Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 18:10
Especialidades > Neurología

Alzhéimer: pérdidas de memoria, pero también cambios de conducta

Los expertos advierten que los cambios de conducta pueden preceder a esta enfermedad

Muchos pacientes manifiestan cambios de conducta.
Alzhéimer: pérdidas de memoria, pero también cambios de conducta
Redacción
Jueves, 23 de febrero de 2017, a las 16:50
Los problemas de memoria se relacionan habitualmente con el inicio de la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, según la Sociedad Española de Psicogeriatría (SEPG) no todos los casos de esta enfermedad empiezan con pérdidas de memoria, ya que los cambios de conducta pueden preceder a la enfermedad antes que los problemas de memoria.
 
Luis Agüera, presidente de la SEPG, ha presentado que “recientes investigaciones han puesto el foco en un nuevo concepto denominado deterioro comportamental leve que hace alusión a que no todos los casos de alzhéimer empiezan por problemas de memoria”. Sino que muchos pacientes “manifiestan pequeños cambios en su conducta, en su manera de ser, están más apáticos, más irrititables, deprimidos, etc., y no manifiestan pérdidas de memoria”.
 
Deterioro Comportamental Leve
 
Agüero es el responsable de la adaptación del inglés al español de una nueva escala de medición denominada Mild Behavioral Impairment Checklist (Cuestionario de Deterioro Comportamental Leve) con la que se pretenderá prevenir si una persona mayor con ciertos cambios en su conducta es susceptible de desarrollar alzhéimer. El presidente de la SEPG ha añadido que “hasta ahora todo el mundo cree que el alzhéimer empieza y se manifiesta con pequeños problemas de memoria. Ahora se da un paso más y se ha incorporado a la ciencia el concepto de deterioro comportalmental leve”.
 
La escala consta de varios ítems repartidos en diferentes áreas en los que se deberá señalar si el síntoma está presente o no lo está. En caso de que el síntoma esté presente, éste se puntúa en función de la gravedad (leve, moderada, grave) y dará lugar a una puntuación clarificadora. Entre muchos de los síntomas que se evalúan están la apatía, pérdida de intereses en familia, amigos o en temas que antes sí le interesaban a la persona en concreto, presencia de agitación o cambios drásticos en su conducta como acumular objetos como no lo hacía antes o hablar de asuntos muy personales en ámbitos públicos donde habitualmente no se deberían discutir.
 
Esta novedad en el diagnóstico del alzhéimer se ha presentado en el XXIII Congreso Nacional de la SEPG y en el Congreso de la Asociación Europea de Psiquiatría Geriátrica-European Association of Geriatric Psychiatry (EAGP), que se celebran de forma conjunta.