Los pacientes con esta enfermedad neurodegenerativa podrían beneficiarse de la administración de estas dos vitaminas

Nueva diana terapéutica para la enfermedad de Huntington: tiamina y biotina
Microvasos de cerebro de ratón, tejido donde disminuye el transportador de tiamina.


05 oct 2021. 12.10H
SE LEE EN 3 minutos
Un equipo liderado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha identificado una nueva diana terapéutica para la enfermedad de Huntington, una patología hereditaria que provoca la degradación progresiva o degeneración de las células nerviosas del cerebro.

El trabajo, publicado en el último número de la revista Science Translational Medicine, señala que los genes de un proceso implicado en la correcta producción de proteínas en el interior de las células, denominado poliadenilación, sufren cambios en las enfermedades neurodegenerativas, lo que vincula directamente este mecanismo con estas patologías. El trabajo sugiere que los pacientes podrían beneficiarse de una terapia basada en la administración de dos vitaminas: la tiamina y la biotina.

Para que las proteínas se produzcan de forma correcta en el interior de las células es necesario que las moléculas de ARN mensajero (ARNm) sufran poliadenilación, la cual puede variar según el momento fisiológico celular. En esta investigación, el equipo liderado por José Javier Lucas, investigador del CSIC y del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Neurodegenerativas (Ciberned) en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (CBMSO-CSIC-UAM), ha estudiado este proceso en la enfermedad de Huntington, la más prevalente de las enfermedades neurodegenerativas hereditarias, y que en España afecta a unas 4.000 personas, según la Asociación Corea de Huntington Española.

Los investigadores han comprobado que el gen SLC19A3, que codifica un transportador de tiamina (la vitamina B1), es de los más afectados en la enfermedad de Huntington. “La tiamina es esencial para el funcionamiento del cerebro y, cuando falta, se desarrollan cuadros neurológicos como el síndrome de Wernicke-Korsakoff o la Enfermedad de los Ganglios Basales que Responde a Tiamina y Biotina -BTBGD por sus siglas en inglés-, que afecta a la misma estructura cerebral que la enfermedad de Huntington: el núcleo estriado”, detalla Sara Picó, investigadora en el CBMSO-CSIC-UAM.

Disminución de tiamina


Tras analizar los niveles de tiamina en el líquido cefalorraquídeo de individuos con enfermedad de Huntington, los científicos vieron que estaba disminuida, al igual que en los individuos con BTBGD. Alberto Parras, investigador del CBMSO-CSIC-UAM y otro de los autores del artículo, subraya: “Como los pacientes con BTBGD se recuperan con la administración de altas dosis de dos vitaminas, tiamina para compensar su menor transporte, y biotina, que aumenta la expresión del transportador de tiamina, hemos ensayado el tratamiento en modelos animales de la enfermedad de Huntington y hemos observado mejoras en varios aspectos”.

“No existen tratamientos curativos para la mayoría de las enfermedades neurodegenerativas. Aunque se están desarrollando algunos basados en terapia génica o anticuerpos, estos tienen, además de su alto coste, la desventaja de que se basan en moléculas cuyo gran tamaño dificulta la accesibilidad a las áreas cerebrales afectadas. Por eso es importante identificar nuevas dianas terapéuticas abordables con fármacos fáciles de administrar”, resalta Lucas.

El equipo liderado por Lucas está diseñando un ensayo clínico, financiado por CIBERNED y coordinado por Pablo Mir, del Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBIS-CSIC-US-Junta de Andalucía), para analizar si las altas dosis de tiamina y biotina requeridas para el efecto terapéutico observado en ratones son seguras y tolerables por los pacientes con enfermedad de Huntington. Serán necesarias fases posteriores con más pacientes para evaluar su posible eficacia terapéutica.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.