Este es el resultado del análisis de más de 15.000 personas sanas, con trastornos psiquiátricos e, incluso, veteranos

Cerebros
Esta investigación buscaba saber si estas enfermedades compartían la misma red cerebral.


12 ene 2023. 18.00H
SE LEE EN 5 minutos
Un nuevo estudio realizado por investigadores del Brigham and Women's Hospital, miembro fundador del sistema sanitario Mass General Brigham, en Estados Unidos investigó cuatro conjuntos de datos neurológicos y psiquiátricos preexistentes y de acceso público, y ha descubierto la existencia de una red de áreas cerebrales subyacentes a las enfermedades psiquiátricas, que hace que en muchos casos se solapen, según publican en la revista Nature Human Behavior

"Tradicionalmente, la neurología y la psiquiatría tienen diferentes estrategias de diagnóstico —explica el autor Joseph J. Taylor, director Médico de Estimulación Magnética Transcraneal en el Brigham's Center for Brain Circuit Therapeutics y psiquiatra asociado en el Brigham's Department of Psychiatry—. La neurología pregunta: '¿Dónde está la lesión?' y la psiquiatría pregunta: '¿Cuáles son los síntomas? Ahora disponemos de herramientas para explorar la pregunta 'dónde' de los trastornos psiquiátricos. En este estudio, examinamos si los trastornos psiquiátricos comparten una red cerebral común".


Red específica en trastornos psiquiátricos 


Empezaron analizando un conjunto de datos estructurales cerebrales de más de 15.000 controles sanos, así como de pacientes diagnosticados de esquizofrenia, trastorno bipolar, depresión, adicción, trastorno obsesivo-compulsivo o ansiedad. Encontraron disminuciones de materia gris en el cíngulo anterior y la ínsula, dos regiones cerebrales comúnmente asociadas a las enfermedades psiquiátricas. Sin embargo, sólo un tercio de los estudios mostraron disminuciones de materia gris en estas regiones cerebrales. Además, las enfermedades neurodegenerativas también mostraron disminuciones de materia gris en estas mismas regiones.

Para subsanar estas deficiencias, el equipo utilizó el conectoma humano (un diagrama de cableado del cerebro humano) para comprobar si los cambios en la materia gris de las enfermedades psiquiátricas se correspondían más con una red cerebral común que con regiones cerebrales comunes. Los investigadores descubrieron una red transdiagnóstica en la que hasta el 85 por ciento de los estudios mostraban disminuciones de la materia gris. Esta red era específica de la disminución de materia gris en los trastornos psiquiátricos frente a los neurodegenerativos.

A continuación, realizaron los mismos análisis dejando fuera los datos de un diagnóstico psiquiátrico cada vez. La red transdiagnóstica siguió siendo sólida, lo que sugiere que ninguna enfermedad psiquiátrica era responsable de forma desproporcionada de la red que identificaron.


Incluía imágenes de veteranos con diagnósticos psiquiátricos


En análisis posteriores de un conjunto de datos que incluía imágenes cerebrales de 194 veteranos con y sin traumatismo craneoencefálico penetrante junto con sus diagnósticos psiquiátricos, los investigadores superpusieron lesiones a la red transdiagnóstica y descubrieron que el daño inducido por la lesión en la red se correlacionaba con una mayor probabilidad de múltiples enfermedades psiquiátricas. También utilizaron los datos de los veteranos para derivar de forma independiente una red transdiagnóstica basada en lesiones cerebrales asociadas a enfermedades psiquiátricas. Descubrieron que esta red psiquiátrica basada en lesiones era muy similar a su red psiquiátrica basada en atrofia, a pesar de haberse derivado de un conjunto de datos completamente diferente.

Por último, el equipo utilizó datos de ablaciones neuroquirúrgicas en pacientes con enfermedades psiquiátricas extremas e intratables. Estos objetivos de ablación coincidían con la red transdiagnóstica.

Lo más sorprendente, según Taylor, es que sus hallazgos parecen rebatir la idea de que la disminución de materia gris en el cíngulo anterior y la ínsula está causalmente relacionada con la enfermedad psiquiátrica. "Descubrimos que las lesiones en esas regiones se correlacionaban con menos enfermedad psiquiátrica, no con más, por lo que la atrofia en el cíngulo anterior y la ínsula puede ser una consecuencia o una compensación de la enfermedad psiquiátrica más que una causa de la misma", explica. En cambio, sus análisis apuntan a la corteza parietal posterior como el nodo de la red cerebral con más probabilidades de estar causalmente asociado a la enfermedad psiquiátrica.


Nuevas direcciones para estudios de seguimie


Al identificar una red transdiagnóstica significativa, sensible y específica para las enfermedades psiquiátricas, el equipo ha abierto una serie de posibles nuevas direcciones para los estudios de seguimiento, incluido el análisis de conjuntos de datos de IRMf existentes para ver si los patrones de activación neuronal siguen el mismo circuito e investigar las diferencias basadas en el circuito entre los trastornos psiquiátricos. Taylor también planea utilizar la estimulación magnética transcraneal (EMT) para modular la red, utilizando específicamente la región parietal posterior como diana.

"Los trastornos psiquiátricos son trastornos cerebrales, y ahora estamos empezando a disponer de las herramientas para estudiar y modular sus circuitos subyacentes —afirma Taylor—. Puede que haya más cosas en común entre estos trastornos de lo que pensábamos en un principio".
Las informaciones publicadas en Redacción Médica contienen afirmaciones, datos y declaraciones procedentes de instituciones oficiales y profesionales sanitarios. No obstante, ante cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su especialista sanitario correspondiente.