Los resultados de un ensayo clínico muestran que estos corticoides inhalados reducen las urgencias

Budesonida para el Covid: ¿nuevo tratamiento o el efecto es confinarse?


25 abr 2021. 11.55H
SE LEE EN 4 minutos
Las personas con asma moderada a grave o no controlada tienen más probabilidades de ser hospitalizadas por Covid-19. Sin embargo, a medida que han ido pasando los meses de la pandemia se ha visto que hay menos ingresos entre aquellas personas tratadas con la enfermedad que entre la población general. Los neumólogos lo achacan al autoconfinamiento de estos pacientes, pero un nuevo ensayo clínico plantea si se debe al uso de corticoides inhalados. 

Se trata del estudio ‘Stoic’, un ensayo con 140 personas diagnosticadas con Covid-19 de las que la mitad fueron tratadas con dos dosis diarias de 800 microgramos de budesonida inhalada. Los resultados motraron que el 14 y el 15 por ciento de las personas que solo recibieron el tratamiento estándar recibieron atención médica de urgencia frente al 1-3 por ciento de los que tomaron estos corticoides. 

DIRECTO | Última hora y novedades sobre el coronavirus Covid-19

Germán Peces-Barba, vicepresidente neumólogo de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), explica que se trata con corticoides inhalados a la mayoría de los pacientes asmáticos y a los pacientes con EPOC con una fase avanzada de la enfermedad porque padecen múltiples exacerbaciones o gravedad en la obstrucción.

"Desde los primeros meses de la pandemia, como veíamos que los pacientes que estaban con tratamiento inhalado de corticoides tenían menos hospitalizaciones, hicimos la observación de que podrían tener algún efecto protector", explica el neumólogo.

Sin embargo, "fue una sospecha que se había descartado". Después, "la interpretación que se le ha venido dando es que son pacientes autorrecluídos y poco expuestos a la vida social y, por tanto, a la probabilidad de contagio", señala el vicepresidente de la Separ. 

Las teorías sobre el asma y el Covid-19


El neumólogo indica que le parece oportuno el ensayo que se ha hecho y que, de nuevo, "apunta a un mecanismo protector". "Este es innegable que es indicativo y positivo. Algo distinto es la interpretación que se le dé: es un tratamiento sencillo de hacer, que no sabemos si tiene el mismo fundamento que el uso de la dexametasona que se da por vía sistémica en aquellos pacientes más graves", indica.  Sin embargo, "no se puede saber si el mecanismo de acción es similar -prosigue Peces-Barba- ya que el virus entra por la vía respiratoria". 

"El estudio menciona que es plausible que el efecto modulador de los corticoides inhalados puedan tener una aproximación similar a la dexametasona. Pero esa es una cuestión que tendrá que demostrarse de alguna manera. De momento es una observación que viene de un ensayo clínico fiable y que se debe considerar", añade Peces-Barba. 

Un equipo de investigadores del grupo de Neumología del Vall d’Hebron Instituto de Investigación (VHIR) -en colaboración con el Ciber- publicó el pasado mes de noviembre los resultados de un estudio por el que comprobaron que el asma no parece estar relacionada con una peor evolución del Covid-19. En su caso pusieron en relieve la importancia de los fenotipos, "ya que el asma podría ser un factor protector frente a la infección por el virus SARS-CoV-2, especialmente en pacientes asmáticos con fenotipo T2". 

En este estudio, los investigadores encontraron que solo el 3,2 por ciento de los pacientes hospitalizados con enfermedad grave tenían asma, una prevalencia inferior a la de la población general de España, que en aquellos momentos rondaba el seis por ciento. 

Los autores del trabajo nombran otras teorías de por qué estos pacientes parecen estar más protegidos, entre las que incluyen los corticoides inhalados; la presencia de eosinófilos activados que protegería a los individuos de la infección, de forma similar a lo ya descrito para otros virus; o la interrelación entre el asma y el sistema renina-angiotensina. Todo hipóteisis sobre por qué estos enfermos respiratorios son menos vulnerables de lo que parecía en un principio. 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.