23 de septiembre de 2017 | Actualizado: Viernes a las 21:10
Especialidades > Neumología

Los bebés, los más afectados por el rastro del tabaco en muebles y paredes

Además les hace perder peso, según un estudio

Los menores inhalan los residuos del tabaco con perjuicio importante de su salud.
Los bebés, los más afectados por el rastro del tabaco en muebles y paredes
Redacción
Miércoles, 08 de febrero de 2017, a las 17:10
El humo del tabaco no solo afecta de forma pasiva a quien está cerca del fumador. Todo el mundo conoce la experiencia de olerlo en la ropa, los muebles o cualquier otro objeto expuesto.

Se sabe, desde hace tiempo, que este tabaco de tercera mano, como se lo conoce, hace daño al pulmón de quien lo inhala. Ahora, un nuevo estudio lo confirma y desvela quiénes son los más proclives a ese perjuicio: los bebés que gatean por toda la casa y todavía tienen un sistema inmune inmaduro.

Para dar con esta conclusión, un grupo de investigadores del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley de California (Estados Unidos) expuso a un grupo de ratones a paños impregnados de humo de tabaco residual (equivalente al que retienen los objetos de una casa) y comprobó las consecuencias en su organismo en comparación con los animales utilizados como control (es decir, sin quedar expuestos a ninguna sustancia).

Los resultados, que se han publicado en 'Scientific Report', no dejan lugar a dudas, porque se ha visto que los ratones en contacto con el humo ven reducido, al cabo de tres semanas, su peso corporal además del recuento de las células de la sangre relacionadas con el sistema inmune (como los leucocitos o glóbulos blancos, entre otras).

Algo que no sucede, curiosamente, con los animales adultos que también habían sido expuestos al mismo contaminante.

Efectos biológicos esperables

A partir de estas revelaciones, los autores extrapolan sus observaciones al ser humano para advertir de que, con toda probabilidad, los bebés corran especial riesgo de daño a su salud al estar en contacto con el humo de tercera mano presente en las casas de los padres fumadores.

“Nuestros hallazgos proporcionan una prueba adicional de que la exposición al humo de ‘tercera mano’ puede tener efectos biológicos”, ha concluido el bioquímico Bo Hang, uno de los autores de la investigación. “Sospechábamos que los jóvenes son más vulnerables debido a su inmaduro sistema inmunológico, pero apenas teníamos evidencias para demostrarlo”, ratifica.