15 nov 2018 | Actualizado: 19:10

El psico-oncólogo, plenamente reconocido en España

No obstante, la SEPO reconoce diferencias autonómicas en su implantación en los servicios de Oncología

La amplitud de emociones que aborda el paciente en cada fase de la enfermedad ha llevado a necesitar una especialización.
El psico-oncólogo, plenamente reconocido en España
mié 26 octubre 2016. 09.20H
Marcos Domínguez
En ocasiones, superar el cáncer no tiene que ver con cirugías, quimioterapias o medicina de precisión. A veces, la huella que deja la enfermedad en la mente es tanto o más dura que en el cuerpo.
 
De esa percepción surge la psico-oncología. Son tantas y tan diferentes las fases por las que pasa un paciente de cáncer (donde los límites entre la supervivencia o no, la curación o la cronicidad a veces están más difuminados de lo que parece) que hace falta un profesional psicológico especializado en el largo camino que supone esta enfermedad.
 
“Para abordar la problemática psicológica que puede llegar a presentar el paciente oncológico y su familia es necesario conocer la enfermedad”, explican desde la Sociedad Española de Psico-Oncología (SEPO). “Asimismo, es necesario el estudio de las diferentes fases de la enfermedad”, continúan, matizando además que la importancia de “conocer la realidad específica del cáncer en las diferentes edades”.
 
La psico-oncóloga Clàudia Massé detalla cómo en el pre-diagnóstico, la persona puede experimentar sentimientos como la negación, el miedo y el bloqueo, que cambian a ira, tristeza o aislamiento social al confirmarse el diagnóstico. Durante el tratamiento, sin embargo, estará más tranquila y podrá entender mejor la información que le proporcionen los especialistas.
 
El grado de implantación de esta disciplina en España no tiene que envidiar a los países de su entorno. Un estudio reciente de la revista The Breast coloca a nuestro país entre los países que más han desarrollado la atención psico-oncológica, con objetivos específicos, medidas desarrolladas e indicadores que midan su resultado incluidos dentro de la estrategia pública contra la enfermedad.  Por delante de países como Francia, Reino Unido o Suecia.
 
Ruth Vera, vicepresidenta de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM)

Ruth Vera.

La SEPO señala que “la Estrategia Nacional del Cáncer del SNS reconoce entre sus puntos principales la necesidad de incluir la atención psico-oncológica especializada”, por lo que es un servicio “que deben incluir los centros de referencia oncológicos en todo el territorio nacional”. No obstante, al ser su implantación responsabilidad autonómica, “sí que existen diferencias entre comunidades autónomas”.
 
Alto impacto emocional

Desde la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), su vicepresidenta, Ruth Vera, admite que, aunque es una figura “bastante implantada”, todavía no se ha realizado una encuesta para determinar la cantidad de estos profesionales en los servicios de Oncología, pero su figura está plenamente integrada. En su hospital, el Complejo Hospitalario de Navarra, donde hay dos especialistas trabajando, “es uno de los puntos clave de la colaboración con la Asociación Española Contra el Cáncer” (AECC).
 
Vera apunta la cuestión numérica del cáncer para explicar la necesidad de un psicólogo especializado: “es la primera causa de muerte en nuestro país”. Se trata de una enfermedad con alto impacto emocional con pacientes crónicos y un “50 por ciento de pacientes que todavía no se curan”.
 
“La primera vez que viene el paciente al servicio se le ofrece la posibilidad de atención del psico-oncólogo”, explica la vicepresidenta de SEOM. Posibilidad abierta durante todo el proceso, no solo para el paciente sino también para su familia. Además, en aquellos ingresados, “hay un día a la semana de sesión en planta y el psico-oncólogo participa en ella”. Tiene acceso a la historia clínica y anota su curso evolutivo.
 
Vera observa la necesidad de este profesional para aspectos que están fuera del alcance del oncólogo. “La información es necesaria y tocan situaciones que nosotros, como médicos, no sabemos manejar”. Concluye: “El cáncer es una enfermedad con alta carga emocional”.
 
El trámite para dar una mala noticia, cómo manejar la situación familiar ante la proximidad de la muerte, sobre todo si hay niños, e incluso el manejo del estrés de los propios profesionales médicos. Desde la SEPO destacan que este servicio puede utilizarse “de forma indirecta, como consultor del equipo multidisciplinar. Del tipo de tarea a realizar se derivará el modo de coordinación con el resto de profesionales.
 
Según Ruth Vera, “los pacientes que tienen un buen control de la enfermedad resultan más fáciles para hablar, manejar los efectos secundarios, las toxicidades, etc.” En el Complejo Hospitalario de Navarra llevan más de 15 años con atención pisco-oncológica y “mejora mucho la calidad de la atención”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.