19 de octubre de 2017 | Actualizado: Miércoles a las 20:30
Especialidades > Neurología

El escáner PET revela casos de alzhéimer mal diagnosticados

Las imágenes demuestran que un alto porcentaje no tiene las placas amiloides, claves en la patología

Los hallazgos supondrán un ahorro en medicamentos innecesarios.
El escáner PET revela casos de alzhéimer mal diagnosticados
Redacción
Jueves, 20 de julio de 2017, a las 11:30
Un estudio del Centro de Memoria y Envejecimiento de la Universidad de California (Estados Unidos) sobre cómo los escáneres de tomografía por emisión de positrones (PET por sus siglas en inglés) puede cambiar el diagnóstico del alzhéimer ha revelado que muchos pacientes no tienen la enfermedad.

Los resultados, presentados en la Conferencia Internacional de la Asociación de Alzheimer en Londres, se extrajeron tras un análisis durante cuatro años a más de 18.000 enfermos con deterioro cognitivo leve (MCI) o demencia en el que se buscaba comprobar si sus cerebros contenían las placas amiloides, uno de los dos distintivos de la patología. Los investigadores hallaron que solo el 54,3 por ciento de los pacientes con MCI y el 70,5 por ciento de aquellos que padecían demencia tenían realmente las placas.

Una prueba positiva en amiloide no significa que alguien padezca alzhéimer, aunque su presencia precede a la enfermedad y aumenta el riesgo de que progrese. Una prueba negativa rechaza categóricamente que se tenga. Este descubrimiento podría cambiar la forma en que los médicos evalúan a las personas con esta enfermedad y, por ende, supondría un ahorro de dinero en medicamentos inapropiados.

Durante décadas, el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer se ha basado más en comprobar los síntomas de una persona que en probar la existencia del trastorno cerebral. El diagnóstico firme no era posible hasta que se realizaba una autopsia.

En la actualidad, el PET puede localizar los depósitos amiloides reveladores, y los científicos están trabajando para que se pueda llegar a detectar con un simple análisis de sangre. La imagen puede cuantificar la cantidad de amiloide y mostrar su ubicación en el cerebro.