Así lo recoge un documento internacional publicado por Separ

Consenso de los neumólogos para tomar mejores decisiones en apnea del sueño
Olga Mediano.


16 sep 2021. 11.20H
SE LEE EN 4 minutos
La revista científica de Separ (Sociedad española de Neumología y Cirugía Torácica) Archivos de Bronconeumología, ha publicado el trabajo “Documento Internacional de Consenso sobre Apnea Obstructiva del Sueño”, liderado por la Olga Mediano, neumóloga de la Unidad de Sueño del Departamento de Neumología del Hospital Universitario de Guadalajara y coordinadora del Área de Sueño Ventilación Mecánica y Cuidados Respiratorios Críticos de Separ. En este trabajo, que cubrió de la forma más amplia posible las publicaciones actualizadas durante los últimos 10 años, en español y en inglés, y con una depurada metodología realizada por documentalistas expertos, participaron 56 especialistas miembros de 17 sociedades científicas, 4 de ellas internacionales.

El objetivo de este proyecto, explica Mediano, es proporcionar al cuerpo médico las directrices que deben tomarse para tomar las correctas decisiones en los pacientes adultos que padecen apnea obstructiva del sueño (AOS). Además, este documento incluye información muy valiosa para poder diagnosticar de forma correcta esta enfermedad altamente prevalente y con consecuencias relevantes, que involucra a todos los niveles asistenciales”.

La AOS hace que la vía aérea superior de los pacientes se colapse durante el sueño, con una oclusión total o parcial. El cese de la respiración ocurre hasta que se produce un microdespertar, que reactiva la musculatura logrando su reapertura. Esta enfermedad se estima que está presente en el 19 por ciento de la población en general y puede tener, además consecuencias muy variadas. Como indica Mediano “La AOS puede llevar a una serie de cambios fisiológicos, como hipoxia, despertares transitorios y cambios de presión intratorácica; y biológicos, como inflamación o estrés oxidativo. Además, en algunas personas puede dar lugar a enfermedades secundarias y afectar de forma notable la calidad de vida.”

La AOS ha estado vinculada a accidentes laborales y de tráfico, y los pacientes que la presentan pueden llegar a desarrollar enfermedades cerebrovasculares, como ictus, arritmias, tromboembolia pulmonar, hipertensión arterial, insuficiencia cardiaca, diabetes mellitus, cáncer, neurodegeneración y depresión.


Un abordaje multidisciplinario


Otro punto que destaca Mediano al hablar sobre este estudio es la necesidad de un abordaje integral. “Además de un diagnóstico especializado para la AOS, que involucre las unidades de sueño de los hospitales, es importante que esta se resuelva con un tratamiento multidisciplinario, que resuelva los síntomas y signos de la enfermedad, restaure la calidad del sueño, normalice el índice de apneas-hipopneas, mejore la saturación de oxihemoglobina, reduzca el riesgo de complicaciones y , como no, los costes para el sistema sanitario.”

Entre los tratamientos que en este estudio se recogen, están las medidas higiénico dietéticas, como el horario regular de sueño, el ambiente adecuado, o el no uso de pantallas antes de dormir; el tratamiento del sobrepeso y obesidad; la presión positiva continua en las vías respiratorias; el tratamiento quirúrgico, y los tratamientos con dispositivos de avance mandibular. Asimismo, se sugieren otros como la terapia posicional, el tratamiento farmacológico o la terapia miofuncional, entre muchos más.

“Es importante destacar, comenta Mediano, que estos tratamientos no son excluyentes, por lo que un paciente puede mejorar de forma considerable a través de varios de ellos”. En el estudio también se hace hincapié en la relevancia de la atención primaria para el tratamiento de la AOS. Como concluye Mediano: “Sabemos que es imprescindible que en este nivel asistencial haya un mayor conocimiento de esta enfermedad, de tal manera que podamos atacarla a tiempo y reducirsus consecuencias que no solo afectan en la calidad de vida de los pacientes que la sufren, sino que pueden tener consecuencias fatales”.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.