17 nov 2018 | Actualizado: 13:45

El consumo de lácteos bajos en grasa, asociado al desarrollo de párkinson

Tomar leche desnatada más de una vez al día aumenta en un 39% las probabilidades de desarrollo de esta enfermedad

El consumo de lácteos bajos en grasa, asociado al desarrollo de párkinson
vie 09 junio 2017. 10.40H
Redacción
El consumo de por lo menos tres porciones de productos lácteos bajos en grasa al día está asociado con un mayor riesgo de desarrollar enfermedad de Parkinson en comparación con consumir menos de una porción al día, según un amplio estudio publicado en la edición digital de Neurology, la revista médica de la Academia Americana de Neurología.   

Además, beber más de una porción de leche baja en grasa o desnatada por día se asocia con un mayor riesgo de desarrollar párkinson en comparación con beber menos de una porción por semana. Los resultados del estudio no muestran que los productos lácteos causan la enfermedad de Parkinson, sino que sólo muestran una asociación.

"Nuestro estudio es el mayor análisis de productos lácteos y de párkinson hasta la fecha", afirma Katherine C. Hughes, de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de la Universidad de Harvard, en Boston (Estados Unidos). "Los resultados proporcionan evidencia de un modesto aumento del riesgo de Parkinson con un mayor consumo de productos lácteos bajos en grasa, y estos productos lácteos, que son ampliamente consumidos, podrían ser un factor de riesgo modificable para la enfermedad", añade.

Los autores examinaron qué tipo de productos lácteos consumía cada persona, incluyendo leche, crema, queso, yogur, helado, mantequilla, margarina y sorbete. A continuación, evaluaron si los productos lácteos de grasa completa, como la leche entera, se vinculaban con un riesgo de enfermedad de Parkinson; pero no hubo asociación.

Sin embargo, los que consumieron al menos tres porciones de productos lácteos bajos en grasa al día tuvieron un 34 por ciento más de probabilidades de desarrollar párkinson que las personas que ingerían menos de una porción al día. Los investigadores también encontraron que, al mirar específicamente el consumo de leche desnatada y baja en grasa, había un 39 por ciento más de probabilidades de desarrollo de la enfermedad para personas que consumían más de una porción por día en comparación con aquellas que tomaban menos de una porción por semana.

Comer sorbete o yogur congelado también se relacionó con un modesto aumento del riesgo. En un meta-análisis, analizando grupo de estudios, los investigadores encontraron que la ingesta total de productos lácteos se relación con un mayor riesgo de acabar padeciendo esta enfermedad. Las conclusiones generales de estos estudios fueron que el consumo frecuente de productos lácteos se asoció con un modesto incremento del riesgo de párkinson.





Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.