Este descubrimiento podría suponer una nueva vía terapéutica para paralizar o incluso curar la EPOC

Hallan un nuevo tipo de célula en los pulmones con capacidad regenerativa
Una célula RASC (izq) se transforma lentamente en una célula AV2 (derecha).


12 abr 2022. 09.05H
SE LEE EN 4 minutos
Las muertes por enfermedades que afectan al pulmón es una de las grandes luchas de la Medicina donde, por el momento, no se está ganado la batalla dado el alto nivel de mortalidad que registran. Sin embargo, un reciente y pionero descubrimiento podría dar lugar a nuevos tratamientos que logren paliar estas patologías. Se trata de un nuevo tipo de célula que se esconde dentro de los delicados conductos ramificados de los pulmones humanos.

Según explican los científicos en el estudio, revisado por pares y publicado en la revista Nature, estas células recién descubiertas juegan un papel vital para mantener el funcionamiento adecuado del sistema respiratorio e incluso podrían inspirar nuevos tratamientos para revertir los efectos de ciertas enfermedades relacionadas con el tabaquismo como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Los científicos de la universidad de Pensilvania han denominado a este nuevo elemento de los pulmones como "células secretoras de las vías respiratorias" (RASC, por sus siglas en inglés). Estas se puede encontrar dentro los bronquiolos, unas vías aéreas diminutas (un milímetro o menos) localizadas en los bronquios y que son las encargadas de llevar a cabo el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono, la última fase del sistema respiratorio.

Además, según detallan los investigadores, las RASC tendrían propiedades regenerativas, lo cual es muy ‘esperanzador’ para desarrollar nuevos tratamientos. “Son similares a las células madre, ya que son capaces de regenerar y reparar a sus hermanas que han sido dañadas, pudiendo originar otras nuevas y sanas”, explican en el estudio.

¿Cómo averiguaron este nuevo elemento?


Hasta ahora, la mayoría de las investigaciones sobre el sistema respiratorio se efectuaban en ratones y mamíferos pequeños, lo cual reducía mucho la obtención de resultados fiables. “En los seres humanos, las ramas distales de las vías respiratorias se entrelazan con el nicho alveolar de intercambio de gases, formando una estructura anatómica conocida como bronquiolos respiratorios. Debido a la falta de una contraparte en el ratón, los mecanismos celulares y moleculares que gobiernan los bronquiolos respiratorios en el pulmón humano permanecían sin caracterizar”, detallan los científicos.

Una ausencia de conocimiento que se ha cubierto gracias al desarrollo tecnológico que ha permitido extraer muestras de tejido pulmonar de donantes sanos del que se examinó el material genético de sus células.  “Mostramos que los bronquiolos respiratorios humanos contienen una población de células secretoras única que es distinta de las células en las vías respiratorias proximales más grandes. Estas células RASC actúan como progenitores unidireccionales para las células alveolares tipo 2, que son esenciales para el mantenimiento y regeneración del nicho alveolar”, explican en el estudio.

En base a estos datos, los científicos concluyen que se ha logrado identificar con éxito un progenitor distinto en una región del pulmón humano que no se encuentra en el ratón y que tiene un "papel fundamental" en el mantenimiento del “compartimento de intercambio de gases, el cual está alterado en la EPOC”.

¿Son las RASC una nueva vía terapéutica para la EPOC?


Actualmente, a los pacientes con EPOC se les administra un tratamiento farmacológico o de oxigenoterapia. En ambos casos, lo único que se logra es mejorar la calidad de vida del paciente de forma temporal, ya que no se consigue curar la enfermedad. Sin embargo, según detallan los investigadores del estudio, las características regenerativas de las células RASC abren una nueva vía de desarrollo terapéutico que podría llegar a curar la EPOC, ya que su función es reparar los alveolos dañados.

"Realmente aún no sabemos si este descubrimiento podría conducir a una cura potencial para la EPOC dado que hay daños que son irreversibles. Sin embargo, dado que la EPOC es una enfermedad de la que sabemos muy poco, cualquier conocimiento nuevo debería ayudar a comenzar a pensar en nuevos enfoques terapéuticos que podrían conducir a mejores tratamientos", asegura en un comunicado el autor principal Edward Morrisey y profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pensilvania.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.