18 de diciembre de 2017 | Actualizado: Lunes a las 13:10
Especialidades > Neurología

Descubierto el fallo molecular que produce el deterioro en el alzhéimer

El complemento C3 está involucrado en la neurodegeneración del sistema inmunológico

Descubierto el fallo molecular que produce el deterioro en el alzhéimer
Redacción
Viernes, 02 de junio de 2017, a las 12:50
El azhéimer es una de las patologías neurológicas más desconocidas. Los últimas estudios al respecto han llevado a una conclusión: existe una molécula del sistema inmunológico que es la 'culpable' del deterioro cognitivo. Investigadores del Brigham and Women's Hospital (BWH), en Estados Unidos, han encontrado nuevas pistas de modelos preclínicos para indicar que el "refinamiento sináptico" puede jugar un papel clave en la enfermedad neurodegenerativa. Sus hallazgos, publicados en Science Translational Medicine, ofrecen nuevos conocimientos sobre la interacción entre el sistema inmunológico y el desarrollo de la enfermedad.   

El nuevo estudio analiza el papel del complemento C3, una molécula involucrada en la respuesta inmune que está relacionada con el alzhéimer. Estudios anteriores han demostrado que C3 ayuda a recortar las conexiones entre las células del cerebro. La pérdida de la sinapsis ocurre temprano en la enfermedad de Alzheimer y se asocia con el declive cognoscitivo.

Los investigadores no sabían si el bloqueo de la "cascada del complemento" --de la cual C3 es una parte central-- podría proteger contra el deterioro y la neurodegeneración en etapas posteriores de la enfermedad. En este estudio, el equipo examinó los efectos de la deficiencia de C3 en un modelo de ratón para el alzhéimer y encontró que los ratones con la deficiencia de C3 modificada fueron protegidos contra la pérdida de sinapsis relacionada con la edad y las células cerebrales y presentaban menos marcadores de inflamación en el cerebro.

Curiosamente, también detectaron que, en los ratones envejecidos, las placas amiloides reveladoras de la enfermedad de Alzheimer permanecen --y son aún más abundantes-- pero mejoraron la función cognitiva: los ratones se desenvolvieron mejor en una tarea de aprendizaje y memoria, a pesar de la acumulación de placa en el cerebro.

"La deposición de placa amiloide ocurre años antes de la pérdida de memoria en la enfermedad de Alzheimer, pero dirigirse a cómo el sistema inmunológico responde a estas placas podría ser un excelente enfoque terapéutico", propone la autora Cynthia Lemere, del Ann Romney Center for Neurologic Diseases en BWH. "Pensamos que, en las etapas posteriores de la enfermedad, no son necesariamente las placas sino la respuesta del sistema inmune a ellas lo que conduce a la neurodegeneración", añade.

C3 también se ha implicado en otras patologías del sistema nervioso central, incluyendo el accidente cerebrovascular y la degeneración macular. Aunque el estudio actual está limitado por las diferencias en el sistema inmunológico y la vida de los ratones y los seres humanos, los hallazgos del equipo --y pistas de estudios previos-- sugieren que modular la señalización del complemento puede representar una potencial estrategia terapéutica para combatir la enfermedad de Alzheimer.