Carcedo espera poder suprimir el copago "en la próxima legislatura"

"Donde no podemos llegar, no podemos llegar", ha lamentado la ministra

María Luisa Carcedo ha atendido a los medios antes de la reunión del grupo institucional de la estrategia de CART.
Carcedo espera poder suprimir el copago "en la próxima legislatura"
mar 26 febrero 2019. 11.50H
La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, ha desechado que el copago farmacéutico se pueda suprimir antes de las próximas elecciones del 28 de abril. “Espero que [el decreto que reforma el copago] no esté paralizado y que en la próxima legislatura podamos aprobarlo”, ha manifestado antes del grupo institucional del Plan Estratégico para las terapias avanzadas CART.

Ha recordado que la supresión del copago estaba dentro de la Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2019, que “conlleva ingresos y gastos”, dando a entender que esta reforma se podría afrontar aumentando los ingresos de la Administración General pero no en el momento actual.

Por eso, ha destacado que son los grupos parlamentarios que tumbaron esta ley en el Congreso los que deben dar explicaciones de por qué “han decidido anteponer otros intereses a los de la mayoría de la ciudadanía”.

“Este Gobierno ha llegado donde ha podido. Hasta el último segundo hemos intentado avanzar en mejoras en el conjunto de la ciudadanía, sobre todo en aquellos sectores que han sufrido más los efectos de la gestión de la crisis. Donde no podemos llegar, no podemos llegar”, ha concluido.

Hacienda estudió su eliminación


Con estas palabras, la ministra de Sanidad da por imposible la posibilidad de eliminar el copago farmacéutico a través de la aprobación de un real decreto, cuyo marco presupuestario estaría al cargo de la prórroga presupuestaria.

Según pudo saber Redacción Médica, Sanidad instó al ministerio de Hacienda que intentará encajar los casi 390 millones que supondría la derogación del copago a la prórroga presupuestaria, para que este pudiera ser tramitado vía Real Decreto Ley en las Cortes, donde, previsiblemente, encontraría la aprobación de la mayoría de la Cámara Baja.

La última palabra de esta decisión la tenía el departamento que dirige María Jesús Montero. Su equipo intentó 'in extremis' ajustar mediante la ingeniería fiscal la financiación del copago farmacéutico a través de la búsqueda de contraprestaciones que soportaran el coste de esta medida.

La vía factible para ello era la resta de partidas presupuestarias de otros departamentos ministeriales, dado que la prórroga de los presupuestos impide que se financien partidas que no estaban contempladas en el origen de las cuentas. Precisamente, la ministra de Sanidad ya alertaba la pasada semana que “hay que conocer las capacidades que tiene la prórroga presupuestaria” para poder financiar el copago Sistema Nacional de Salud. Hoy, ya da por muerta esa vía.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.