Este nuevo hallazgo abre las puertas para la prevención y el tratamiento en pacientes que padecen la patología

La carne roja genera mutaciones cancerígenas en el colon y mayor mortalidad
Imagen de carnes rojas.


17 jun 2021. 15.05H
SE LEE EN 4 minutos
Un estudio realizado por la Escuela de Medicina de Harvard y el Instituto de Cáncer Dana-Farber ha evidenciado que la carne roja provoca mutaciones cancerígenas en el colon y una mayor mortalidad. Pese a que existen investigaciones preclínicas que avalan este hallazgo, no se había demostrado un vínculo molecular directo con el progreso del cáncer colorrectal en este grupo de pacientes.

"Sabemos desde hace algún tiempo que el consumo de carne procesada y carne roja es un factor de riesgo para el cáncer colorrectal. Lo que faltaba era una demostración de que los cánceres colorrectales de los pacientes tienen un patrón específico de mutaciones que se pueden atribuir a este tipo de carnes", ha declarado Mario Giannakis, MD, PhD, profesor asistente de medicina en la Escuela de Medicina de Harvard y médico del Instituto de Cáncer Dana-Farber, en una reciente publicación en en la revista de la Asociación Estadounidense para la Investigación del Cáncer Cancer Discovery.

A partir de este hallazgo, Giannakis explica que la identificación de estos cambios moleculares en las células del colon que pueden causar cáncer no solo “respaldaría” el papel de la carne roja en el desarrollo del cáncer colorrectal, sino que también “proporcionaría” nuevas vías para la prevención y el tratamiento del mismo.

Para identificar los cambios genéticos asociados con la ingesta de carne roja, Giannakis y su equipo secuenciaron el ADN de tejidos tumorales normales y colorrectales compatibles de 900 pacientes con cáncer colorrectal que habían participado en uno de los tres estudios de cohorte prospectivos a nivel nacional. Previamente todos los pacientes habían proporcionado información sobre sus dietas, estilos de vida y otros factores en el transcurso de varios años antes de su diagnóstico de cáncer colorrectal.


"Sabemos desde hace algún tiempo que el consumo de carne procesada y carne roja es un factor de riesgo para el cáncer colorrectal"



Presencia de formas mutacionales


A partir de esta investigación, se reveló la presencia de varias firmas mutacionales en el tejido del colon normal y canceroso, incluida una firma indicativa de alquilación, una forma de daño del ADN. La firma alquilante se asoció significativamente con la ingesta previa al diagnóstico de carne roja procesada o sin procesar, pero no con la ingesta previa al diagnóstico de aves de corral o pescado o con otros factores del estilo de vida.

El consumo de carne roja, en tanto, no se asoció con ninguna de las otras firmas mutacionales identificadas en esta investigación. De acuerdo con estudios previos que vinculaban el consumo de carne roja con la incidencia de cáncer en el colon distal, Giannakis y sus colegas encontraron que el tejido normal y canceroso del colon distal tenía un daño por alquilación significativamente mayor que el tejido del colon proximal.


Mutaciones cancerígenas en KRAS y PIK3CA


"Estos hallazgos sugieren que el consumo de carne roja puede causar un daño alquilante que conduce a mutaciones cancerígenas en KRAS y PIK3CA, promoviendo así el desarrollo del cáncer colorrectal. Nuestros datos respaldan aún más la ingesta de carne roja como factor de riesgo para este tipo de cáncer y también brindan oportunidades para prevenir, detectar y tratar esta enfermedad", ha afirmado el autor de la publicación.


Firma mutacional alquilante como biomarcador


Entre las conclusiones, Giannakis ha explicado que si los médicos pudieran identificar a las personas que están genéticamente predispuestas a acumular daños por alquilación, se les podría recomendar que limiten la ingesta de carne roja como una forma de prevención de precisión. Además, la firma mutacional alquilante podría usarse como un “biomarcador” para identificar a los pacientes con mayor riesgo de desarrollar cáncer colorrectal o para detectar el cáncer en una etapa temprana.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.