15 nov 2018 | Actualizado: 19:10

"Un tercio de las muertes por cáncer son evitables"

Ruth Vera, vicepresidenta de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM)

La vicepresidenta de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), Ruth Vera.
"Un tercio de las muertes por cáncer son evitables"
sáb 04 febrero 2017. 12.10H
@JavierBarbado
La inmunoterapia ha revolucionado la terapia frente al cáncer con resultados notables frente a algunos tumores, entre otros el de pulmón, riñón, cabeza y cuello e incluso melanoma. Al mismo tiempo, se sabe que dos tercios de las muertes por la enfermedad se atribuyen a causas que, en su origen, son en potencia evitables. Dos observaciones que aportan esperanza a los enfermos y que la vicepresidenta de una de las principales sociedades médico-científicas españolas ha dado a conocer a Redacción Médica este sábado, Día Mundial del Cáncer.
 
¿Es la inmunoterapia la esperanza más novedosa y prometedora frente a la enfermedad?
 
La inmuno-oncología ha supuesto un cambio de paradigma en el tratamiento del cáncer convirtiéndose en una de las nuevas armas de tratamiento. Es una nueva estrategia que dota al sistema inmune de la capacidad de luchar contra nuestras propias células tumorales.
 
Por otra parte, el conocimiento de los diferentes subtipos moleculares en muchos tumores, el desarrollo de fármacos que bloquean determinadas alteraciones moleculares, los análisis de big data para elegir la mejor opción de tratamiento para un paciente determinado y, en consecuencia, lo que denominamos Medicina de precisión, se puede considerar como otra de las novedades en el abordaje y tratamiento del cáncer. Seguramente necesitaremos poner todas las cartas juntas para obtener los mejores resultados.
 
¿Qué tipos de tumores provoca, hoy día, las tasas de mortalidad más elevadas?
 
La mortalidad por cáncer en el año 2014, en España, fue de 106.039 fallecimientos (65.019 casos en varones y 41.020 en mujeres).  Los tumores responsables del mayor número de fallecimientos en 2014 en España fueron el cáncer de pulmón (21.220 muertes) y el cáncer colorrectal (15.449 muertes), seguidos a una gran distancia del cáncer de páncreas (6.278 muertes), cáncer de mama (6.213 muertes) y cáncer de próstata (5.855 muertes).  En 2012, el cáncer de mama ocupaba el tercer lugar y el cáncer de páncreas, el cuarto, aunque en 2014 han intercambiado sus posiciones.
 
Me gustaría destacar que un tercio de la mortalidad por cáncer se debe a causas evitables. La SEOM, como sociedad científica comprometida con la población y con los pacientes con cáncer, tiene como reto contribuir a modificar los hábitos poco saludables de vida como el tabaco, el alcohol y el sedentarismo, que tanta influencia tienen en el cáncer.
 
En este sentido, desde la SEOM y en colaboración con otras sociedades científicas, anunciamos que vamos a trabajar en un documento de consenso sobre la importancia de realizar ejercicio físico, tanto como medida preventiva frente al cáncer, como demostrando el beneficio que supone para los pacientes con cáncer, como ya hemos hecho recientemente en obesidad.
 
Ya hay datos disponibles que sugieren un beneficio con el ejercicio físico en cánceres de mama, pulmón, colon y endometrio. La lucha mediante medidas protectoras y vacunas contra ciertas infecciones, como el virus de la hepatitis C o el papilomavirus, también podría ayudar a reducir la incidencia de tres tipos de cáncer: el hepatocarcinoma, el cáncer de cérvix uterino y el carcinoma de cabeza y cuello.
 
¿En qué consiste una prevención global frente a la enfermedad y qué garantías le ofrece a una persona sana de eludir el cáncer?
 
En primer lugar, tendríamos lo que denominamos prevención primaria, que consiste en evitar aquellos factores que favorecen la aparición del cáncer. Sabemos que el tabaco, el consumo excesivo de alcohol, el sedentarismo, la obesidad… están relacionados con la aparición de determinados tipos de tumores. Mejoras en esta área podrían hacer que disminuyera la incidencia del cáncer.
 
Por otra parte, la prevención secundaria consiste en la realización de exploraciones para detectar tumores en fases iniciales y, con ello, lograr mayores tasas de curación. Los programas de cribado mediante mamografía o test de sangre oculta en heces y colonoscopia son ejemplos de prevención secundaria, y con las mejoras de ésta podemos mejorar la supervivencia en diferentes tumores.
 
Sin embargo, no conocemos todos los factores capaces de provocar o favorecer la alteración de tumores, al igual que no conocemos todas las susceptibilidades genéticas relacionadas con el cáncer. Por ello, aunque una persona realice todas las actuaciones de prevención primaria y secundaria, puede desarrollar un cáncer aunque su riesgo claramente sería inferior o, en el caso de tenerlo, su esperanza de vida también podría ser superior al detectarse precozmente.
 
En general, ¿cuáles son algunas de las novedades farmacológicas que se presentaron en la última edición de ASCO o incluso se prevé que se den a conocer en la siguiente?
 
Quizá los resultados de tratamientos con inmunoterapia presentados en el año 2016 en ASCO han sido los más impactantes. Me refiero a datos presentados en tumores como cáncer de pulmón, melanoma (con datos ya de combinación de inmunoterapia), cáncer renal o tumores de cabeza y cuello.
 
En concreto, se dieron a conocer datos históricos de supervivencia en estos tipos de tumores en situación de enfermedad avanzada. Estos resultados han llevado a las agencias reguladoras a lo que se denomina aprobación acelerada en determinadas indicaciones. Este año tendremos más datos en otros tipos de tumores como son los digestivos, así como de la combinación de esa información y de la identificación de biomarcadores que nos ayuden a identificar mejor a los pacientes que más se van a beneficiar de estos tratamientos.
 
Desde su punto de vista, ¿cuántas décadas pasarán hasta hablar de un control global, si no curación, de la enfermedad en todas sus manifestaciones?
 
Puede ser vanidoso pensar que vamos a comprender todas las alteraciones de todos los diferentes tipos de tumores y que, además, vamos a tener un tratamiento para cada una de ellas en un futuro muy próximo.
 
Es verdad que, cada vez, tenemos un mayor nivel de conocimiento y un mayor arsenal terapéutico, pero nos queda mucho trabajo para tener el control total de la enfermedad. De ahí la importancia de mantener la investigación como objetivo prioritario en nuestra batalla contra el cáncer. Conocerlo nos va a dar la oportunidad de prevenirlo y también de lograr tratamientos más eficaces.
 
¿Qué se ha conseguido, en ese mismo sentido, que fuera considerado casi imposible hace unos 50 años?
 
En la actualidad, en algunos tumores somos capaces de curar a los pacientes mediante el bloqueo de una reacción química determinada por una alteración genética. Esto lo conseguimos con una pastilla. Hace 20 años estos pacientes necesitaban operaciones a veces muy complejas y, cuando el tumor no se podía extirpar, no tenían ningún tratamiento que ofreciera una supervivencia prolongada. Hoy tenemos casos de tumores avanzados con supervivencias de años y con tratamientos que les permiten mantener una buena calidad de vida. Esto, en algunos tumores como el cáncer de pulmón, era impensable.
 
La SEOM defiende el trabajo multidisciplinar en los hospitales, es decir, de distintos servicios y especialidades. Pero, ¿están preparados para ello los hospitales españoles en general?
 
Consideramos que es preciso garantizar un correcto enfoque diagnóstico y un tratamiento consensuado por un equipo multidisciplinar. Defendemos el papel central del oncólogo médico en la toma de decisiones terapéuticas en pacientes con cáncer, como especialista más cualificado y capacitado para manejar los múltiples problemas que el enfermo oncológico presenta, pero siempre en colaboración con los demás especialistas implicados en el manejo del cáncer.
 
La creciente multidisciplinariedad de las ciencias y los incesantes cambios y avances tecnológicos hacen que el intercambio de experiencias sea cada vez más habitual.
 
En este contexto, la SEOM mantiene una estrecha colaboración con otras sociedades científicas, lo que nos permite elaborar documentos de consenso que consideramos que poseen un gran valor para el sistema al contribuir a disminuir la variabilidad clínica no inherente al paciente y así favorecer la cohesión y sostenibilidad del sistema.
 
La estrategia en cáncer del Sistema Nacional de Salud (SNS) propone la atención multidisciplinar como parámetro de calidad y como eje del modelo organizativo de la atención oncológica. Los pacientes diagnosticados de cáncer tienen que ser tratados en el marco de un equipo multidisciplinar e integrado, y con un profesional que actúe como referente para el paciente
 
¿De qué manera apoya la SEOM a los pacientes?
 
La Sociedad Española de Oncología Médica tiene como uno de sus objetivos comunicar a la población qué es el cáncer, cómo se previene, cómo se diagnostica y cómo se puede tratar. Por ello, participamos activamente en la información sobre el cáncer mediante la promoción de iniciativas de divulgación sanitaria y prevención dirigidas a la población general, y la financiación de proyectos de investigación dirigidos en favor de los pacientes oncológicos.
 
Siempre estamos al lado de los pacientes y mantenemos un absoluto compromiso.   De hecho, la SEOM ha mantenido desde siempre estrechas relaciones con las asociaciones de pacientes, creo que ha logrado entender sus preocupaciones y expectativas y trata de apoyarles en todo lo que está en nuestras manos porque perseguimos objetivos comunes.
 
Esta colaboración se materializa en proyectos de asesoramiento médico en la elaboración de folletos para pacientes y familiares y otras publicaciones, presentación conjunta de acciones a los medios de comunicación, participación activa en sus congresos, invitación a participar en las reuniones científicas de la SEOM, en debates etc.
 
¿Cómo se han unido, este sábado 4 de febrero, al Día Mundial del Cáncer?

Hemos elaborado un vídeo con consejos y recomendaciones a los pacientes y familiares que acuden a la consulta del oncólogo médico. Este vídeo recuerda que cada paciente y cada tumor son diferentes y que, en Oncología, se aplica la Medicina personalizada. Asimismo, recoge cómo el oncólogo médico acompaña y ayuda al paciente en todo el proceso de su enfermedad y destaca la importancia de informarse a partir de fuentes rigurosas. Todo ello con el fin de tranquilizar a los pacientes y familiares, ofrecerles una herramienta útil y librar al cáncer de su estignma.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.