Profesionales de Neumología explican el Proyecto T-CPAP y las primeras conclusiones del estudio

Telemonitorizar la apnea del sueño: pacientes más protegidos y acompañados
Vanesa Lores Gutiérrez, Rocío Rodríguez Pérez y María Teresa Ramírez Prieto.


20 sep 2022. 08.00H
SE LEE EN 5 minutos
Telemonitorizar la Apnea Obstructiva del Sueño (AOS) mantiene la dinámica del proceso convencional, descarga la presión asistencial -lo que implica una reducción de demoras-, permite un diagnóstico precoz del paciente que es complejo o que tiene algún problema determinado y posibilita retirar el dispositivo CPAP a los no cumplidores. Estas son las principales conclusiones del Proyecto T-CPAP llevado a cabo por profesionales de Neumología del Hospital Infanta Sofía.

El proyecto de telemonitorización en la AOS tenía el objetivo de "valorar la eficacia y el grado de adaptación de nuestros pacientes con AOS al tratamiento convencional. También queríamos valorar si esto suponía una reducción del número de visitas médicas y de Enfermería hasta lograr la adaptación de la AOS en los seis primeros meses. Por último, detectar precozmente aquel paciente que era complejo, que tenía problemas de adaptación o que finalmente no era subsidiario de este tratamiento", explica la coordinadora de Unidad del Sueño Multidisciplinar de Alta Complejidad del hospital, Vanesa Lores Gutiérrez.

El estudio ideado en un principio, entre 2018 y 2019, finalmente se modificó por la pandemia y concluyó en un estudio con un grupo de casos y un grupo control histórico, es decir, un estudio prospectivo observacional de controles históricos. El grupo de casos lo formaron pacientes diagnosticados de AOS y subsidiarios al tratamiento con CPAP desde junio de 2020 hasta marzo de 2021, mientras que el grupo control estaba compuesto por pacientes que fueron dados de alta con CPAP entre enero de 2018 y enero de 2019. Todos los pacientes se iniciaron en el tratamiento con CPAP modelo S10 de Resmed y en total se telemonitorizaron 300.

La novedad con la telemonitorización es que una vez dado de alta el paciente con CPAP, se le incluía en la plataforma para registrar las variables de interés de la plataforma AirView, como el IAH residual, el porcentaje de fugas y las horas de cumplimiento. Pasado un mes, los técnicos del sueño llamaban al paciente y le preguntaban por su percepción subjetiva con la enfermedad. Si los datos objetivos también eran óptimos, se remitía el paciente a una consulta especializada de Enfermería.

¿Cuáles han sido los resultados?


Al inicio del proyecto, los impulsores se plantearon "minimizar al máximo posible el número de visitas que los pacientes precisasen acudir al hospital, en torno al 75 por ciento", siendo la reducción de consultas sucesivas finalmente en torno al 50 por ciento, según apunta Lores. También se plantearon ajustar la presión de la CPAP con el menor uso de pruebas y vieron que este procedimiento les aportaba una "información objetiva y real de los pacientes que no disponíamos".

Los ítems a tener en cuenta para plantearse que el paciente está bien adaptado son: tiempo de uso mínimo de 26 días a 30 días, un promedio de uso promedio por noche de cuatro horas, fuga mediana de litros por minuto inferior a 30 e índice de apneas-hipoapneas, tanto residual como central, inferior a 10.


"Con el proyecto se consiguió reducir el número de visitas al hospital que los pacientes precisaron de forma sucesiva en torno al 50 por ciento"



El principal resultado es que "telemonitorizar a los pacientes no les resta eficacia en cuanto al grado de cumplimiento y de adaptación", según la coordinadora de Unidad del Sueño Multidisciplinar de Alta Complejidad. También hubo una reducción significativa de las visitas y del número de intervenciones. "El 90 por ciento de los pacientes del grupo de casos fueron derivados en los primeros seis meses a la consulta monográfica anual de Enfermería, frente al 54 por ciento del grupo de control", añade.

Como beneficios de la telemonitorización, Lores dice que no puede más "que resaltar la telemonitorización, hemos cambiado nuestra dinámica y me parece fundamental destacar varios factores: la evaluación objetiva, titular con esta herramienta, en análisis precoz de aquel paciente que sea complejo y la identificación de pacientes no cumplidores". Por contra, el principal inconveniente es la limitación en el número de licencias y los problemas con la cobertura de red.

¿Cuáles son las conclusiones?


En conclusión, aunque el proyecto no ha conseguido la reducción de demoras en consultas de Enfermería, sí que ha obtenido una "descarga de la presión asistencial, pruebas complementarias y consultas médicas" con el mismo número de pruebas realizadas al igual que se mantiene el volumen de camas y recursos.

"Hay que destacar el diagnóstico precoz de aquel paciente que es complejo o que tiene algún problema determinado", expone la coordinadora de Unidad del Sueño Multidisciplinar de Alta Complejidad. "Evaluamos a este paciente de una forma más precoz de lo que hacíamos previamente y también retiramos el dispositivo en no cumplidores de una forma más precoz". Esta telemonitorización también ha demostrado un "mayor cumplimiento en el grupo control a los tres meses" y el coste-efectividad, consiguiendo "unos ahorros importantes".
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.