La especialidad recoge la propuesta de Separ para solventar la falta de combinaciones basadas en rifampicina

Farmacia Hospitalaria se ofrece a suplir la falta de antituberculosos
Carmen Dávila y Sarai Quirós.


11 may 2022. 09.05H
SE LEE EN 4 minutos
El desabastecimiento de la combinación de fármacos de primera línea para tratar la tuberculosis podría encontrar, si así lo quieren las autoridades sanitarias, una solución en la Farmacia Hospitalaria. Una idea que puso sobre la mesa  la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) y cuyo guante ha recogido la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH).

“Por supuesto que podríamos cubrir ese hueco en el caso de que hubiera un desabastecimiento en el mercado y dispusiéramos de materia prima”, asegura Carmen Dávila, farmacéutica adjunta especialista del Complejo Hospitalario Universitario de Pontevedra, y miembro del grupo de trabajo de Farmacotecnia de la SEFH.

En concreto, la especialidad, que liga la producción a una constatación real de que haya una certeza real del desabastecimiento de fármacos antituberculosos, podría presentar “una propuesta alternativa para elaborarla", ya que consideran que "es un pilar fundamental en el tratamiento de la tuberculosis”.

La idea, que recogió Redacción Médica en una entrevista con Sarai Quirós, neumóloga del hospital de Basurto y coordinadora del Área de Infecciones Respiratorias y Tuberculosis de Separ, nació para dar una alternativa en el desabastecimiento que se vive en las farmacias fuera del hospital. La especialista, ante el ofrecimiento de FH asegura que sería una “solución ideal”.


¿Por qué hay desabastecimiento de fármacos?


Por su parte, la SEFH entiende que el problema de desabastecimiento de los fármacos antituberculosos se puede dar por dos cuestiones. “Puede ser que sea por un problema de calidad en la producción del fármaco o porque el laboratorio fabricante que suministra el principio activo, es decir, la materia prima, no lo tiene”, asegura Dávila.

La especialista, además, asegura que cuando se da el segundo supuesto suele ser un problema “bastante gordo a nivel mundial” porque a veces el que suministra o fabrica la materia prima es el mismo para todo el mundo, tanto la materia prima para hacer una fórmula magistral como para el laboratorio que lo comercializa.

En ese sentido, Quirós asegura que el problema de desabastecimiento es a nivel mundial y señala que motivos pueden estar generándolo. “Todo apunta a que es un problema de los laboratorios encargados de fabricarlo. Nos han dicho que en algunos lotes han encontrado nitrosaminas o algunos productos cancerígenos, pero nuestra sospecha es que al ser fármacos muy baratos y que la tuberculosis afecta principalmente a países en vía de desarrollo, no les interesa tener una fabricación constante y lo van elaborando por lotes. Entonces, una vez que se acaba el lote y tienen que ponerse a fabricarlos se genera un periodo a nivel mundial donde hay desabastecimiento”, detalla Quirós.

La Rifinah, en el foco del desabastecimiento


Dávila también aclara que según la información de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps), lo que está desabastecido es una especialidad llamada Rifinah (combinación de rifampicina e isoniacida) y no el principio activo (rifampicina). “Tal y como lo describe el Centro de Información del Medicamento de la Aemps las dos presentaciones de rifampicina en teoría no tienen problemas de desabastecimiento”, asegura la farmacéutica, quien detalla que esta combinación es el “tratamiento base” de la tuberculosis y “normalmente” es lo que se utiliza una vez que se combinan los fármacos de primera línea. 

“Al ser una combinación, realmente lo que se reclama es que haya menor número de unidades o de cápsulas para el paciente. El problema es que al ser un tratamiento largo como es el de la tuberculosis se tienen que tomar un número considerable de pastillas”, explica Dávila.

En ese sentido, desde el grupo de Farmacotecnia de la SEFH ya se planteó en 2016 una solución, pero solo para pacientes pediátricos. “Como sí había materia prima y presentaciones comerciales, nosotros hicimos una propuesta de elaboración estandarizando la fórmula magistral como sustituto de la presentación desabastecida”.

Sin embargo, en este caso “no es lo mismo”. “De momento, según la información de la Aemps, existen otras presentaciones de rifampicina, por lo que se podría suplir con otra presentación comercial y, por ello, no haría falta su elaboración”, asegura la especialista.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.