Profesionales de Neumología, Radiología y Enfermería analizan conjuntamente el abordaje de estos pacientes

Las sinergias de unidades hospitalarias, claves en el diagnóstico de EPID
Susana Hernández, Inés Ruiz, Claudia Valenzuela, Julio Ancochea y Celeste Marcos


23 nov 2021. 20.40H
SE LEE EN 4 minutos
Cada jueves, neumólogos, reumátologos, patólogos y enfermeras asisten a su cita como parte del Comité multidiscisplinar del Hospital Universitario La Princesa encargado de las Enfermedades Intersticiales Difusas del Pulmón (EPID), Unidad experta y acreditada con la categoría de excelencia. 

Su funcionamiento, estructura y protocolos han sido expuestos este martes en la segunda cita de las Jornadas Interhospitalarias de Neumología que ha organizado Redacción Médica, con el auspicio de la Fundación Neumomadrid, y con la colaboración de GSK y Oximesa Nippon Gases.

Debate sobre el manejo multidisciplinar en el diagnóstico de la FPI-EPID

Una "orquesta" de profesionales, en palabras de Julio Ancochea, Jefe de Servicio de Neumología, que trata de mejorar día a día el tratamiento y diagnóstico de estas enfermedades "poco prevalentes" pero difíciles de manejar ante la multiplicidad de causas, más de 200, que pueden desencadenarlas. En un 10 por ciento de los casos, a pesar de la discusión, no se consigue alcanzar un veredicto.

La evaluación clínica multidisciplinar resulta por tanto "fundamental", especialmente en aquellos pacientes afectados de fibrosis pulmonar idiopática. Este es uno de los grupos que más preocupa debido a su complejidad, tal y como ha explicado Claudia Valenzuela, neumóloga especialista del Servicio de Neumología de este hospital madrileño.

Con el paciente como parte central, este comité reúne, a través de dos niveles, los conocimientos e información de las consultas de Neumología, Rehabilitación, Cuidados paliativos, Reumatología y Anatomía Patológica, con la participación de una enfermera gestora de casos y la labor de Farmacia Hospitalaria. El objetivo es compartido: conseguir el diagnóstico más acertado y analizar los tratamientos más adecuados a su caso. 

Esto permite al profesional decidir si los pacientes requieren muestras específicas como una biopsia pulmonar, sin obviar los riesgos. En este caso en concreto, José Jiménez- Hefferman, patólogo del Servicio de Anatomía Patológica del centro madrileño recomienda recurrir a esta prueba "siempre que se pueda" para permitir un diagnóstico de "mayor confianza", dada la cada vez más frecuente aparición de casos complejos. En esta línea, Valenzuela señalaba la aparición de nuevas técnicas como la criopsia, con la que obtener muestras más grandes que la biopsia transbronquial y más pequeña que la quirúrgica.

Importancia de pruebas radiológicas y ecografía torácica


La relación con el Servicio de Radiología es igualmente estrecha al compartir muchas de las consultas de casos EPID asociadas a Enfermedades del Tejido Conectivo (ETC), patologías sistémicas de origen autoinmune. 

Ahí entra en juego la tomografía computerizada del tórax (TCAR), ha explicado Susana Hernández, del Servicio de Radiología de La Princesa, en referencia a aquellos estudios de alta calidad, que no solo pueden detectar "alteraciones sutiles y analizar de forma precisa todas las lesiones" sino que al hacer reconstrucciones en diferentes planos, permiten al radiólogo detectar el patrón morfológico de acción. Asimismo el profesional puede descubrir hallazgos que orienten a una causa subyacente, identificar comorbilidades y valorar la extensión de la enfermedad. 

Celeste Marcos, Susana Hernández, Claudia Valenzuela, Inés Ruiz y Juanma Fernández.


Las pruebas de función pulmonar en laboratorio, acreditado por segundo año, representan también un papel "esencial" en el diagnóstico de las EPID aunque "no tengan un patrón específico", a la hora de establecer la gravedad de la neumopatología, identificar pacientes con peor pronóstico y monitorizar su progresión, ha apuntado Celeste Marcos, como parte del equipo de Neumología. 

Dentro del abordaje multidisciplinar, también se presta como herramienta eficaz la ecografía torácica, tal y como ha defendido Inés Ruiz, compañera de Servicio de Marcos, en su ponencia durante la jornada. En concreto, el aumento difuso de líneas B puede suponer una EPID o edema pulmonar. Estudios futuros podrán dotar a esta prueba de la capacidad de reducir el tiempo de diagnóstico en pacientes con sospecha de enfermedad intersticial o utilizarla para monitorizar su desarrollo.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.