El CNIO crea un nuevo grupo de investigación sobre Oncología Computacional

El objetivo es desarrollar innovadoras metodologías de diagnóstico en tumores de genoma complejo

El investigador, Geoff Macintyre.
El CNIO crea un nuevo grupo de investigación sobre Oncología Computacional
lun 20 enero 2020. 15.10H
El Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) ha anunciado la incorporación del investigador australiano Geoff Macintyre, procedente de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), que pondrá en marcha un Grupo de Oncología Computacional para desarrollar innovadoras metodologías de diagnóstico en estos tumores de genoma complejo (como pulmón, cerebro, páncreas, póstrata, ovarios o esófago), que sean capaces de predecir su progresión y malignidad antes incluso de que aparezcan.

Según ha informado el CNIO en un comunicado, el objetivo a largo plazo de este nuevo grupo de investigación será proporcionar tratamientos quimiopreventivos a pacientes con lesiones premalignas de alto riesgo, adelantar la medicina de precisión a las fases más iniciales de la enfermedad y facilitar el reposicionamiento de fármacos.

Macintyre, biólogo computacional, ha estado desarrollando en los últimos cinco años metodologías computacionales para comprender cómo evolucionan estos tumores a lo largo del tiempo. "Lo llamamos arqueología oncológica. El ADN tumoral contiene un archivo histórico de mutaciones y, con los algoritmos adecuados, podemos estudiar su pasado", explica.


"El ADN tumoral contiene un archivo histórico de mutaciones y podemos estudiar su pasado"


A largo de estos años, el científico ha desarrollado métodos computacionales que le permiten identificar en qué momentos de la vida de un tumor se han ido produciendo las diferentes mutaciones estructurales, y qué procesos las han originado. Estos procesos pueden prolongarse durante meses, años o décadas.


Patrones de mutaciones


"Cuando secuenciamos el ADN de un tejido tumoral, obtenemos lecturas de todas las mutaciones estructurales que han ocurrido en la vida del tumor. He desarrollado una tecnología que encuentra patrones de estas mutaciones que son diferentes según lo que las haya causado, como, por ejemplo, errores en los mecanismos de reparación del ADN o un acortamiento aberrante de los extremos de los cromosomas, los telómeros", apunta Macintyre.

Partiendo de lo aprendido en estos trabajos, el nuevo Grupo de Oncología Computacional que dirige en el CNIO irá mucho más atrás en el tiempo y analizará las condiciones pretumorales, es decir, las que había antes del surgimiento del cáncer. Macintyre secuenciará el ADN de lesiones premalignas y desarrollará algoritmos específicos para observar la inestabilidad cromosómica en sus fases más iniciales, antes de que cause tumores agresivos.

En un inicio, trabajará con tejidos de cáncer de pulmón, pero espera poder ampliar sus estudios a cáncer de esófago y páncreas en próximas fases de la investigación. "Quiero tratar, no tanto las mutaciones en sí, como la inestabilidad cromosómica que causa el desarrollo del tumor y su resistencia a terapias. El objetivo de mi equipo a largo plazo (en los próximos cinco o diez años) será proporcionar tratamientos quimiopreventivos a pacientes con enfermedades premalignas de alto riesgo", asegura.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.