17 de diciembre de 2017 | Actualizado: Sábado a las 20:50
Especialidades > Neumología

Separ exige un cribado de cáncer de pulmón para expuestos al amianto

La aplicación de este sistema podría ser efectivo en estados precoces, con lo que se reduciría la mortalidad

Inmaculada Alfamage, presidenta de Separ.
Separ exige un cribado de cáncer de pulmón para expuestos al amianto
Redacción
Lunes, 10 de julio de 2017, a las 12:30
La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) ha publicado una normativa que revisa aspectos clínicos, radiológicos y funcionales de enfermedades relacionadas con el asbesto o amianto, un carcinógeno reconocido por la OMS desde 1987 y que en España está prohibido desde 2002.

El trabajo, coordinado por la neumóloga Carmen Diego Roza, hace una llamada urgente a considerar el cribado de cáncer de pulmón entre los trabajadores expuestos al amianto, por lo que se requiere un estudio amplio y aleatorizado que permita establecer unas recomendaciones consistentes basadas en evidencia científica de alta calidad. La aplicación de este sistema en trabajadores expuestos al asbesto podría ser efectivo para detectar cáncer de pulmón asintomático, en estados precoces, con lo que se podría reducir su mortalidad. 

Según la especialista, “la publicación de la tercera edición del protocolo de vigilancia sanitaria específica del amianto, junto con la aparición de nuevas técnicas diagnósticas, nos motivó a promover la elaboración de una normativa que revisase aspectos clínicos, radiológicos y funcionales de las diferentes enfermedades relacionadas con el mismo. Y también que estableciese recomendaciones para el diagnóstico y el seguimiento de los pacientes expuestos”.

El desarrollo de enfermedad pulmonar tras exposición al asbesto depende de la intensidad de esta y del tamaño y características de las fibras que lo componen. Una vez en los alveolos, las fibras se relacionan con las células del sistema inmunitario y alteran su función. La interacción con las células natural killer altera su función citotóxica y permite que las células tumorales puedan escapar al control del sistema inmunitario.

El amianto pues, está asociado a la aparición de enfermedades malignas. La exposición a asbesto constituye un factor de riesgo bien establecido para desarrollar cáncer de pulmón. En un reciente estudio en trabajadores de aislamientos, el asbesto aumentó el riesgo de cáncer de pulmón.

Muertes por contacto laboral

Una mayor exposición al amianto también incide en el mesotelioma pleural, otro tumor maligno. En España, la mortalidad ha aumentado hasta la década actual, y se prevé que sigan produciéndose muertes por contacto laboral al menos hasta 2040.

La publicación científica OMC Cáncer pronostica que entre 2016 y 2020 fallecerán en nuestro país 1.319 personas por mesoteliomas pleurales, a un ritmo de 264 personas al año.  La exposición al amianto también se ha relacionado con un mayor riesgo de aparición de tumores malignos en otras localizaciones como laringe, ovario, faringe, esófago, estómago, colon y recto.