25 de junio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30
Especialidades > Neumología

Nueva propuesta para prohibir fumar e-cigarrillos en espacios públicos

La 3ª Conferencia Internacional sobre el Control del Tabaco busca reducir la carga social y sanitaria de este hábito

Regina Dalmau, Francisco Rodríguez Lozano y Laurent Hubert.
Nueva propuesta para prohibir fumar e-cigarrillos en espacios públicos
Redacción
Jueves, 14 de junio de 2018, a las 16:00
"El cigarrillo electrónico ha producido una división en la comunidad científica: mientras algunos ven en este dispositivo una estrategia de reducción de daños (considerando que es menos nocivo que el tabaco), otros ven el riesgo de que se convierta en una nueva puerta de entrada a la adicción a la nicotina. En cualquier caso, la regulación debe evitar que estos nuevos productos supongan un obstáculo a la desnormalización del tabaquismo. A efectos de regulación, deberían contemplarse las mismas prohibiciones que el tabaco convencional en términos de consumo en espacios públicos, publicidad y promoción, así como fiscalidad", asegura Regina Dalmau, presidenta del  Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT).

Estas declaraciones son con motivo de la la 3ª Conferencia Internacional sobre el Control del Tabaco,  que reúne en Madrid a más de 400 ponentes, pertenecientes a 44 países de los cinco continentes, para abordar las últimas estrategias e iniciativas de carácter científico para combatir el peligroso, y todavía muy extendido, hábito de fumar. Entre ellos, estarán presentes los principales expertos en tabaco de la OMS y de la dirección de Salud de la Comisión Europea.

Organizada por la European Network for Smoking and Tobacco Prevention (ENSP), cuyo actual presidente es el estomatólogo español Francisco Rodríguez Lozano, y el CNPT, integrado por 33 sociedades científicas y asociaciones profesionales del ámbito sanitario, esta reunión científica, que se prolongará hasta el sábado día 16, tiene como lema en la presente edición ¡Enfrentando nuevos desafíos, uniendo esfuerzos locales y globales hacia el final del tabaquismo en Europa!.

Ambas organizaciones tienen como propósito conseguir avances para reducir de forma efectiva la epidemia de tabaquismo, que en Europa causa más de 700.000 muertes anuales, muchas de ellas a edades prematuras, por lo que hacen un llamamiento a los responsables políticos para que tengan un papel activo en la reducción de esta epidemia.

Diferencias entre Europa

"En Europa, a pesar de que la reciente Directiva de Productos del Tabaco ha mejorado la situación en los países que estaban peor, se siguen dando grandes diferencias. La Directiva era “de mínimos” y mientras algunos países, como España, la traspusieron literalmente, muchos otros aprovecharon para mejorar sus leyes de prevención del tabaquismo", ha asegurado Francisco Rodríguez Lozano, presidente de ENSP y de la Conferencia Internacional.


Francia, Reino Unido, Irlanda y Noruega han introducido el "empaquetado genérico"


Para Rodríguez Lozano, lo más importante a destacar es la introducción del “empaquetado genérico” en Francia, Reino Unido, Irlanda y Noruega y la aprobación del mismo en Hungría, Eslovenia y Bélgica; las políticas de precios altos para disuadir a los jóvenes de su inicio en el consumo, especialmente en los países del norte; y la elaboración de estrategias de endgame o fin del tabaco (lograr prevalencias menores del 5 por ciento) mediante legislaciones que conduzcan a ello en plazos entre 5 y 10 años en muchos países tanto del norte como del este de Europa.

También señala las prohibiciones de fumar en coches en presencia de menores y embarazadas en un gran número de países y de exposición del tabaco en los lugares de venta.

El paquete neutro, una realidad en países europeos

Por su parte, Regina Dalmau afirma que el tabaquismo es el principal problema de salud pública en España y la primera causa de muerte, evitable, como prueba el que sea responsable de más 52.000 muertes anuales y del 25 por ciento de las que se producen en la población comprendida entre los 35 y 65 años.

"Hay datos especialmente preocupantes: España es el noveno país con mayor prevalencia de tabaquismo de la UE según datos del Eurobarómetro 2015, y tenemos una de las prevalencias más altas de tabaquismo femenino. La edad de inicio en el tabaquismo es la más temprana de Europa, y según la encuesta 'Estudes 2016-2017', el consumo de tabaco y cannabis ha aumentado en adolescentes de 14 a 18 años en los últimos años. El binomio cannabis-tabaco es una de las líneas estratégicas del CNPT a través del grupo de trabajo multidisciplinar EVICT, que cuenta con el apoyo del Plan Nacional sobre Drogas", señala.

Asimismo, explica que las políticas de control del tabaquismo requieren un esfuerzo constante de actualización y una voluntad política que se ha echado en falta en los últimos años. “En España, la Ley de Tabaco ha supuesto un gran avance en términos de salud pública, pero debería haberse mejorado aprovechando el contexto de la trasposición de la Directiva Europea de Productos de Tabaco. Dicha trasposición se completó tarde y con los mínimos requisitos necesarios, desaprovechando la oportunidad de introducir avances reales como han hecho otros países. El paquete neutro de tabaco es una realidad en varios países vecinos, que también han ampliado los espacios libres de humo salvaguardando la salud de los menores en espacios cerrados como los coches, y han incrementado el precio de los productos de tabaco”.


El consumo de tabaco y cannabis ha aumentado en adolescentes de 14 a 18 años 


También señala que los esfuerzos en la desnormalización del tabaquismo deben hacer frente a nuevas amenazas como la aparición de productos novedosos de tabaco (cigarrillos sin combustión, cachimbas…).

“Control del tabaco y derechos humanos”

La fabricación en masa, comercialización y venta de cigarrillos por parte de las empresas tabacaleras es, según Laurent Hubert, director ejecutivo de Action on Smoking and Health,  incompatible con el derecho humano a la salud.

“Mata 7 millones de personas cada año (700.000 en Europa y 52.000 n España). Esto no solo es un abuso del poder corporativo sobre los ciudadanos, sino también una violación de los derechos a la salud y la vida reconocidos en numerosos tratados de derechos humanos, incluyendo la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación Contra la Mujer, la Convención sobre los Derechos del Niño y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales  que España ratificó en 1977 y que establece en su Artículo 12 que los países deben de respetar y proteger el “derecho de todas las personas a gozar del máximo nivel alcanzable de salud física y mental”.