Hasta el 35% de estos casos atendidos en Urgencias son pacientes con diagnóstico previo

El 3% de la sociedad española sufrirá epilepsia en algún momento de su vida
Diversos factores genéticos y metabólicos afectan al desarrollo de la epilepsia.


23 may 2022. 10.30H
SE LEE EN 4 minutos
La epilepsia es una alteración cerebral caracterizada por la predisposición para sufrir crisis epilépticas, con consecuencias neurobiológicas, cognitivas, psicológicas y sociales. Es además una de las enfermedades neurológicas más prevalentes: Es el trastorno neurológico más frecuente en niños y la tercera enfermedad neurológica más prevalente en personas mayores. La Sociedad Española de Neurología (SEN) estima que en España existen más de 400.000 personas con esta enfermedad, llegando a afirmar que el tres por ciento de la población llegará a sufrir la enfermedad en algún momento de su vida.

“Son muchos los estudios que apuntan a que, en los últimos años, está aumentando la prevalencia de esta enfermedad, debido al envejecimiento de la población. La edad, unida al aumento de otras enfermedades que pueden ser causa de epilepsia, como tumores, ictus o demencia, es un factor que incrementa el riesgo para desarrollar esta enfermedad y, a medida que la edad media de la población está aumentando, igual lo hace su prevalencia. Actualmente en España se diagnostican unos 20.000 nuevos casos cada año e irá en aumento, ya que según los datos demográficos a nivel nacional, se espera que el 70 por ciento de la población sea mayor de 65 años en los próximos 30 años”, comenta Juan José Poza, Coordinador del Grupo de Estudio de Epilepsia de la Sociedad Española de Neurología.

En todo caso, en el desarrollo de esta enfermedad no sólo influye la edad, ya que están implicados diversos factores genéticos y metabólicos, además de otros aún desconocidos. Los estudios poblacionales estiman que entre un 8 y un 10 por ciento de la población padecerá una crisis epiléptica a lo largo de su vida y que el 3 por ciento desarrollará la enfermedad.

Expectativa de vida en pacientes con epilepsia


Aunque la epilepsia puede remitir de forma espontánea y más de un 70 por ciento de los pacientes consiguen controlar su enfermedad gracias a los tratamientos farmacológicos existentes, la epilepsia refractaria al tratamiento médico afecta a entre un tercio y una cuarta parte de los pacientes con epilepsia. En España, actualmente, existen unos 100.000 pacientes con epilepsia farmacorresistente, que ven aumentado el riesgo de muerte prematura, traumatismos, alteraciones psicosociales y una mayor comorbilidad.

“En los pacientes con epilepsia refractaria, existe la posibilidad de llevar a cabo otros procedimientos terapéuticos, como cirugía, neuroestimulación, dieta cetogénica o la combinación de dichos tratamientos, con el objetivo de controlar la aparición de crisis epilépticas, y mejorar su calidad de vida y su supervivencia”, señala Juan José Poza. “Pero a pesar de estas alternativas, y de que exista un alto porcentaje de la población que puede controlar su enfermedad con los tratamientos ya existentes, aún sigue siendo necesario seguir investigando para mejorar los tratamientos y la calidad de vida de estos pacientes porque la epilepsia sigue siendo la segunda patología neurológica en años de vida potencialmente perdidos o vividos con discapacidad”.

Y es que, además de que la epilepsia impacta en la expectativa de vida de los pacientes, porque su tasa de mortalidad es 2-3 veces mayor que la de la población general, en un 50 por ciento de los pacientes adultos va asociada a trastornos psiquiátricos, neurológicos y/o intelectuales y un 30-40 por ciento de los niños con epilepsia ven afectada su capacidad intelectual. La epilepsia es una enfermedad con un alto impacto social y sanitario, que se incrementa con la presencia de otras afecciones que coexisten con la epilepsia, porque aumentan las necesidades de atención sanitaria. Algo que se ha hecho aún más patente en estos dos años de pandemia porque, según se mostró en un estudio presentado en la pasada Reunión Anual de la SEN, las personas con epilepsia fueron hospitalizadas, ingresadas en UCI y fallecieron por Covid-19 casi el doble en proporción con la población general.

En todo caso, independientemente de la pandemia originada por el coronavirus, las crisis epilépticas se asocian con un uso frecuente de los servicios de urgencias hospitalarias. De acuerdo a un estudio realizado recientemente por miembros del Grupo de Estudio de Epilepsia de la SEN, representan hasta el 20 por ciento de todas las atenciones neurológicas urgentes. Según este mismo estudio, entre el 15 y el 35 por ciento de los pacientes que acuden a los servicios de urgencias hospitalarias por crisis epilépticas son pacientes con diagnóstico previo de epilepsia.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.