14 dic 2018 | Actualizado: 21:45

Pelea entre autoridades sanitarias sobre los móviles y el riesgo de cáncer

FDA y National Institutes of Health debaten sobre las conclusiones de un estudio en ratas

Pelea entre autoridades sanitarias sobre los móviles y el riesgo de cáncer
mar 06 noviembre 2018. 17.15H
Investigadores del Programa Nacional de Toxicología de Estados Unidos (NTP, por sus siglas en inglés), parte del Instituto Nacional de Salud Pública, dentro de los National Institutes of Health, han publicado el informe final sobre sus estudios de radiacion de radiofrecuencia en ratas y asociación al cáncer.

En dicho informe dicen que las ratas macho expuestas a altos niveles de radiación de radiofrecuencia (RFR, por sus siglas en inglés) desarrollaron tumores en el corazón, un tipo de cáncer muy raro conocido como schwannoma.

Además, las ratas macho adultas también incrementaron su riesgo de desarrollar tumores cerebrales y en las glándulas suprarrenales. Uno de los científicos del NPT, John Bucher, ha señalado que “creemos que la asociación entre radiación por radiofrecuencia y tumores en ratas macho es real, y los expertos externos se han mostrado de acuerdo”. Frente a estos resultados en ratas macho adultas, el estudio no reveló las mismas conclusiones con ratas hembra y ratones.


Reacción de la FDA



La FDA ha enfatizado que el estudio produjo algunos "resultados inusuales"


No obstante, la Agencia de Alimentación y Medicamentos de EEUU (FDA, por sus siglas en inglés) ha reaccionado a la noticia: “Tras revisar el estudio, no estamos de acuerdo, sin embargo, con las conclusiones del informe final sobre la ‘evidencia clara’ de actividad carcinogénica en roedores expuestos a energía de radiofrecuencia”, ha explicado Jeffrey Shuren, director de Dispositivos y Salud Radiológica de la agencia.

“La totalidad de la evidencia científica sigue sin apoyar los efectos adversos en humanos causados por exposiciones dentro de los límites actuales de exposición por energía de radiofrecuencia”. “Creemos que existen límites de seguridad que se mantienen aceptables para proteger la salud pública”, subraya.


La exposición cuadruplica el máximo permitido


El estudio del NTP llevó más de 10 años en completarse, llegando a costar unos 430 millones de dólares. Medía los efectos de la radiación de las redes 2G y 3G en ratas y ratones. Los niveles de exposición eran mayores que los típicamente experimentados por humanos. El nivel más bajo era el máximo permitido para las personas, y los siguientes llegaban a cuadruplicarlos.

Bucher acepta esta objeción y ha señalado que los niveles de exposición no pueden ser comparados directamente con los que experimentan los humanos al utilizar un teléfono móvil. “En nuestros estudios, ratas y ratones recibieron radiación de radiofrecuencia por todo el cuerpo. Por el contrario, las personas se exponen sobre todo en tejidos locales específicos cercanos a donde mantienen el teléfono”.

Por su parte, la FDA ha enfatizado que el estudio produjo algunos “hallazgos inusuales”, incluyendo que las ratas macho expuestas vivieron más que las no expuestas, que solo la más alta dosis de radiación se asoció con el desarrollo de schwannomas, y que no había respuesta dependiente de la dosis.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.