfermedad cervical preinvasiva, que luego puede convertirse en cáncer cervical. Así lo asegura una nueva investigación publicada en línea en Cancer, la revista de la Sociedad Americana de Cáncer (ACS).

El VPH es una infección persistente con ciertos tipos de virus que puede causar cáncer de cuello uterino. Para prevenirla, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos recomienda que los adolescentes, tanto niños como niñas, menores de 15 años reciban un programa de dos dosis de la vacuna contra el VPH. En España se vacuna a las niñas a los 12 años.

Para determinar la efectividad de otros programas de dosis, Ana M. Rodríguez, de la Universidad de Texas en Galveston, y sus colegas examinaron información sobre mujeres de 9 a 26 años que no fueron vacunadas o que recibieron uno o más VPH dosis de vacunas entre enero de 2006 y junio de 2015.

El análisis incluyó 133.082 mujeres (66.541 vacunadas y 66.541 no vacunadas). Para las mujeres de 15 a 19 años, las que recibieron una, dos o tres dosis de la vacuna contra el VPH tuvieron tasas más bajas de enfermedad cervical preinvasiva que las adolescentes que no estaban vacunadas.

En cinco años, el 2,65 por ciento de los adolescentes no vacunados de 15 a 19 años desarrollaron enfermedad cervical preinvasiva, en comparación con el 1,62 por ciento, 1,99 por ciento y 1,86 por ciento en los grupos de una, dos y tres dosis, respectivamente.


Riesgo de enfermedad cervical preinvasiva


El riesgo de enfermedad cervical preinvasiva fue 36 por ciento, 28 por ciento y 34 por ciento menor para los adolescentes que recibieron una, dos y tres dosis, respectivamente, en comparación con los adolescentes que no fueron vacunados.

Para los grupos de edad más jóvenes (menos de 15 años) y más mayores (20 años o más), los investigadores no encontraron diferencias significativas entre los grupos vacunados en términos de riesgo de enfermedad cervical preinvasiva.

"Este estudio muestra el impacto de la vacunación a edades más tempranas y su protección duradera a largo plazo contra el cáncer de cuello uterino -señala Rodríguez-. Es importante educar a los padres sobre la necesidad de vacunar a sus hijos".

Un editorial acompañante discute las implicaciones para la salud pública de los hallazgos del estudio. "Si una dosis de la vacuna contra el VPH fuera suficiente para una protección efectiva, la implementación y la ampliación de la vacuna contra el VPH requerirían menos logística..., las dosis disponibles podrían extenderse aún más y el costo general sería menor", escriben los autores.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.