13 nov 2018 | Actualizado: 19:10
Especialidades / Neurología

Asocian el alzhéimer con el fallo en el sistema de ‘limpieza’ del cerebro

La nueva evidencia ayudaría a comenzar a tratar de manera más temprana y personalizada la enfermedad

Los nuevos estudios demuestran que la comprensión biológica actual del alzhéimer es incompleta
Asocian el alzhéimer con el fallo en el sistema de ‘limpieza’ del cerebro
jue 08 febrero 2018. 11.20H
Redacción
A pesar del enfoque presente durante 25 años sobre la acumulación en los tejidos cerebrales de una proteína, la beta amiloide, como el supuesto origen de la enfermedad de Alzheimer (EA), un nuevo estudio argumenta que probablemente se desencadena por el fracaso de un sistema que elimina desechos del cerebro y en realidad comienza décadas antes de que los recuerdos se desvanezcan.

Según los hallazgos de este trabajo, publicados en la edición digital de este miércoles de la revista Plos One, científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York, en Estados Unidos demuestran que la comprensión biológica actual de la enfermedad de Alzheimer es incompleta. La nueva evidencia sugiere que las herramientas de diagnóstico estándar no logran detectar la enfermedad de Alzheimer futura en muchos pacientes menores de 70 años.

En la definición comúnmente aceptada de la enfermedad de Alzheimer, un tipo de beta amiloide (ABeta42) comienza a formar aglomeraciones entre las células nerviosas, lesionándolas. El empeoramiento de la lesión se caracteriza por la liberación y la acumulación tóxica de una segunda proteína llamada tau. En conjunto, los cambios en los niveles de ABeta42 y tau representan la medida internacional estándar del riesgo de un paciente de deterioro cognitivo futuro.

La nueva investigación encontró que la acumulación en el cerebro de beta-amiloide no puede ser el único desencadenante del daño nervioso posterior, debido a que muchas personas relativamente más jóvenes que desarrollan la enfermedad más tarde no muestran signos de esa acumulación.

"Una vez que dejas de asumir que el punto de partida de la enfermedad de Alzheimer está marcado por la acumulación de ABeta42 en las células cerebrales, surge una imagen diferente", dice el autor principal del estudio, Mony de Leon, profesor del Departamento de Psiquiatría y director del Centro para la Salud del Cerebro en 'YU Langone Heath, Estados Unidos. "Al reconocer una fase más temprana de la enfermedad, es posible que podamos comenzar a tratar de manera más temprana y personalizada a partir de una mejor comprensión de la biología de la enfermedad", añade.

Durante muchos años, los neurocientíficos han tratado de predecir el riesgo de EA mediante el seguimiento de los niveles de proteína en el líquido cefalorraquídeo (LCR) que llena los espacios que rodean el tejido cerebral y que se pueden evaluar mediante punción lumbar. En 1999, de Leon y sus colegas comenzaron a recolectar datos clínicos y de nivel de proteína en el LCR de sujetos normales sanos cada dos años. Al combinar esta base de datos de NYU con otras dos, el estudio actual incluyó a 700 pacientes.

Específicamente, el análisis detectó que el mejor predictor del futuro riesgo de enfermedad de Alzheimer no era, como se piensa actualmente, los niveles disminuidos de ABeta42 en el LCR con tau elevada. También se encontró que los niveles elevados de ABeta42 en el LCR confieren un riesgo de enfermedad de Alzheimer en el futuro.

Mejora la predicción de riesgo un 20%

Al incluir en modelos de predicción de riesgo de EA a pacientes con ABeta42 ascendente o descendente en el LCF, junto con tau en constante aumento, el equipo incrementó la precisión de la predicción de riesgo futura en casi un 20 por ciento con respecto a los modelos actuales, que solo tienen en cuenta los niveles decrecientes.

La precisión mejorada fue aún más pronunciada en los menores de 70 años, dice de Leon. En términos matemáticos, la relación entre ABeta42 y tau se describe mejor mediante una ecuación cuadrática en lugar de la lineal actual, que intenta hacer que una curva "encaje" en una línea recta.

Los resultados se suman a la evidencia de que un aumento de tau en el LCR a lo largo de la vida puede ser la característica temprana más relevante de la EA que una caída en LCR de ABeta42 (tomada como evidencia de una acumulación en células cerebrales), dicen los investigadores.

Aunque aún se desconoce el mecanismo real detrás de la enfermedad de Alzheimer y la trayectoria de los niveles de ABeta42 y tau, dicen los autores, los resultados proporcionan evidencia en apoyo de la "teoría de la eliminación". Sostiene que el bombeo del corazón, junto con la constricción de los vasos sanguíneos, empuja el líquido cefalorraquídeo a través de los espacios entre las células del cerebro, eliminando las proteínas potencialmente tóxicas en el torrente sanguíneo.

Los cambios cardiovasculares en la mitad de la vida que provocan insuficiencia cardiaca e hipertensión pueden disminuir el flujo de líquido cefalorraquídeo necesario para eliminar la proteína tau y, tal vez, identificar las proteínas que causan enfermedades.

Además de ABeta42 que se deposita fácilmente en el cerebro, el equipo descubrió que los niveles de LCR de otras dos formas comunes de beta amiloide que son menos capaces de acumularse, ABeta38 y ABeta40, suben en proporción al aumento de tau a lo largo de la vida normal de adultos mayores, incluso después de que ABeta42 en el LCR comience a disminuir.

Según los investigadores, esto es una prueba más de un descenso en la limpieza con la edad. "Los futuros estudios de LCR deben seguir a sujetos normales, a partir de los 40 años, durante décadas para obtener una visión imparcial de la trayectoria de las proteínas del LCR y la probabilidad de desarrollar deterioro cognitivo décadas más tarde", plantea de León.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.